8 Estrategias para vencer la timidez

Si al entrar en un lugar sientes que todos te miran y evalúan, se te dificulta hablar con los demás, comienzas a sudar y no ves la hora de irte, es probable que seas tímido. A la mayoría de las personas les sucede alguna vez. Pero cuando la timidez impide que nos relacionemos saludablemente, es mejor poner manos a la obra y hacer algo al respecto.

Ideas en 5 minutos te mostrará algunas estrategias que pueden ayudarte a ganar confianza en ti mismo y a vencer este comportamiento paso a paso.

1. Identifica qué es lo que te hace sentir miedo

Antes de armar un plan para vencer la timidez, es importante conocer qué situaciones son las que la producen, como estar solo en una fiesta, una entrevista laboral o hablar frente a un público desconocido. Si esto es lo que nos sucede, es necesario cambiar el enfoque, dirigiendo la atención hacia otras personas, por ejemplo, haciéndoles preguntas sobre ellas mismas para conocerlas mejor.

Puede que tengamos una imagen negativa de nosotros mismos y pensemos que los otros van a estar observando todos nuestros movimientos y juzgándolos. Para disminuir esa sensación, puede resultar guiar el interés hacia los demás.

2. Cambia la postura para aliviar tu ansiedad

Sentarse o pararse con la espalda recta antes y durante eventos que causan timidez ralentiza la respiración y hace que el cerebro libere neurotransmisores, los cuales ayudan a aliviar la ansiedad y aumentan nuestro nivel de atención.

Una persona tímida permanece encorvada, con los hombros hacia las orejas y conteniendo la respiración. Esta postura envía al cerebro un mensaje de peligro, por lo que todo el sistema nervioso se pone a la defensiva. En cambio, enderezar la espalda favorece el desempeño social, según un estudio.

3. Desarrolla una habilidad que te apasione

Aprender a tejer, a tomar fotografías, pintar, hacer algún deporte o cualquier otra cosa en la que se es bueno puede ayudar a aumentar la confianza en uno mismo.

Un pasatiempo que despierte pasión también generará compromiso y favorecerá el desarrollo de otras habilidades que quizá desconocíamos, incluidas las sociales.

4. Interactúa con personas desconocidas un poco más cada vez

Ir a algún lugar público solo, como un centro comercial, sentarse a tomar un café y entablar una breve conversación con el camarero, hacer contacto visual con las personas alrededor y sonreír. Este ejercicio puede permitirnos relacionarnos con personas que no pueden evaluarnos, ya que no nos conocen.

Por lo tanto, nos ayuda a abrirnos y desarrolla nuestras habilidades sociales sin presiones. Puede resultar difícil salir de casa con el objetivo de interactuar con personas desconocidas, pero es una buena manera de vencer la timidez poco a poco.

5. Practica diferentes formas de hablar frente al espejo

Practicar diferentes formas de hablar frente al espejo, como si nuestro reflejo fuera otra persona, nos permite ver los gestos que hacemos, cómo nos paramos, cuándo comenzamos a divagar y a sudar por los nervios. Luego hay que ponerlo en práctica fuera de casa.

Es recomendable incluir frases positivas y motivadoras al conversar frente a nuestro reflejo, como “¡Puedes lograrlo!”, “¡Sé lo que quiero y cómo alcanzarlo!” o similares. A una persona tímida puede que le cueste mucho entablar una conversación con alguien más naturalmente, pero ensayar con anticipación ayuda a generar confianza en uno mismo.

6. Hazles cumplidos sinceros a los demás

Cuando se quiere entablar una conversación, es bueno fijarse en algún detalle que nos haya llamado la atención de la otra persona para resaltarlo. Por ejemplo, hacer contacto visual con ella, sonreír y decirle “Qué bien luce tu cabello” o “Esa camisa te queda estupenda”. Luego, dejar fluir la conversación naturalmente.

Los cumplidos sinceros no solo hacen sentir bien a la persona que los recibe, sino también a quien los da. Generan energía positiva y son una herramienta muy útil para fortalecer las relaciones sociales, pues brindan la oportunidad de dar el primer paso. No es necesario ser condescendientes ni avasallantes, sino específicos y honestos.

7. Intenta ser más amable contigo mismo

Es recomendable pensar en las cosas buenas que uno tiene y aprender a resaltarlas cada vez que se sienta miedo o ansiedad. Ser amable con uno mismo ayuda a sobrellevar las situaciones sociales mucho mejor, pues ya no nos castigaremos internamente si no logramos superar la timidez en los primeros intentos.

Quien padece de timidez suele ser muy duro consigo mismo y termina pensando que los otros también lo serán. Por esa razón, es mejor transformar esa voz interna en una aliada.

8. Arma una red de apoyo personalizada

Podemos pedirle a un amigo que nos acompañe y sea nuestro apoyo en esas situaciones estresantes que hacen saltar nuestra timidez, para que nos rescate si es necesario.

Una vez identificado aquello que nos produce ansiedad social, es bueno compartirlo con alguien cercano. Saber que tenemos esa ayuda puede contribuir a que ganemos confianza y finalmente logremos vencer la timidez.

Compartir este artículo