Ideas En 5 Minutos
NuevoPopular
Aprende
Crea
Mejora
Ideas En 5 Minutos

Cómo sanar tu yo interior

----
283

Para las personas que han tenido una infancia difícil, las heridas pueden anclarse profundamente en su interior a medida que crecen. Esto podría aplicarse incluso a aquellos que tuvieron una infancia saludable, ya que es posible que haya habido algunos eventos o palabras del pasado que podrían haberse quedado muy dentro de ellos después de todos estos años. Estas experiencias pueden tener un efecto significativo en nuestras rutinas emocionales, que a veces resultan nocivas para la salud. Es por eso que Ideas en 5 minutos quiere hacer notar algunas formas de reencontrar al niño en tu interior.

⚠️ Los lectores siempre deben consultar primero a un terapeuta profesional antes de seguir estos pasos. Este artículo es solo para fines informativos.

1. Reconoce a tu niño interior

La curación comienza cuando reconoces la presencia de tu niño interior. Si tienes dificultades para encontrar tu yo interior, puedes considerarlo un proceso de autodescubrimiento. Reconocer esto implica principalmente abordar y aceptar el dolor que se te causó en tu infancia y también te ayuda a comprender el impacto que tuvo en ello. Muchos aprenden a ponerse en contacto con su yo interior como si se pusieran en contacto con una persona viva.

2. Genera compasión por tu niño interior

Independientemente de lo que te haya causado dolor en tu infancia, tu niño interior aún puede experimentar sus secuelas. Tus necesidades básicas no fueron satisfechas en el pasado, como si alguien no te mostrará compasión, o tal vez estuvieran ausentes cuando más los necesitabas, o no te cuidaron, quizás te infligieron dolor de manera directa.

Ahora que eres un adulto, es tu responsabilidad mostrar esa compasión que necesitabas cuando eras niño. Esto se puede hacer imaginando la escena dolorosa desde la perspectiva de tu niño interior. Luego, dale a ese pequeño en tu interior el amor, el apoyo y la compasión que necesitaba en el pasado.

3. Escríbele una carta

Para empezar, puedes escribir sobre tus recuerdos de la infancia desde la perspectiva de un adulto. Escribe la carta de manera que estés dando explicaciones o consejos sobre situaciones que no sabías cómo manejar en ese entonces. Por ejemplo, si existió algún acoso por parte de algún miembro de la familia en la niñez, cuando se crece, hay una mayor comprensión de la causa principal del comportamiento del acosador y es que él también fue víctima de acoso. Comparte esta idea con tu niño interior (si ese es el caso), en la carta para aliviar el dolor acumulado.

Puedes agregar mensajes tranquilizadores para consolar a tu yo interior. Además, intenta hacer preguntas como por ejemplo, “¿cómo puedo ayudarte?” o “¿cómo te sientes?”, así como tomarte el tiempo para encontrar respuestas con calma.

4. Haz cosas que hayas disfrutado en tu niñez

Intenta hacer las mismas actividades que te hicieron feliz durante tu niñez. Puede ser jugar, pintar, o cualquier cosa que te haga entrar en contacto con tu lado lúdico. Cuanto más disfrutes realizar estas actividades, más te ayudará a conectarte con tu yo interior y a sanarlo.

5. Prueba con la meditación

Además de sanar tu yo interior, la meditación ofrece muchos beneficios como el desarrollar la autoconciencia. Te ayuda a prestar más atención a la vida diaria, a notar tus reacciones instintivas a las cosas así como a manejarlas por igual. También te ayuda a sentirte cómodo con las emociones que has llegado a tener debido a las dificultades que has tenido que afrontar.

De niños, tendemos a reprimir las emociones porque no nos animaron a expresarlas. Las emociones reprimidas aparecen más adelante en la vida, a veces de una forma dañina. Por lo tanto, puedes practicar hacer frente a estos sentimientos con la ayuda de la meditación para asegurarle a tu niño interior que está bien tener emociones y dejarlas salir. También puedes probar la meditación de visualización en la que imaginas a tu niño interior visitando a tu yo adulto.

6. Educa a tu yo interior

Mientras te encuentras en el viaje para sanar a tu yo interior, es necesario buscar las brechas y guiarlo para poder saber qué está arruinando tu vida en el presente. Podría ser difícil manejar tus emociones o comportamientos inapropiados, así como dañinos.

Puedes intentar decirle afirmaciones reconfortantes a tu yo interior, como por ejemplo, “te amo”, “lamento mucho que hayamos pasado por una experiencia tan dolorosa”, “tienes derecho a jugar” y mucho más. El educar a tu niño interior también se puede hacer por medio de seguir los consejos mencionados anteriormente.

7. Consulta a un terapeuta

Si enfrentas mucha angustia mientras reconoces el trauma, entonces el consultar a un terapeuta para que te ayude a navegar en este viaje puede ser de gran ayuda. Tu especialista reconocerá tu historia infantil y cómo está afectando tu vida diaria, tus relaciones y tu bienestar en general.

No todos los terapeutas prueban este método de explorar el pasado, algunos también optan por la terapia cognitivo-conductual en la que se enfocan en las experiencias presentes del paciente. Hay muchos métodos que los especialistas usarán para ayudarte a explorar tus preocupaciones y así sanar a tu niño interior de la manera más compasiva posible.

----
283
Compartir este artículo