Ideas En 5 Minutos
NuevoPopular
Aprende
Crea
Mejora
Ideas En 5 Minutos

Cómo sentirte motivada y mantener motivado a tu entorno

La razón por la que algunas personas no llegan a cumplir sus metas y otras, en cambio, las alcanzan con éxito está en la capacidad de estas últimas de sentirse motivadas y sostener esta motivación en el tiempo. En Ideas en 5 minutos, te damos algunas claves y consejos para que alcances este estado y ayudes a tu entorno a que también lo consiga.

Cómo motivarte

1. Anota tus objetivos

Cuando hacemos planes, es común pensar en que realmente vamos a cumplirlos. Pero lo cierto es que si solo quedan en nuestra mente y ni siquiera los comentamos con alguien más, lo más probable es que pierdan consistencia y terminen simplemente tapados u olvidados bajo el resto de nuestras obligaciones diarias.

Lo aconsejable es que escribas tus objetivos y vayas de a poco tildando las metas cumplidas. Esto hará que tu motivación aumente y quieras ir por más.

2. Plantéate metas posibles y avanza paso a paso

Cuando nos entusiasmamos con una tarea o una actividad, queremos llegar lo más lejos posible. En este camino, a veces nos planteamos metas u objetivos muy idealistas. Aunque ser positivos siempre es lo más conveniente, imaginarnos un futuro muy perfecto puede también perjudicarnos, porque si esto no se cumple, corremos más riesgo de frustrarnos y abandonar.

Es mejor si somos realistas y vamos paso a paso en busca de pequeños logros. Estos son más fáciles de alcanzar. Poco a poco, podremos llegar a la meta más alta.

3. Enfócate en una tarea a la vez

Socialmente, está bien visto el hecho de hacer varias tareas al mismo tiempo, y seguramente más de una vez nos hemos sentido orgullosas de tener nuestra mente ocupada en muchos temas diferentes. Sin embargo, una mente dividida se dispersa y desorganiza más fácilmente que una enfocada hacia un único objetivo.

Por eso, es conveniente concentrarse en una tarea a la vez y abstraerse del resto. Si notas que te es difícil hacerlo y te abruma la cantidad de actividades, solo haz una pausa y repasa tus prioridades.

4. Anímate a salir de tu zona de confort

Es cierto que, cuando pasamos mucho tiempo haciendo siempre lo mismo —puede ser en un trabajo o simplemente en nuestra rutina diaria— podemos sentirnos cómodas y seguras; pero también ocurre que conocemos tanto esta tarea que la hacemos mecánicamente, “de memoria”.

En cambio, animarnos a hacer algo que nunca hemos hecho estimula nuestra creatividad; nos “despierta” porque nos obliga a prestar más atención.

Motiva a otras personas

1. Intenta descubrir cuáles son las metas, los intereses y las aspiraciones de tu entorno

Ya sea que aquellas personas a las que quieras ver motivadas sean familiares, amigos o un equipo de trabajo, el primer paso en todos los casos es indagar acerca de cuáles son sus deseos y sus aspiraciones.

Además de que esto siempre va a generar un efecto positivo, saber claramente cuáles son los gustos y preferencias de quienes te rodean te permitirá motivarlos de la manera correcta. No todas las personas se entusiasman con las mismas cosas.

2. Demuéstrales siempre emociones positivas

La energía positiva, al igual que la negativa, es contagiosa. De modo que mostrarnos optimistas es siempre una buena opción. Si se trata de un trabajo en equipo y deseas que las personas con quienes compartes tu día se sientan motivadas, recuerda que un comportamiento positivo siempre es más beneficioso que uno basado en lo punitivo o negativo.

3. Haz que todos se sientan involucrados

Cuando se trata de un equipo de trabajo, lo mejor es lograr que todos se sientan involucrados en las tareas del día a día. Para esto es necesario que cada una de las personas que forman parte de ese equipo sepan que no solo cumplen objetivos porque es su obligación, sino que estos fueron construidos dentro del grupo y que cada uno de quienes lo conforman son responsables de su ejecución.

Por eso, hacer reuniones donde todos puedan expresar su opinión y esta se tome realmente en cuenta a la hora de elaborar nuevas metas es clave para mantener a todo el equipo motivado en la misma dirección.

4. Festeja cada logro

Dividir una tarea grande en objetivos pequeños permite que podamos alcanzar cada uno de ellos más fácilmente y de este modo no corramos el riesgo de frustrarnos y en consecuencia desmotivarnos. Fijarnos objetivos concretos también permite que estos se alcancen más rápidamente.

En este sentido, es muy importante celebrar los logros haciendo que la persona o el grupo que los ha conseguido experimente cada pequeña victoria.

Compartir este artículo