Cómo eran las 7 maravillas del mundo en el pasado

Cada una de las siete maravillas del mundo antiguo hizo que las personas de esa época se asombraran de la magnificencia de estas estructuras. De todas ellas, solo una ha sobrevivido hasta el día de hoy. Sin embargo, esta lista también incluye una cuya ubicación aún no está clara, y el hecho mismo de su existencia está siendo cuestionado.

Ideas en 5 minutos comparó cómo podrían haber sido las maravillas antes y lo que está en su lugar ahora, y también averiguó datos interesantes sobre cada una de ellas.

La gran pirámide de Giza

La Gran Pirámide de Giza es la única estructura sobreviviente de la lista de las siete maravillas del mundo antiguo que podemos ver hoy. Este hecho es aún más sorprendente si se tiene en cuenta que la pirámide se erigió antes que otros “edificios maravillosos”.

Fue construida durante 20 años para el faraón egipcio Keops. Inicialmente, la altura era de 146 m y la base, de 230 m. Se utilizaron más de 2 millones de bloques de piedra para la construcción. Algunos de ellos son de un tamaño y peso tan enormes que levantarlos y moverlos parece imposible incluso para los estándares modernos.

Aunque existen muchas teorías sobre el propósito de la pirámide, la mayoría cree que fue la tumba de un faraón. Sin embargo, sigue siendo desconcertante cómo transcurrió la construcción exactamente. Cada vez hay más evidencia de que los antiguos egipcios usaban medios técnicos especiales, que, aparentemente, les eran demasiado familiares, por lo que simplemente no necesitaban describirlos en papel. Sin embargo, lo intrincado de los pasajes internos, la especial disposición de las habitaciones y, en general, la orientación de la pirámide hacia los puntos cardinales atraen a los seguidores de teorías extremas, como la ayuda alienígena y la influencia exterior.

También es importante señalar que, a pesar de la creencia popular sobre el uso de mano de obra esclava en la construcción de las pirámides, este hecho no es verdadero. Todas las estructuras fueron erigidas por trabajadores contratados a quienes se les pagó. Además, en 1979, los egiptólogos Mark Lehner y Zahi Hawass descubrieron las viviendas de los trabajadores en Giza.

Templo de Artemisa de Éfeso

El Templo de Artemisa en Éfeso estuvo en construcción durante más de 120 años y se derrumbó en solo una noche. Construido en 550 a. C., era tan magnífico que cada mención de él estaba escrita con especial carga sentimental. Todos consideraban que esta era una de las estructuras más asombrosas jamás construidas por el ser humano. Tenía unos 129 m de largo, casi 69 m de ancho y columnas de unos 18 m de alto.

El 21 de julio de 356 a. C., un hombre llamado Herostratus prendió fuego al templo para, según él, alcanzar la gloria eterna siendo asociado para siempre con la destrucción de algo tan hermoso. Alejandro Magno nació esa misma noche.

El templo fue reconstruido en menor escala. Según el historiador Estrabón, la nueva versión era incluso mejor que la original. Éfeso floreció, atrayendo la atención no deseada de los godos. Durante una invasión, saquearon el Templo de Artemisa. Reconstruido de nuevo, finalmente fue destruido por los seguidores del emperador romano Teodosio I, quien emitió un decreto contra las costumbres paganas.

El Templo de Artemisa no se abandonó por completo y, durante la Edad Media, sus bloques se reutilizaron en muchos edificios de Éfeso, lo que era una práctica común en la antigüedad. Hoy, todo lo que queda del templo son sus cimientos y una única columna que se erigió con las piedras que quedaron. Todo esto le da un aspecto lúgubre a un lugar que alguna vez fue uno de los más asombrosos del Mediterráneo Antiguo.

Estatua de Zeus en Olimpia

Esta maravilla del mundo fue creada por el gran escultor griego Fidias. La estatua representaba al dios Zeus sentado en su trono. Su cuerpo estaba hecho de marfil y su ropa estaba hecha de oro martillado. La altura era de 12 m y estaba destinada a causar asombro a los fieles que acudían al templo.

No todo el mundo estaba asombrado por la estatua gigante. El historiador Estrabón escribió que “el templo en sí es muy grande, y se critica al escultor por calcular mal las proporciones”. Como la cabeza casi tocaba el techo, siendo que Zeus estaba sentado, se creaba la impresión de que, en cuanto se pusiera de pie, volaría el techo.

Sin embargo, la obra maestra de Fidias cautivó al mundo antiguo y era una visita obligada para cualquiera que asistiera a los antiguos Juegos Olímpicos. Sin embargo, el emperador romano Teodosio I emitió un decreto para poner fin a todas las prácticas de culto, incluida Olimpia. Después de eso, el templo cayó en decadencia hasta que fue profanado y luego completamente destruido por terremotos. Finalmente, las ruinas se cubrieron con limo traído por el río Alfeo, que gradualmente cambió de curso.

La estatua no corrió la misma suerte que el templo, ya que estaban destinados a separarse y no volver a reunirse nunca más. Se reparó varias veces, corrigiendo grietas en el marfil y posiblemente agregando columnas de soporte debajo del trono. El emperador romano Calígula intentó llevarla a Roma, pero según el historiador Suetonio, el proyecto fue abandonado después de que el gigante Zeus soltara misteriosamente una carcajada y el andamio de los trabajadores se derrumbara. La siguiente profanación fue el secuestro de sus partes de oro por el emperador romano Constantino I.

Finalmente, la estatua de Zeus fue transferida a Constantinopla en 395 d. C., donde fue destruida por un terremoto o tsunami en el siglo V o, más probablemente, en el siglo VI d. C. Según una teoría alternativa, la estatua fue destruida por un incendio en el 475 d. C. Cualesquiera que sean las razones exactas de su pérdida, las descripciones de escritores antiguos e imágenes en obras de arte y monedas fue todo lo que sobrevivió de la única maravilla del mundo antiguo que fue literalmente venerada.

Mausoleo de Halicarnaso

El secreto del éxito del Mausoleo de Halicarnaso es la atrevida combinación de arquitectura monumental y escultura gigantesca, utilizada únicamente para efectos visuales, que perpetúa la memoria no de un dios, sino de un mortal. La estructura fue construida alrededor del 351 a. C. y sirvió como tumba del sátrapa persa Mausolo.

El gobernante murió en el 353 a. C., y su esposa Artemisia decidió crear un lugar de descanso final digno de un rey tan grande. Murió 2 años después que su esposo, sus cenizas fueron enterradas con él. Los artesanos continuaron trabajando en la estructura como muestra de respeto por su patrona. Como resultado, la tumba fue ricamente decorada con bellas esculturas y su altura era de 41 m.

El mausoleo, a diferencia de muchas otras maravillas antiguas, permaneció más o menos intacto durante toda la antigüedad, a pesar de varios terremotos. Los caballeros de la Orden de Malta utilizaron fragmentos de la estructura sobreviviente, incluidos los decorados con esculturas decorativas, dentro de los muros del castillo de San Pedro en Bodrum (territorio de la antigua Halicarnaso), construido alrededor de 1494 d. C.

Hoy en día, el mausoleo no es más que unas pocas piedras esparcidas y tambores de columnas, en los que no hay nada que insinúe la tumba más grande del mundo después de las pirámides de Giza. Sin embargo, este edificio dejó una gran huella en la historia, porque es en honor al gobernante de Mausolo que hoy en día le decimos mausoleo a las tumbas.

Faro de Alejandría

El Faro de Alejandría tuvo una tremenda influencia en la posterior arquitectura árabe de los minaretes y sin duda dio lugar a una serie de estructuras similares en los puertos de todo el Mediterráneo. Después de las pirámides de Giza, era la estructura más alta del mundo construida por el hombre.

El faro fue erigido en la isla de Faros durante el reinado de los Ptolomeos I y II. Su altura superaba los 100 metros. La estructura se elevaba desde una base cuadrada grande hacia una base octagonal media y finalmente hacia una tapa circular pequeña. Quienes vieron el faro en todo su esplendor informaron que no había palabras para describir su belleza.

Se mantuvo en pie durante más de 1 600 años. Ocasionalmente, los terremotos dañaban gravemente la estructura, pero hay registros de trabajos de renovación regulares. Su mención desaparece de los documentos históricos a partir del siglo XIV d. C., presumiblemente debido al hecho de que el faro finalmente fue destruido por otro terremoto. Los cimientos de granito de la torre se reutilizaron en el fuerte de Qaitbay. Los arqueólogos modernos han descubierto varios fragmentos de piedra y 2 figuras monumentales de Ptolomeo I y su esposa, la reina Berenice, que bien podían haber sido parte del faro o haber estado cerca de él.

La palabra “faros” se convirtió en la base etimológica de la palabra “faro” en griego, y muchas lenguas romances como el francés, italiano, español, catalán, rumano, francés, turco, serbio, ruso, portugués e incluso búlgaro.

En 2016, el Ministerio de Antigüedades de Egipto planeaba convertir las ruinas inundadas de la antigua Alejandría en un museo submarino, dando a los turistas acceso a las 2 500 mamposterías subterráneas que datan del año 365 d. C.

Jardines Colgantes de Babilonia

Los Jardines Colgantes de Babilonia eran una serie de jardines ascendentes de varios niveles que contenían una enorme variedad de árboles, arbustos y enredaderas, que recordaban a una montaña verde.

Existen varias teorías sobre el origen de esta inusual maravilla del mundo. Según una de ellas, los Jardines Colgantes fueron construidos por el rey de Nueva Babilonia, Nabucodonosor II, para su esposa, la reina Amitis, porque ella extrañaba las verdes colinas y valles de su tierra natal, el imperio Medo. Otra teoría sugiere que fue el trabajo de la legendaria reina Semíramis, quien presumiblemente gobernó Babilonia en el siglo IX a. C.

Los Jardines Colgantes son la única maravilla cuya ubicación no se ha establecido definitivamente. No ha sobrevivido ni un solo texto babilónico que mencione estos jardines, y no se ha encontrado evidencia arqueológica de su existencia.

Algunos opinan que el lugar era puramente mítico, y todos los escritos de Estrabón, Diodoro Sículo y Quinto Curcio Rufo representan un ideal romantizado del jardín oriental. Otros creen que los jardines existían en Babilonia pero fueron completamente destruidos alrededor del siglo I d. C. Otros consideran que la leyenda se refiere al jardín documentado del rey asirio Senaquerib, que él construyó en su capital, Nínive, a orillas del río Tigris, no lejos de la moderna ciudad de Mosul.

El coloso de Rodas

El Coloso de Rodas era una estatua de bronce gigante del dios del sol Helio, de 33 metros de altura, que se encontraba en el puerto de Rodas. Hecha de bronce por el escultor local Cares, pronto se abrió camino en la lista de visitas obligadas para los viajeros.

El Coloso, como muchas otras estructuras en Rodas, fue destruido por un terremoto. Según el geógrafo y escritor griego Estrabón, la estatua se rompió a la altura de las rodillas y luego quedó tendida e intacta, porque los lugareños creían en la predicción del gran oráculo de Delfos de que moverla traería desgracias a la ciudad.

Plinio el Viejo hizo las siguientes observaciones sobre la impresionante apariencia del Coloso caído: “56 años después de haber sido erigida, esta estatua fue destruida por un terremoto, pero incluso ahora, cuando yace, causa sorpresa y admiración. Pocos hombres llegan a envolver su pulgar con los brazos”.

Según el historiador bizantino Teófanes, cuando Rodas fue ocupada, un comerciante judío de la ciudad de Edesa de la Mesopotamia superior compró los fragmentos de bronce del Coloso, los fundió y transportó el metal hacia Oriente sobre 900 camellos.

Compartir este artículo