Cómo aparecieron los husos horarios en la Tierra y por qué no se usan en todos lados

Hace miles de años, el ser humano notó una relación entre la longitud y la posición de la sombra del sol de varios objetos y la del sol en el cielo. Esto llevó a la creación del primer reloj de sol. Pero solo hace poco entró en uso el concepto de huso horario, y debido a eso adelantamos o retrasamos nuestro reloj dependiendo de la parte del mundo en la que nos encontremos.

Ideas en 5 minutos te explicará qué es el huso horario y qué papel juegan las zonas horarias en nuestra vida.

Qué es un huso horario

Nuestro planeta gira alrededor del sol, una estrella brillante. Por esta razón, en determinados momentos, la mitad de la Tierra está en la sombra y la otra en la luz. Debido a la rotación del planeta alrededor de su eje, el día se cambia por la noche y dura 24 horas.

En un mismo instante, la hora del día en varias partes del mundo es diferente. En una zona puede ser mediodía, en otra medianoche, y en una tercera madrugada. Hasta cierto momento, cada localidad tenía su propia hora solar local, que se determinaba por sus coordenadas geográficas o las de la megalópolis más cercana.

Pero tras el desarrollo del transporte ferroviario, surgió la necesidad de estandarizar el sistema horario para poder elaborar horarios precisos de circulación de trenes, lo que permitiría evitar confusiones y accidentes. Como resultado, apareció la idea de guiarse por los meridianos. Por primera vez, el nuevo sistema de tiempo fue aceptado en Gran Bretaña, y comenzaron a contar desde el meridiano cero, el cual pasa a través de Greenwich. De este modo, apareció el tiempo medio de Greenwich (GMT), y se formaron 24 husos horarios administrativos o zonas horarias, en cuyo territorio solo se usa una única norma horaria. Al principio, los husos horarios administrativos coincidían bastante con los geográficos (como en mapas antiguos), y el punto de partida era el meridiano de Greenwich.

Gracias al desarrollo de las conexiones ferroviarias, el nuevo sistema horario comenzó a ser aceptado de forma paulatina en otros países. Desde 1972, en lugar de la hora de Greenwich, se utiliza el tiempo universal coordinado (UTC), que es más preciso. Este es aquel estándar por el que configuramos nuestros relojes y el tiempo.

Pero hoy en día, a menudo los husos horarios no coinciden con las zonas horarias geográficas, porque cada país tiene el derecho de establecer de forma legislativa e independiente una hora oficial en su territorio.

En realidad, resulta que tiene que haber más de 24 husos horarios, porque hay territorios que usan husos horarios adicionales (+13 e incluso +14 horas), y en algunos sitios estos desaparecen.

Por ejemplo, Francia tiene el récord de cantidad de husos horarios. El país tal cual se ubica en un solo huso, pero tomando en cuenta todos sus territorios de ultramar y otros, resulta que cuenta con 12 husos horarios a la vez. La India ocupa el séptimo lugar entre los países más extensos del planeta y solo posee un huso horario: UTC+5:30.

La Antártida merece una mención especial también. Dado que todos los meridianos de la Tierra atraviesan este continente, teóricamente cuenta con todos los husos horarios. Pero en realidad, la situación es diferente. En primer lugar, aquí se observa el fenómeno del día y la noche polares, las cuales, dependiendo de la ubicación, duran desde un día hasta 6 meses. En segundo lugar, los habitantes de las estaciones polares utilizan un conteo de tiempo diferente, guiándose por la pertenencia a un país en particular o la ubicación de la base de suministro con la que están relacionados. Como resultado, dos estaciones cercanas pueden estar en distintos husos horarios con diferencias de tiempo significativas.

De un polo al otro pasa la línea internacional de cambio de fecha, la que separa provisionalmente un día de otro. Cuando la medianoche llega a la línea, entonces en ese momento llega el mediodía en el meridiano opuesto de Greenwich. Al mismo tiempo, en el este, según la línea de cambio de fecha, ya ha comenzado un nuevo día, pero en el oeste aún no ha terminado.

Si observas detenidamente, verás que la línea de cambio de fecha corresponde al meridiano geográfico, pero en algunos lugares se desvía significativamente de él. Como resultado, dos islas ubicadas a 4 kilómetros una de la otra se encuentran en diferentes husos horarios con una diferencia de 20 y 21 horas. Estas son Diómedes Mayor o isla Ratmanov y Diómedes Menor o isla Krusenstern.

Por lo tanto, no siempre se puede adivinar el huso horario por la ubicación geográfica de una localidad. Afortunadamente, la mayoría de los teléfonos, laptops, dispositivos digitales y relojes inteligentes se ajustan automáticamente al huso horario correcto tan pronto como se conectan a Internet.

Compartir este artículo