Por qué dormimos

Pasamos alrededor de un tercio de nuestra vida durmiendo, y aunque es una actividad importante para todos nosotros, la ciencia aún no ha logrado descubrir todo lo que está relacionado con ella. Es ampliamente aceptado que no hay una sola explicación de por qué necesitamos dormir; simplemente no sabemos por qué.

Ideas en 5 minutos te guiará a través de diferentes teorías que explican cómo funciona el sueño y por qué lo necesitamos.

Cómo funciona

Hay 2 factores principales que controlan el sueño en nuestro cuerpo.

  • El reloj circadiano: La mayoría de nuestros procesos corporales operan en un reloj que dura aproximadamente 24 horas, conocido como ritmo circadiano. Estos responden principalmente a la luz y la oscuridad, como dormir por la noche y estar despierto durante el día, por ejemplo. En este caso, tu cerebro recibe información sobre la luz entrante. Cuando hay menos luz, como por la noche, este órgano produce más melatonina, una hormona que te adormece para que puedas conciliar el sueño.
  • Presión homeostática del sueño: Cuando te despiertas por la mañana, acabas de descansar, por lo que tienes energía. Sin embargo, la presión para dormir se acumula en nuestros cuerpos a medida que aumenta el tiempo de vigilia. Por ejemplo, esta es la razón por la que te sientes más cansado si no dormiste por la noche. En este caso, la presión del sueño es hasta más alta de lo normal, lo que significa que te sientes más agotado, incluso si hay luz afuera y tu reloj circadiano dicta que debes estar despierto. Esto es necesario para dormir, y los investigadores creen que una hormona llamada serotonina es una forma en que el cerebro aumenta la presión del sueño.

Qué pasa cuando duermes

Hay 2 tipos principales de sueño.

  • El sueño sin movimientos oculares rápidos (NREM), como su nombre indica, presenta una ausencia de movimiento ocular. También se conoce como sueño tranquilo.
  • El de movimientos oculares rápidos (REM) es cuando ocurre el sueño y aumenta la actividad cerebral. También se conoce como sueño activo o paradójico.

El sueño funciona en etapas que ocurren varias veces durante la noche.

  • Etapa 1 de NREM: Aquí es cuando se duerme por primera vez. A medida que tu cuerpo entra en un sueño ligero, las ondas cerebrales, la frecuencia cardíaca y los movimientos oculares disminuyen.
  • Etapa 2 de NREM: Esta etapa es el sueño ligero, justo antes de entrar en uno profundo. La temperatura de tu cuerpo disminuye, los movimientos de tus ojos se detienen y tu frecuencia cardíaca y tus músculos continúan relajándose.
  • Etapa 3 de NREM: Aquí es cuando comienza el sueño profundo. Tus ojos y músculos no se mueven. Tu cuerpo repone su energía y repara células, tejidos y músculos. Necesitas esta fase para sentirte despierto y renovado al día siguiente.
  • REM: Este tipo de sueño profundo ocurre por primera vez aproximadamente 90 minutos después de que te duermes. Tus ojos se mueven rápidamente de un lado a otro y tu frecuencia cardíaca y tu respiración se aceleran. Tu cerebro también procesa información durante esta etapa, lo que la hace importante para el aprendizaje y la memoria.

Estas etapas no progresan en secuencia.

  • El sueño comienza en la etapa 1 de NREM, luego pasa a la etapa 2 de NREM y después a la 3.
  • Luego, la etapa 2 de NREM se repite antes de ingresar al sueño REM. De hecho, durante una noche de sueño, pasas la mayor parte del tiempo en la etapa 2.
  • Una vez que finaliza el sueño REM, tu cuerpo generalmente regresa a la etapa 2 de NREM.

Los ciclos de sueño pasan por estas etapas aproximadamente 4 o 5 veces durante la noche. El primer sueño REM que obtienes puede durar solo un corto período, pero se vuelve más largo con cada ciclo.

Por qué necesitamos dormir

Como mencionamos anteriormente, la razón por la que necesitamos dormir sigue sin estar clara, pero algunos de sus efectos pueden arrojar luz sobre el asunto.

  • Mantenimiento del peso: El sueño afecta tu peso al mantener equilibradas las hormonas del apetito. Un desequilibrio te da más hambre, lo que puede aumentar el riesgo de ingerir más calorías y aumentar de peso.
  • Conservación de energía: Esta teoría sugiere que el propósito principal del sueño es reducir el uso de energía de una persona durante el día y la noche, cuando es inconveniente y menos eficiente buscar comida.
  • Restauración celular: El sueño puede ser necesario para que las células se reparen y crezcan.
  • Inmunidad: Un sistema inmunológico sano y fuerte depende del sueño. La falta de sueño, por ejemplo, puede afectar tu respuesta inmunológica y hacer que tu cuerpo sea susceptible a los gérmenes.
  • Función cerebral: El sueño puede convertir los recuerdos a corto plazo en recuerdos a largo plazo. Borra la información que ya no necesitas y que, de lo contrario, podría saturar el sistema nervioso.
  • Bienestar emocional: Investigaciones mostraron que el sueño y la salud mental están entrelazados. Parece que este es necesario para la salud y la estabilidad emocional.
Compartir este artículo