Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Se puede o no cocer las salchichas con piel

Mucha gente se pregunta si es mejor cocer las salchichas con la piel o quitársela. Resulta que depende mucho del producto y a menudo los fabricantes especifican en el envase qué hacer con la piel. Si esta información no está disponible y no puedes preguntar al vendedor en la carnicería, nuestras instrucciones te resultarán útiles.

Ideas en 5 minutos propone descubrir juntos qué salchichas se pueden cocer con la piel y la forma más fácil de quitarla: antes o después de la cocción.

De qué está hecha la piel de las salchichas

Existen diferentes tipos de películas o recubrimientos para las salchichas. Pueden dividirse en dos categorías: naturales y artificiales.

Para recubrimientos naturales, se utilizan subproductos animales. Esto forma parte de la elaboración tradicional de salchichas: los órganos internos de los animales (casi siempre son los intestinos) se lavan, se limpian y se desgrasan cuidadosamente, y luego se embuten. La composición de los recubrimientos naturales es idéntica a la de la proteína cárnica. Los embutidos en tripa natural tienen un sabor rico y pronunciado. La vida útil de este producto no suele superar los 5 días.

Existen diversos tipos de recubrimientos artificiales, pero algunos se fabrican con materiales naturales.

  • Los recubrimientos de colágeno (o proteína) se fabrican con una materia prima derivada de la capa intermedia de la piel del vacuno. Pueden ser comestibles y no comestibles.
  • Los recubrimientos de celulosa (también conocidos como celofán) son más resistentes. Muchas carnicerías lo utilizan para las salchichas de Fráncfort, pero suelen quitarlo antes de empaquetar el pedido al cliente. Su precio es más bajo que el del colágeno y las tripas naturales. Las salchichas con recubrimiento artificial fabricado con materiales naturales tienen una vida útil igual o ligeramente superior a la de productos similares con tripa natural.
  • Los recubrimientos de poliamida están fabricadas íntegramente con materiales artificiales y, por tanto, son más baratos que los demás. Hace que las salchichas duren mucho tiempo, pero el sabor puede empeorar.

Artificial o natural: ¿qué recubrimiento es mejor?

Cada tipo tiene sus propias características. Los recubrimientos artificiales son más resistentes a los microorganismos, más fuertes y más elásticos, se pueden etiquetar y obtener salchichas del mismo tamaño y forma. Los recubrimientos naturales son respetuosos con el medio ambiente y son comestibles, se consideran un indicador de un producto de calidad de alto valor.

Sin embargo, es mejor juzgar la calidad del producto en función de la composición del propio embutido y no del tipo de recubrimiento.

Importante: si el recubrimiento está dañado o abierto (independientemente del tipo), la vida útil del producto se reduce.

Cómo quitar la piel más fácilmente si la salchicha aún no está cocida

La forma más fácil de retirar la piel de la salchicha es antes de empezar a cocinarla. Para ello, necesitarás un cuchillo normal:

  • Corta la piel haciendo un corte poco profundo a lo largo de la salchicha de un extremo a otro. Intenta no dañar la propia salchicha. Da la vuelta a la salchicha para que el corte de la piel quede en la parte inferior. Con el pulgar y el índice, sujeta la piel por un extremo y tira hacia el otro para retirarla. ¡Listo!
  • También se puede cortar la punta de cualquiera de los extremos de la salchicha y tirar de la piel hacia el extremo opuesto del producto. Si la piel es de celofán, este método es más eficaz, ya que de lo contrario existe el riesgo de que al intentar cortar a lo largo de la salchicha con un cuchillo, esta se corte también.

Sugerencia: pon las salchichas en el congelador durante 15-20 minutos antes de quitarles la piel. De este modo, no se pegará al producto y podrás retirarla fácilmente en el proceso.

Si ya has empezado a cocer la salchicha, el proceso puede ser más complicado:

  • Saca la salchicha del agua caliente y enjuágala bajo el agua fría. Elimina el exceso de humedad de su superficie con toallas de papel o servilletas.
  • Con un cuchillo, corta la piel a lo largo de la salchicha de un extremo a otro. Tira suavemente de la piel y retírala. ¡Hecho! Ahora puedes seguir cociéndola de la forma que desees.

Lo que conviene recordar

  1. Salchicha fresca con recubrimiento artificial (celofán). Normalmente, el fabricante lo especifica en la composición o dice que hay que quitar la piel antes de comer el producto. Es fácil de quitar y las salchichas con este tipo de recubrimiento se ven iguales.
  2. Salchicha fresca, pelada del recubrimiento artificial. A menos que el fabricante especifique lo contrario, es mejor quitar la piel artificial antes de comer el producto.
  3. Salchicha cocida, no pelada del recubrimiento artificial. Al quitar la piel después de la cocción, esta arrancará la delicada superficie del producto, lo que hará que la salchicha no quede lisa y que el propio embutido sea más blando e incluso más aguado por dentro.
  4. Salchicha cocida y con la piel retirada antes de la cocción. Se encoge ligeramente y se redondea al cocerse, lo que le confiere una superficie lisa.
  5. Salchicha fresca con recubrimiento natural. Si el fabricante indica en el envase que la piel es comestible, lo más probable es que sea recubrimiento natural o de colágeno. Por lo general, el origen del recubrimiento también se indica en la composición, y los propios embutidos varían ligeramente en forma y tamaño.
  6. Salchicha cocida, con recubrimiento natural sin quitar. Las salchichas con recubrimiento natural se pueden cocer y consumir sin quitarles la piel.

Consejo: si te gustan las salchichas fritas, no te preocupes de que queden crudas por dentro. Prueba a colocar primero las salchichas frescas en agua fría y ponlas a fuego medio, llévalas casi a ebullición (empezarán a aparecer burbujas, pero el agua no debe hervir), luego sácalas y fríelas de la forma habitual. Esto hará que tengan un relleno tierno y una costra sabrosa.

Ideas En 5 Minutos/Consejos/Se puede o no cocer las salchichas con piel
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos