Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Qué problemas puede indicar una mancha debajo de un automóvil

En cualquier caso, una mancha bajo el auto no es una agradable sorpresa. Sin embargo, todos los automovilistas deben saber qué significa el color del líquido que cae debajo de su carro.

En Ideas en 5 minutos te queremos contar qué problemas puede tener tu automóvil dependiendo del color de la mancha que se encuentra debajo. En el bono encontrarás un efectivo método para deshacerte de ellas.

Por qué ocurre eso

Para comenzar, asegúrate de que el líquido realmente esté cayendo de tu automóvil. Si hay un charco debajo de tu auto y te has estacionado en la calle, es posible que otro carro haya dejado la mancha. Para verificar de dónde viene la fuga, toma una lámpara y echa un vistazo debajo del automóvil. Comprueba si hay un brillo aceitoso que señale el problema. Después determina de dónde proviene la fuga y qué tipo de líquido es el que está perdiendo tu automóvil. Esto es sencillo de hacer: coloca bajo el auto un pedazo de papel, cartón blanco o aluminio y espera. Tómale una fotografía a la mancha antes de que se seque por completo. También puedes determinar dónde está la fuga guiándote por la posición que ocupa la mancha debajo del auto. Lleva estas fotografías cuando vayas al taller. Una de las razones de las manchas puede ser una avería en el sistema de frenado. Vale la pena tomar en cuenta 3 puntos importantes:

  • Color
  • Consistencia
  • Ubicación de la mancha (en la parte delantera o trasera del vehículo)

Cómo determinar qué está goteando por el color de la mancha

  • Aceite de motor. Tales manchas suelen tener un color de café oscuro a negro. Pueden ser causadas por juntas del motor dañadas, tapas de válvulas o fugas de aceite del cárter. El aceite es bastante fácil de identificar. Es probable que un aceite viejo tenga un color café muy oscuro o negro y que la mancha esté justo debajo del motor. El aceite de motor puede gotear mientras conduces, especialmente si tu auto cuenta con un gran kilometraje. Si notas una mancha de aceite debajo del bloque de cilindros cuando tu auto está estacionado, no intentes conducir el auto, ya que puede que no tenga la suficiente presión de aceite para un correcto funcionamiento.
  • Líquido de transmisión. Este lubrica las partes móviles de los ejes del auto. Es un líquido espeso de color café claro con tonalidades rojas, que puede gotear de cualquier parte del vehículo. El líquido de transmisión se parece al aceite de motor, pero los fabricantes le añaden colorante rojo. También tiene un olor específico. Las fugas de este líquido pueden provenir de la caja de transmisión o de la línea que va hacia el intercambiador de calor. Independientemente de dónde se produzcan las fugas de líquido de transmisión, es importante solucionar el posible problema rápidamente.
  • Líquido de dirección hidráulica. Es un líquido de color rojo o café claro que gotea de la parte delantera del auto. La bomba de la dirección es costosa de reparar, pero el problema debe solucionarse de inmediato. Este líquido puede confundirse con el de transmisión y en algunos autos se utiliza el mismo líquido para la dirección hidraúlica y para la transmisión. Debido a que distinguir estos líquidos es complicado, es importante determinar dónde se encuentran las manchas. Si están cerca de la parte delantera izquierda, lo más probable es que se trate del líquido de la dirección hidráulica. Verifica el depósito de la dirección y las mangueras para asegurarte de que no haya fisuras, fugas o un bajo nivel de líquido.
  • Líquido refrigerante (anticongelante). Es un líquido viscoso y tóxico de color amarillo, verde o rosa, que puede ser más oscuro cuando se seca. También tiene un sabor dulce. Existen varios tipos de fugas de anticongelante, pero la causa más común es una grieta en el depósito de líquido refrigerante. El anticongelante es peligroso para animales y niños, además una fuga puede hacer que el vehículo se caliente. El problema puede estar oculto en una bomba de agua rota o una fuga dentro del calentador.
  • Líquido de frenos. Los frenos de los vehículos modernos utilizan un sistema hidráulico para detener el auto. Al igual que cualquier otro sistema hidráulico, los frenos necesitan líquido para su buen funcionamiento. El líquido de frenos fresco es de un tono amarillo transparente, pero con el tiempo se puede volver color café. Esta es una de las manchas más peligrosas. Si ves un charco de este líquido bajo tu auto, no lo enciendas. Llama a un mecánico y llévalo remolcado al taller lo más pronto posible. Una característica de este líquido es su “suavidad”: el líquido de frenos es muy resbaladizo. También puedes verificar el depósito de líquido de frenos para asegurarte de que el nivel esté por arriba del requerido.
  • Agua. Mientras funciona el aire acondicionado del auto, se forma condensación en el auto. El sistema acumula agua y después la drena a través de un pequeño tubo ubicado bajo el auto. Por eso en los días calurosos verás con frecuencia unas gotas o charcos de agua. Por lo general, no hay de qué preocuparse, ya que el aire está funcionando correctamente. Si la cantidad de agua que drena tu auto parece anormal, acude a un mecánico para que compruebe el sistema de refrigeración.
  • Combustible. Independientemente del combustible con el que funcione tu automóvil, el tanque puede tener fugas. Si el líquido gotea de la parte trasera del vehículo, es probable que el depósito tenga una fuga. Si el líquido gotea cerca de la parte delantera, la bomba puede estar dañada. Estas fugas son las más fáciles de detectar, porque el líquido huele a gasolina.

Cómo quitar una mancha del suelo

  • Quita la basura de la mancha.
  • Utiliza una toalla o un trapo para absorber el exceso de líquido.
  • Aplica jabón líquido para platos o un producto especial sobre la mancha.
  • Limpia con un cepillo de cerdas duras.
  • Limpia la suciedad rociando agua con una manguera de jardín o una lavadora de alta presión para las zonas más sucias.
Ideas En 5 Minutos/Consejos/Qué problemas puede indicar una mancha debajo de un automóvil
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos