Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo vivía la gente cuando aún no existía el refrigerador

Desde ya hace mucho tiempo es imposible imaginarse la vida sin el refrigerador. Gracias a él, no necesitamos cocinar e ir a la tienda todos los días. Este “maravilloso armario” mantiene frescos nuestros alimentos y comidas preparadas. Pero no siempre fue así. Nuestros antepasados ​​tuvieron que trabajar duro para evitar que su comida se echara a perder.

Con Ideas en 5 minutos te enterarás cómo la gente se las arreglaba sin tener un refrigerador.

El refrigerador eléctrico fue inventado en 1913. Antes de este momento, las personas almacenaban la comida de otras maneras. En las zonas frías, los alimentos perecederos se conservaban a bajas temperaturas. Existen evidencias escritas de que el ser humano se dedicaba a recolectar hielo y nieve ya en el año 1000 a.C. Y las personas que vivían en zonas cálidas tenían que ser más inventivas.

Lago

Las personas de los tiempos antiguos también necesitaban almacenar de alguna manera productos perecederos, y encontraban soluciones bastante interesantes. Por ejemplo, era imposible comerse rápidamente a un enorme mamut. Lo cortaban en partes y los trozos de carne se colocaban en el lago más cercano. Allí, en el agua, la carne podía conservarse durante bastante tiempo, desde otoño hasta verano, aproximadamente.

Lo que ayudaba a preservar la carne eran los lactobacilos, unas bacterias que habitan en el agua. Producen ácido láctico, un subproducto químico de la respiración anaeróbica. Las bacterias colonizan la carne y el ácido láctico preserva la masa muscular. La baja temperatura y el bajo contenido de oxígeno del agua de lago también contribuían al proceso de conservación de la carne.

Pantano

El lago no era el lugar más raro para almacenar alimentos. Algunos preferían usar pantanos para estos fines. El ambiente fresco con bajo contenido de oxígeno y alta acidez conservaba perfectamente los productos perecederos.

En el norte de Europa, las civilizaciones antiguas incluso guardaban mantequilla en los pantanos.

Yakhchal

El yakhchal es una estructura construida a partir de una solución especial llamada saruj. Así le dicen a la mezcla de arena, arcilla, claras de huevo, cal, pelo de cabra y ceniza. El saruj proporcionaba un excelente aislamiento y protección contra el sol fuerte.

La construcción tenía forma de cúpula y un espacio subterráneo que se usaba para almacenar hielo o comida. En invierno, se podía traer hielo desde las montañas cercanas y guardarlo allí durante todo un año. Pero con mayor frecuencia la usaban para el agua, que se descargaba a través de canales de las montañas. Se conservaba del lado norte de la pared, que estaba a la sombra.

El sistema de enfriamiento por evaporación en el interior funcionaba con el agua y sistemas para atrapar el viento. El enfriamiento por evaporación hacía un buen trabajo para bajar la temperatura interior. Así congelaban hielo en el mismo yakhchal. Luego, este se usaba para enfriar alimentos. En la parte inferior de la estructura había trincheras para recolectar agua del hielo derretido. Después, el agua se volvía a congelar por la noche.

El hielo se podía comprar en el mercado o directamente en el edificio. El primer yakhchal se construyó en el año 400 a.C.

Casa para hielo

Era una estructura para almacenar hielo durante todo el año. También se le llamaba “pozo de hielo” o “montículo para hielo”. La construcción se enfriaba por un pozo subterráneo lleno de hielo. Este método de refrigeración se volvió muy popular en el siglo XIX, cuando la entrega de hielo se hizo común.

Para evitar que la nieve y el hielo se derritieran, el pozo se aislaba con paja o aserrín. El hielo se usaba con mayor frecuencia para conservar alimentos perecederos o para enfriar bebidas y hacer postres fríos.

Refrigerador de madera

Los refrigeradores de madera estaban hechos de madera maciza y parecían cómodas. Varios compartimentos en el interior permitían almacenar una cantidad suficiente de alimentos. Las paredes huecas se revestían con zinc o estaño. Se utilizaba una gran cantidad de materiales aislantes, como paja de lino, corcho, algas, aserrín, madera mineral y carbón vegetal.

En el interior había orificios de drenaje para que el agua fluyera después de que el hielo se derritiera. Sin embargo, debido al contacto constante con el agua, la madera se desgastaba y, más tarde, estos refrigeradores comenzaron a fabricarse de metal.

Despensa fría

Hasta hace unos 100 años, muchas casas tenían despensas especiales para almacenar alimentos. Se han utilizado desde la Edad Media.

La despensa fría era una habitación especial con estantes de madera ubicada en el lado norte de la casa. En verano, la temperatura allí se mantenía unos grados más baja que en el resto de la casa. En las despensas frías se guardaban principalmente requesón, huevos, mantequilla, pasteles y pan.

Sótano

El sótano es una especie de despensa excavada bajo tierra. Los productos se conservaban más tiempo en el sótano debido a las propiedades refrescantes naturales de la tierra y una cierta humedad.

Allí se podían guardar papas, cebollas, zanahorias, rábanos, remolachas, nabos, calabazas, coles, conservas, etc. Para almacenar verduras, era mejor usar cajas de alambre o de madera. Las cebollas o zanahorias se podían juntar en racimos y colgar.

Otras formas de conservar alimentos

Para mantener el producto fresco, se debe evitar el crecimiento de bacterias dañinas en él. Hay muchas maneras de hacerlo:

  • Secado. El principal contribuyente al deterioro de los alimentos es el agua. Sin la misma, las bacterias simplemente no tendrían dónde crecer. El secado simple ayudará a conservar una variedad de productos. Por ejemplo, al secar carne y uvas, se puede obtener cecina y pasas.
  • Salado. La sal extrae eficazmente la humedad, por lo que es uno de los principales ingredientes para la conservación. Los métodos de salado directo se usan más comúnmente para la carne.
  • Ahumado. El ahumado por sí solo no mantiene la carne fresca. Pero ayuda a proteger las capas externas de grasa de la ranciedad. El ahumado se utiliza junto con el proceso de salado para la conservación completa de los productos cárnicos.
  • Marinado. Durante el mismo, los alimentos se sumergen en un líquido a base de vinagre o en salmuera, agua muy salada. Esto ayuda a prevenir el crecimiento de cualquier bacteria. En la actualidad, la mayoría de las verduras se conservan en escabeche, pero históricamente este método de conservación de alimentos se ha utilizado para ciertas frutas y carnes.
  • Azucarado. Es una dulce alternativa al marinado. Para evitar que la fruta se pudra, se sumergen en almíbar o se secan y se recubren con azúcar cristalizado. El azúcar absorbe la humedad al igual de bien que la sal, por lo que la comida no se echa a perder.
Ideas En 5 Minutos/Cultura/Cómo vivía la gente cuando aún no existía el refrigerador
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos