Cómo aprender a sacar fotos con una cámara réflex en modo manual

Cualquier cámara, incluida una profesional, tiene el modo “Automático”. En este caso, todos los ajustes se establecen automáticamente y no se requiere la intervención del fotógrafo. Sin embargo, los resultados obtenidos a menudo dejan mucho que desear o no cumplen con tus requisitos. Por lo tanto, si has adquirido una cámara réflex digital, es mejor aprender a configurarla manualmente.

Ideas en 5 minutos ha preparado unas instrucciones detalladas que te ayudarán a aprender a sacar fotos configurando manualmente tu cámara.

Elige la velocidad de obturación

La velocidad de obturación, o tiempo de exposición, regula la cantidad de luz que entra al sensor de la cámara. Durante este tiempo, el obturador de la cámara está abierto para tomar fotografías. Cuanto más largo sea el tiempo de exposición, más cantidad de luz ingresará a la cámara y más clara será la imagen.

La velocidad de obturación se mide en segundos y fracciones de segundo. A veces, en minutos o incluso en horas. Entonces, la velocidad de obturación 1/1000 es 1/1000 de segundo, 1/600 es 1/600 de segundo, 1″ es 1 segundo. Cuanto menor sea el valor, más oscura será la imagen, y viceversa. Ten en cuenta que en algunas cámaras, la velocidad de obturación solo se indica mediante el denominador, es decir, no es 1/125, sino simplemente 125.

Para seleccionar una velocidad de obturación más rápida, gira el dial (marcado con el número 1 en la imagen) con el que se controla hacia la derecha. Para una más lenta, gira este dial hacia la izquierda. La velocidad de obturación elegida aparecerá en la pantalla (en la foto está marcada con el número 2).

La velocidad de obturación también afecta la forma en que se muestra el movimiento en las fotografías:

  • Elige velocidades de obturación rápidas para objetos en movimiento. Por ejemplo, en eventos deportivos, configura la velocidad de obturación en 1/500 o menos. Entonces evitarás que los objetos se vean borrosos.
  • Utiliza velocidades de obturación lentas para desenfocar un objeto en movimiento, como el flujo del agua. En este caso, usa un trípode, porque la cámara debe estar absolutamente estática al tomar una foto. Con velocidades de obturación lentas, es difícil de lograr una imagen nítida debido a la respiración del fotógrafo y a los micromovimientos de las manos; la foto puede resultar borrosa.

Elige la apertura de diafragma adecuada

La apertura regula la cantidad de luz que pasa a través del objetivo hacia el sensor. Cuanto menor sea el valor de la apertura, conocido como número f, más abierto estará el diafragma y más clara saldrá la foto, y viceversa. Por ejemplo, una apertura de 3,5 deja entrar más luz que una apertura de 16.

  • Cierra la apertura (eligiendo un número f más alto) si quieres que la imagen sea más oscura y para evitar áreas sobreexpuestas en la foto al sacarla a pleno sol. Además, cuando la apertura está cerrada, se ven mejor los detalles y se aumenta la profundidad de campo.

  • Utiliza un número f más bajo para obtener una foto más brillante, un fondo borroso y una profundidad de campo menor (por ejemplo, para hacer que el insecto sea nítido y las flores a su alrededor se vean borrosas). Entonces, en la foto de arriba, la configuración preferible es una mayor apertura para difuminar el fondo, que se ve menos estético.

  • Los retratos también se hacen con el diafragma completamente abierto (número f más bajo) para desenfocar el fondo que distrae la vista.

  • Elige el número f más bajo si la sesión de fotos se lleva a cabo un día nublado, en el interior de habitaciones con poca luz o por la noche.

  • Para disparar con prioridad a la apertura, selecciona el modo A (apertura) o Av (dependiendo del fabricante) en la cámara.

  • Al fotografiar con prioridad a la apertura, tú mismo eliges manualmente el número f requerido según las condiciones de iluminación y tu idea creativa, entonces la cámara selecciona automáticamente la velocidad de obturación de acuerdo con los datos del medidor de exposición incorporado.

  • Para ajustar manualmente la velocidad de obturación y la apertura, selecciona el modo M (manual). Luego, consulta las instrucciones de tu cámara; las cámaras de diferentes fabricantes pueden diferir en la forma de ajustar manualmente la apertura. Verás el valor de apertura en un icono que aparece en la pantalla (en la foto está marcado con el número 3).

Ajusta el ISO

ISO es la sensibilidad a la luz del sensor o de la película de una cámara. El ajuste del ISO hace que la imagen sea más clara o más oscura. Cuanto mayor sea este parámetro, más brillante será la foto. Sin embargo, una foto tomada con un ISO alto tendrá un grano más grueso (ruido digital), lo que reducirá la calidad de la imagen.

Aumenta el ISO solo si no puedes aclarar la imagen ajustando la velocidad de obturación o la apertura (por ejemplo, si usas una velocidad de obturación más lenta, el objeto se verá desenfocado).

Algunos trucos para ajustar el ISO:

  • Elige ISO 100 para un día soleado con mucha luz.
  • ISO 200: con sombra parcial y a la luz del día.
  • ISO 400: si las fotos se sacan en días nublados o con buena iluminación en interiores.
  • ISO 800: para fotografías al anochecer y con poca luz.
  • ISO 1600: de noche en una habitación oscura.

Ajusta el balance de blancos

El balance de blancos te permite ajustar el balance de color de una imagen para que los objetos blancos se vean blancos en lugar de teñidos.

El ojo humano es bueno para detectar el blanco bajo diversas fuentes de luz, pero las cámaras digitales tienen algunas dificultades con esto, y una foto tomada en modo “Automático” con la iluminación de focos incandescentes puede salir amarilla anaranjada. La nieve se verá azul y no tendrá nada que ver con el blanco.

En las cámaras modernas, hay un conjunto de configuraciones que corresponden a diferentes condiciones de iluminación al sacar las fotos. Elige la configuración que más te convenga, por ejemplo: “Tungsteno”, “Fluorescente”, “Soleado”, “Nublado”, etc. Sin embargo, en condiciones de iluminación mixta, puede ser que estos ajustes no funcionen correctamente. En tales ocasiones, recurre al balance de blancos manual.

Para ajustar manualmente el balance de blancos:

1. En el menú de tu cámara, selecciona Balance de blancos → Ajuste manual → Modificar.

2. Coloca un objeto blanco neutro o gris en las condiciones de iluminación semejantes a aquellas que se utilizarán para la foto. En el primer caso, puedes usar una hoja normal de papel blanco, y en el segundo, es mejor que uses una “carta gris” especial que se vende en las tiendas de fotografía.

3. Fotografía este objeto de tal modo que ocupe todo el encuadre. No se creará la foto, pero se ajustará el balance de blancos.

Ojo:

  • Ajusta el balance de blancos en las condiciones de iluminación semejantes a aquellas que se utilizarán durante la sesión de fotos. De lo contrario, la configuración será inválida.
  • Ajusta el balance de blancos justo antes de sacar la foto.
  • Si tienes previsto cambiar tu ubicación o si se modifica la iluminación (por ejemplo, el sol desapareció detrás de las nubes), tendrás que volver a ajustar el balance de blancos.
Compartir este artículo