Qué hacer si el teléfono se cayó al agua

Un teléfono al que lo dejaron “nadar” en una bañera, un inodoro u otro recipiente con agua no es una broma, sino una tragedia. Es muy probable que ese dispositivo deje de funcionar permanentemente. Si tu aparato terminó bajo el agua por alguna razón, intenta dar los primeros pasos para salvar al “ahogado”. Aunque no hay garantía de que se pueda reparar, ni siquiera en un centro de servicio, puedes intentar rectificar la situación rápidamente.

Ideas en 5 minutos te cuenta cómo “resucitar” un teléfono que ha estado en el agua.

1. Saca el teléfono del agua lo antes posible

Si tu teléfono se cayó al agua por cualquier motivo, no te asustes y sácalo cuanto antes. Cada segundo cuenta: cuanto más tiempo esté sumergido el dispositivo, más difícil será resucitarlo.

¡Importante!: Si tu teléfono está enchufado, primero debes desconectarlo de la toma de corriente y solo después sacarlo del agua.

2. Apaga el teléfono inmediatamente

No intentes comprobar si el teléfono funciona cuando está muy mojado. Es mejor apagarlo lo antes posible para minimizar el riesgo de que se produzcan cortocircuitos, lo que podría causar daños irreparables.

3. Separa las partes que puedan ser retiradas del teléfono

En primer lugar, retira la funda del teléfono. A continuación, retira la tarjeta SIM y la tarjeta de memoria y extrae la batería. Puedes secar todas las piezas desmontables por separado, y limpiarlas con un paño suave o una toalla de papel.

Importante: No desarmes el teléfono hasta el más mínimo detalle, ya que deberías poder volver a armarlo tú mismo después. Para eliminar el exceso de humedad, basta con separar los elementos que se pueden desprender con poco esfuerzo.

4. Seca cada orificio del teléfono

Elimina cualquier rastro visible de humedad del teléfono: límpialo con una toalla de papel o un paño suave. Seca los orificios pequeños con un trozo de papel de cocina. Si es posible, utiliza una aspiradora suave para secar bien el interior del teléfono. Retira la boquilla y aspira delicadamente cada abertura durante 5 minutos.

5. Elimina cualquier líquido residual de la unidad

Si el teléfono estuvo en el agua, las gotas de líquido pueden permanecer en el interior incluso después del secado externo. Para secar bien tu aparato, colócalo en un recipiente con arroz seco o gel de sílice.

¡Importante!: No utilices calefactores, como el microondas, ni secadoras de pelo para que no se fundan las piezas pequeñas y dañen el aparato.

6. Prueba a encender el teléfono y comprobar su funcionamiento

Intenta mantener el teléfono en un recipiente con arroz durante al menos dos días. Esto será suficiente para eliminar la humedad de sus partes internas. Si después de este tiempo ves la pantalla empañada, deja que el teléfono se seque un rato más y luego intenta encenderlo.

Compartir este artículo