3 Teorías que explican qué es un “Déjà vu”

Déjà vu significa “ya visto” en francés, y esto es lo que experimentamos cuando tenemos uno. Ideas en 5 minutos te ayudará a comprender qué es lo que sucede exactamente, según algunas teorías.

Lo que puedes experimentar

Experimentas déjà vu cuando tienes esa extraña sensación de que estás viviendo algo en el presente que ya sucedió en el pasado. Los científicos han tenido problemas para estudiar este fenómeno, en parte porque ocurre de repente, sin previo aviso. Debido a eso, varios expertos han sugerido diferentes teorías.

Teoría 1: Percepción dividida

Esta teoría dice que el déjà vu ocurre cuando ves algo 2 veces de formas diferentes. La primera vez, puedes distraerte y tu cerebro puede comenzar a formar un recuerdo con una cantidad limitada de información. La segunda vez que lo miras, asimilas la experiencia completa. Sin embargo, como la idea ya estaba en tu mente, se siente como 2 eventos diferentes, pero es solo una percepción continua del mismo suceso.

Teoría 2: Disfunciones cerebrales menores

Esto sucede cuando la parte de tu cerebro que rastrea los eventos presentes y la parte que recuerda la memoria están activas, por lo que el órgano experimenta “fallas”. Algunos expertos incluso dicen que a veces, tu memoria a corto plazo toma un atajo a tu memoria a largo plazo en lugar del camino normal, lo que puede desencadenar el déjà vu.

Teoría 3: Recuperación de la memoria

Los expertos que creen en esta teoría dicen que el déjà vu ocurre cuando un evento se parece a algo que has experimentado antes, pero que no recuerdas, por ejemplo, un recuerdo de la infancia. Los expertos creen que si recordaras por completo un suceso pasado, nunca tendrías un déjà vu, al menos no en este caso.

Cuándo preocuparse

Por lo general, un déjà vu es un mecanismo mental sano y está lejos de ser peligroso. Sin embargo, a veces puede ser un signo de una convulsión, especialmente del tipo epiléptico. Esto puede ser difícil de reconocer, pero si sientes que durante el déjà vu no puedes controlar tus músculos o experimentas cosas con tus sentidos que no son reales, debes preocuparte. Lo mismo ocurre cuando tienes una sensación inesperada de alegría, enojo, tristeza o náuseas, y comportamientos extraños y repetitivos como parpadear y temblar. En estos casos, es importante hablar con un médico.

Compartir este artículo