Cómo verificar la fecha de vencimiento de los cosméticos

Es difícil determinar por la apariencia de los cosméticos si se han deteriorado o no. Al mismo tiempo, el uso de productos vencidos puede generar reacciones alérgicas, irritación e incluso infecciones.

Ideas en 5 minutos te contará cómo verificar la fecha de vencimiento de tus cosméticos y compartirá contigo consejos sobre cómo almacenarlos y usarlos correctamente.

1. Revisa la etiqueta

Primero verifica la fecha de vencimiento del producto. Puede estar indicada en el embalaje primario (tubo, botella, lata) o en el secundario (caja de cartón, film, paquete).

Los fabricantes suelen fechar en formato mes/año. Esta fecha te dice cuándo caduca el producto, aunque no se haya utilizado y el paquete no se haya abierto.

A veces la fecha de producción se indica en el empaque en el mismo formato, y junto a ella escriben la fecha de vencimiento en meses.

2. Verifica la vida útil de un producto abierto

Además de la vida útil general, presta atención a la vida útil del producto abierto. Este es el número de meses durante los cuales el producto permanece utilizable y seguro para su uso después de ser abierto.

La fecha de vencimiento en meses se muestra en un icono con forma de frasco abierto que se encuentra en la mayoría de los envases de cosméticos. Por ejemplo, el número 12 en un tubo de crema significa que debe usarse dentro del transcurso de un año después de abrirlo.

3. Averigua la fecha de vencimiento por tu cuenta

Como dijimos anteriormente, no todos los envases de cosméticos tienen una fecha de vencimiento de producto abierto. En este caso, sigue las recomendaciones generales.

Para cosmética decorativa:

  • Rímel y delineador líquido de ojos: 3 meses

  • Base, corrector, rubor en crema: 1 año

  • Sombra de ojos: 1 año

  • Brillo de labios: 1 año

  • Esmalte de uñas: 1 año

  • Rubor en polvo: 2 años

  • Lápiz labial: 2 años

  • Lápiz delineador de ojos: 2 años

Para otros cosméticos:

  • Crema para los ojos: 1 año

  • Crema facial: 2 años

  • Desodorante y perfume: 1 a 2 años

  • Crema de afeitar: 2 años

  • Loción corporal: 2 años

  • Gel de ducha: 3 años

  • Champú y acondicionador para el cabello: 2 a 3 años

  • Gel y laca para el cabello: 2 a 3 años

  • Protector solar: 3 años

4. Coloca tu propia marca

Es bastante fácil perder de vista cuánto tiempo se puede usar un producto. A menudo tiramos el empaque secundario, que tiene la fecha impresa, y simplemente olvidamos cuándo abrimos el frasco. Para no confundirte con las fechas, calcúlalas y escríbelas en el empaque primario de cada producto. Para hacer esto, necesitarás un marcador y papel adhesivo. Pega un trozo de papel en el paquete y escribe dos fechas en él:

1) Cuándo caduca el producto abierto.

2) Cuándo expira su vida útil general.

Esto te permitirá saber cuándo es necesario reemplazar el maquillaje con una vida útil corta, como el rímel y el delineador de ojos.

5. Cumple las indicaciones

  • No utilices cosméticos caducados. Esto puede provocar irritación de la piel, reacciones alérgicas o infecciones.

  • Si una máscara de pestañas se secó, deséchala. No la diluyas con agua, y mucho menos con saliva. Si lo haces, introducirás bacterias en el producto, lo que puede provocar una infección ocular.

  • No dejes que nadie use tus cosméticos decorativos y no uses los de otra persona. Esto te protegerá del riesgo de infección. Los probadores de cosméticos también pueden ser fuentes de bacterias. Si deseas probar un producto antes de comprarlo, hazlo con un aplicador nuevo o con un hisopo de algodón.

6. Almacena los cosméticos correctamente

  • Lee atentamente la etiqueta. Revisa las precauciones y recomendaciones para el correcto uso del producto.

  • Cierra bien los recipientes de maquillaje y mantenlos limpios. Esto protegerá los productos de las temperaturas extremas y de la entrada de bacterias.

  • Evita la exposición al sol y las altas temperaturas. No dejes el maquillaje donde pueda estar expuesto al calor. Por ejemplo, en el interior de un automóvil sobrecalentado o en una ventana expuesta a la luz solar directa. Las altas temperaturas pueden destruir los conservantes de los cosméticos y provocar un rápido crecimiento de bacterias y hongos. El sol incluso puede afectar la eficacia del producto. Por ejemplo, la luz ultravioleta destruye la vitamina C, uno de los ingredientes antienvejecimiento más populares en los cosméticos.

  • No guardes los cosméticos en el baño. El baño parece un lugar conveniente para conservar los cosméticos, pero en realidad es la peor opción. El vapor puede destruir rápidamente los ingredientes activos del producto. Además, el ambiente húmedo crea las condiciones ideales para el crecimiento de moho y hongos. Por lo tanto, si es posible, mantén los cosméticos fuera del baño, o al menos ponlos en un armario cerrado para limitar la exposición al vapor.

Compartir este artículo