Cómo perdonar a otros

El perdón, además de ayudar a dejar atrás el rencor y otros sentimientos negativos, puede llevar a desarrollar una mejor salud mental, tener relaciones más sanas con quienes te rodean y promover una vida más tranquila, con menos estrés y hostilidad.

Ideas en 5 minutos ha preparado una guía con algunas claves para practicar este acto, que valen la pena probar.

1. Tómate tu tiempo y deja fluir tus emociones

Primero que todo, es aconsejable que te apartes un tiempo de la situación y de la persona que te ha hecho daño. Con tus emociones a flor de piel es muy difícil que puedas ganar perspectiva, razonar y finalmente enfrentar el problema.

Es recomendable que dejes que tus sentimientos fluyan, recuperes fuerzas e inviertas tiempo en ti mismo hasta que te sientas listo para tomar cualquier decisión.

2. Conoce tus sentimientos y acepta lo que ha ocurrido

Reconocer lo que has vivido y cómo te has sentido al respecto puede ayudarte a manejar el problema de mejor manera. Recuerda que es imposible borrar el pasado, pero aceptarlo permite conocer tus heridas, saber qué acciones te dañan y eventualmente aprender de esta mala experiencia.

Para identificar los hechos y tus sentimientos más fácilmente, escribe una lista de las cosas que quieres perdonar, describiendo qué fue exactamente lo que ocurrió y especificando lo que te lastimó.

Realizar este ejercicio también puede ser útil para ordenar las ideas en tu cabeza y luego plantearlas con mayor claridad.

3. Expresa lo que sientes

Luego de identificar tus emociones y sus causas, es importante que las expreseste desahogues. El esconder o reprimir todo aquello que te aqueja solo te hará prolongar el sufrimiento y no solucionará el problema.

En este paso, puedes hablar con la persona que te ha hecho daño explicándole cómo sus actos te han hecho sentir, pero siempre evitando discutir y culparla por sus errores. También puedes escribirle una carta -aunque no se la entregues-, o hablar con alguien en quien confíes. Esto te ayudará a liberar y calmar tu mente, e incluso a ver la situación con otros ojos.

4. Considera los efectos positivos de perdonar

Cuando decides perdonar a alguien, no solo estás tomando una decisión que beneficia a esa persona, sino también a ti mismo.

Primero que todo, el acto de perdonar puede ayudarte a soltar tus emociones estancadas y avanzar con una mente más ligera. A la vez, te permite mejorar tus relaciones con otros incrementando el sentimiento de conexión con quienes te rodean.

Más aún, perdonar puede tener efectos positivos en tu salud física, como reducir la ansiedad y la presión arterial, y mejorar el sueño.

5. Deja de lado la venganza

Aferrarse al deseo de hacer pagar a la otra persona por lo que ha hecho solo alimenta el rencor y el resentimiento, sentimientos que pueden llevar a acciones autodestructivas que solo terminen en decepciones personales y negatividad.

Recuerda que ser flexible al sentir, pensar y actuar te puede ayudar a tener otra perspectiva de las dificultades que se te presenten y afrontarlas con una mente más abierta.

6. Ponte en los zapatos del otro

Date tiempo para pensar en por qué esa persona ha actuado de tal forma y el contexto en el que estaba al momento de cometer aquel error que te ha hecho sufrir tanto. Esto te ayudará a comprender su comportamiento y finalmente perdonarla.

Además, te permitirá cultivar la empatía, lo que puede hacer este proceso mucho más fácil.

7. Recuerda las veces que te han perdonado en el pasado

Piensa en las distintas situaciones en que has dañado a otros y te han perdonado. Recuerda cómo te sentías al respecto, y los sentimientos de gratitud y alivio que afloraron al recibir compasión por parte de la otra persona.

Esto puede llevarte a considerar el hecho de regalarle esa misma sensación a quien se ha equivocado contigo.

8. Ten en cuenta lo bueno de la otra persona

Enfocarte en los aspectos positivos de tu amistad o relación con la persona que te ha dañado puede ayudarte a observar las cosas de otra manera y no ver la situación de forma completamente negativa. Recuerda que todos los seres humanos que te rodean cometen errores, pero también poseen características positivas que te han llevado a mantenerlas en tu círculo cercano.

9. No te hagas expectativas

Si bien siempre puedes esperar que ocurran cosas buenas, como el amor y la amistad, y poner de tu parte para que eso suceda, debes ser realista y aceptar que no tienes el control sobre las demás personas y sus acciones.

Que las cosas no salgan como desees solo te hará sufrir y sentirte frustrado, por ende, debes estar preparado para afrontar las dificultades, perdonar si es necesario, aprender y avanzar.

10. Perdona a partir de la comprensión

Cuando el perdón proviene desde el entendimiento y la empatía hacia la otra persona, es más probable que puedas reanudar tu relación con ella de una manera positiva.

Se recomienda que antes de perdonar, evalúes si lo estás haciendo porque no tienes otra alternativa, o porque algo te está empujando a tomar esa decisión. Si es así, es probable que termines en una mala relación con la persona que te hirió, lo que se aleja completamente del objetivo principal, que es sanar y estar en paz.

Compartir este artículo