Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Qué carne elegir para un bistec

Un bistec delicioso y sabroso es el resultado no solo de excelentes habilidades culinarias, sino también de ingredientes correctamente elegidos. De hecho, incluso si se siguen todas las reglas posibles y se aplican diferentes trucos, el resultado puede ser decepcionante si se ha elegido una carne inadecuada.

En Ideas en 5 minutos te contamos cómo elegir la mejor carne para un bistec.

Marmoleo

El marmoleo es un factor clave para determinar la calidad de un bistec. Los expertos juzgan el estado de un trozo de carne principalmente por su marmoleo. Un bistec marmoleado es aquel que contiene capas de grasa en su interior. Esto le da jugosidad y sabor. Si hay pocas vetas de grasa dentro, existe la posibilidad de que la carne cocinada quede seca y dura.

Puede haber tanto muchas vetas de grasa como pocas. Sin embargo, el bistec de marmoleo medio se considera el mejor. Es importante asegurarnos de que las capas blancas estén distribuidas uniformemente por toda la pieza. De lo contrario, existe el riesgo de que una parte del bistec quede seca y la otra demasiado grasosa.

Color

La carne fresca de bistec suele tener un color rojo intenso. Cuando la superficie recién cortada se expone al oxígeno, la mioglobina le aporta un tono rojo. Durante el día, el tono puede cambiar de rojo a rojo pardo, y no hay nada de malo en eso. Las vetas deben ser de color blanco o crema. No debe haber manchas marrones en la grasa alrededor de los bordes del bistec.

Grosor

Resulta difícil cocinar bien un trozo de carne demasiado fino, porque si te distraes por solo un minuto, corres el riesgo de que se queme. Por eso es importante prestar atención al grosor. Para el futuro bistec, elige carne de al menos 2,5 cm de alto: así será mucho menos probable que la estropees.

Forma

Los trozos de carne de distintas partes del animal tienen sabores diferentes. Aquí no hay opciones correctas o incorrectas: simplemente hay unos cuantos tipos entre los que puedes elegir el que más se adapte a tu gusto.

  • Filete de tira (New York) es un lomo de músculo blando que se contrae poco, por lo que tiene un sabor más delicado. Es una opción relativamente económica.
  • T-bone es un bistec clásico, quizá uno de los más reconocibles del mundo por su forma de T. Combina la carne tierna de solomillo por un lado y lomo bastante graso por el otro. Es perfecto para los que quieren tenerlo todo en uno.
  • Solomillo o filete mignon es uno de los tipos de carne más caros. La ausencia de marmoleado suele dar como resultado un bistec que, aunque no tiene un sabor tan pronunciado y brillante como las otras variantes, es muy tierno. Gracias a esta composición, el solomillo combina bien con mantequilla o tocino.
  • El filete de costilla o ribeye se corta de las costillas y puede comprarse tanto en su versión más cara, con huesos, como en la más económica, sin ellos. Por regla general, estos filetes tienen un marcado marmoleado, lo que los hace muy suculentos, especialmente cuando se asan a la parrilla.
Ideas En 5 Minutos/Consejos/Qué carne elegir para un bistec
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos