Cómo llevarse bien con los padres mayores y preservar el sistema nervioso

Siempre seremos niños para nuestros padres, y eso es normal. Pero con el tiempo, los papeles pueden cambiar, porque la generación de los mayores no se hace más joven y cada año sus miembros necesitan más apoyo y ayuda.

En Ideas en 5 minutos queremos sinceramente no solo que nuestros seres queridos se sientan cómodos, sino también que nuestro sistema nervioso permanezca intacto.

Dedica tiempo a la comunicación conjunta

Dedica tiempo suficiente para estar con los familiares mayores. Que sea una tradición: estás ocupado toda la semana, pero el fin de semana dedica un día a tus seres queridos. Escúchalos con atención, hazles preguntas y no los interrumpas si crees que se están saliendo del tema. Así no solo estarás al tanto de la vida de tus padres, sino que también entenderás si tienen algún problema que requiera tu intervención.

No hay que olvidar que su nivel de actividad es un poco más bajo que el nuestro, y un ritmo más lento puede ser molesto para los que siempre van a toda prisa. Más importante es pasar tiempo juntos.

No dudes en involucrar a tus familiares

Por supuesto, no todos los hermanos siguen la misma línea de comunicación con sus padres. Puede que tengan sus propias ideas sobre dónde deberían estar sus parientes, cómo pagar sus facturas, etc. Pero aun así, los hijos suelen querer lo mismo: que sus papás estén sanos, tanto mental como físicamente. Por lo tanto, el objetivo común con tus hermanos es hacer que la vida de tus padres mayores sea lo más cómoda posible.

Programa un horario para visitar y ayudar a tus seres queridos. Si se requieren cuidados médicos continuos, discute la posibilidad de contratar a un cuidador profesional.

Deja que tus padres tomen sus propias decisiones

A veces puede parecer que te has convertido en los padres de tu madre y tu padre. Sin embargo, intenta no tomar el control total de la vida de tus familiares mayores. Bríndales la posibilidad de tomar sus propias decisiones, siempre y cuando no sean perjudiciales para su salud, por supuesto. Si no están de acuerdo contigo, respeta sus decisiones. Recuerda: no son niños y siguen siendo responsables de su propia vida, incluso si estamos seguros de que nosotros podemos hacerlo mejor.

No seas categórico, trata de encontrar un compromiso

Si quieres ayudar a tu ser querido, no le aconsejes, solo dale opciones. En lugar de prohibir o permitir categóricamente algo, déjalo elegir entre las opciones que le ofreces. Escucha la opinión de tus seres queridos, no la descartes: siguen siendo autónomos y a poca gente le gustan los consejos no solicitados.

Si tienes que tomar una decisión y las opiniones son contradictorias, deja que una parte neutral te asesore.

Muestra paciencia y compasión

Olvidos, déficit de estado físico, enfermedades, problemas de memoria: esta es una lista incompleta de las cosas a las que se enfrentan nuestros seres queridos con el paso de los años. Cuando su calidad de vida se deteriora, su carácter también puede cambiar para peor, y hablar con familiares ancianos malhumorados es todo un reto. Perdemos fácilmente la paciencia y nos enfadamos. Incluso podemos sentirnos tentados a renunciar e irnos.

En estos momentos, intenta ponerte en el lugar de la otra persona. Muestra empatía y comprensión. Imagina cómo te sentirías en la misma situación y cómo te comportarías.

Pero si te das cuenta de que se te está acabando la paciencia, discúlpate y retírate. Déjate enfriar y solo entonces vuelve a la conversación.

Hablen de finanzas

Es mejor que las conversaciones financieras sean lo más breves posible. Si tienes muchas preguntas, no las hagas todas a la vez. Es mejor tener tres charlas de media hora que una de hora y media. Esto no solo permitirá que los padres se concentren en una sola tarea, sino que también ayudará a que todos se mantengan tranquilos y racionales.

Cuando hables de dinero, haz hincapié en que quieres entender la situación para ayudarlos a proteger su patrimonio y planificar los gastos de los próximos años. Si no quieren hablar de estos temas contigo, sugiéreles que se reúnan con un planificador financiero de confianza.

Celebren juntos las fechas importantes para ellos

En una reunión familiar, discute con tus padres mayores no solo sus planes para el futuro, sino también sus planes familiares conjuntos. Esto les permitirá saber que son importantes y que sus opiniones se tienen en cuenta.

Si tus padres tienen una fecha importante próximamente, celébrala con toda la familia de la manera en que ellos quieran.

Compartir este artículo