Cómo hacer flores de papel

Las flores de papel suelen utilizarse para la decoración. Puedes decorar tu casa con ellas en un jarrón o en una pared. También ayudan si necesitas crear un empaque original para un regalo. Y, por supuesto, son una digna decoración para cualquier fiesta.

Ideas en 5 minutos ha recopilado instrucciones sencillas sobre cómo hacer flores tridimensionales con papel, alambre, pegamento y otras herramientas útiles.

Jacinto

Necesitarás:

  • Papel de decoración de diferentes colores
  • Tijeras
  • Palo largo (para que sea más fácil enrollar el papel)
  • Alambre verde (se recomienda el alambre de floristería)
  • Pegamento

Paso 1. Coge el papel de decoración con el que vas a hacer la flor. Corta un pequeño trozo de 7-8 cm de ancho.

Paso 2. Coloca un palo de madera en el borde de la pieza y envuélvelo en el papel.

Paso 3. Retira con cuidado el palo y corta el rollo resultante en piezas de igual tamaño. Tienes que hacer una tira larga con flecos, como en la foto de arriba.

Paso 4. De este modo, tendrás los preparativos para armar la flor.

Paso 5. Coge dos trozos de alambre y entrecrúzalos para crear el tallo de la futura flor. Haz que la punta de tallo se abra en dos para facilitar el pegado del borde de la flor.

Paso 6. Envuelve la punta del tallo como se muestra en la foto de arriba para hacer la parte superior del jacinto.

Paso 7. Envuelve el tallo, cubriéndolo de arriba a abajo.

Paso 8. Aprieta ligeramente la punta de la pieza para pegarla mejor al alambre.

Paso 9. Coge el papel de decoración verde y corta dos hojas de igual tamaño que se parezcan a la forma de un triángulo. Apila las hojas una encima de otra y colócalas en el alambre donde estarán fijadas luego.

Paso 10. Aplica pegamento y envuelve el borde de la hoja alrededor del alambre como se muestra en la foto de arriba.

Paso 11. Dobla la hoja en la base para que parezca más realista. La flor está lista.

Puedes hacer varios jacintos de esta manera y montar un pequeño ramo con ellos.

Claveles

Necesitarás:

  • Servilletas blancas
  • Tijeras
  • Alambre

Paso 1. Desenvuelve la servilleta y córtala por la mitad. Repite con la otra servilleta.

Paso 2. Apila las servilletas cortadas una encima de otra como se muestra en la foto de arriba.

Paso 3. Dóblalas en forma de acordeón.

Paso 4. Utiliza un alambre para sujetar el acordeón de la servilleta en el centro, luego retuerce el alambre en la base de la futura flor.

Paso 5. Estira el “acordeón” por los bordes para que se toquen entre sí.

Paso 6. Despéinalo para dar volumen a la flor.

Paso 7. Ajusta la flor como se muestra arriba. Haz tres flores más.

Paso 8. Únelas en la base y entrelaza los tallos en uno solo. La flor está lista.

Prueba esta técnica utilizando servilletas de diferentes colores y tamaños.

Jacinto

Necesitarás:

  • Papel de color de doble cara (grueso)
  • Tijeras
  • Regla y lápiz
  • Cinta adhesiva y una barra de pegamento

Paso 1. Coge una hoja rectangular de papel de color de doble cara. Dóblalo por la mitad horizontalmente.

Paso 2. Deja unos 2 cm del borde y utiliza una regla y un lápiz para trazar una línea. Este es el borde hasta el cual puedes cortar la hoja en el siguiente paso.

Paso 3. Corta el otro borde de la hoja haciendo unos flecos sin sobrepasar la línea que has dibujado.

Paso 4. Abre la hoja y aplica pegamento en el borde inferior. A continuación, pega el borde opuesto. Es importante hacerlo para que el flequillo cortado adquiera volumen, como en las fotos de abajo. Repite el proceso utilizando otra hoja para la flor.

Paso 5. Enrolla el papel verde en forma de tubo fino.

Paso 6. Utiliza cinta adhesiva para fijar el tubo a la base de la pieza.

Paso 7. Empieza a envolver el tubo con la pieza, moviéndote gradualmente hacia abajo.

Paso 8. Pega la segunda pieza y sigue envolviendo el tubo. Al final, asegura suavemente el borde en la base y despeina las tiras para darles volumen para que en el centro la flor parezca más grande y redonda que en la parte superior.

Utiliza diferentes colores de papel para hacer un ramo bonito de jacintos.

Diente de león

Necesitarás:

  • Papel de color de doble cara (grueso)
  • Tijeras
  • Cinta adhesiva

Paso 1. Corta el papel amarillo en tiras de 2 o 3 cm de ancho.

Paso 2. Utiliza las tijeras para convertir el borde de la tira en flecos.

Paso 3. En un trozo de papel verde, recorta la forma como en la foto de arriba. Estas serán las hojas en la base de la flor.

Paso 4. Con otro trozo de papel verde, haz un tubo fino que se parezca a un tallo.

Paso 5. Pega el borde de la hoja amarilla al tubo verde de forma que los flecos queden en la parte superior. Envuelve la hoja amarilla alrededor del tubo. Así es como crearás un capullo.

Paso 6. Coge la forma verde recortada anteriormente para la base de la flor de diente de león y envuelve el capullo con ella.

Paso 7. Dobla las puntas de las hojas verdes hacia abajo.

Paso 8. Haz unas cuantas flores más de esta manera. Despeina los capullos.

Crisantemos

Necesitarás:

  • Papel de color de doble cara
  • Tijeras
  • Grapadora
  • Alambre

Paso 1. Coge hojas de papel azul, ponlas una encima de otra y dóblalas en forma de “acordeón”.

Paso 2. Presiona bien los pliegues para que el papel mantenga su forma.

Paso 3. Con una engrapadora asegura el centro.

Paso 4. Recorta los bordes en medio círculo.

Paso 5. Despliega cuidadosamente el “acordeón” para formar un semicírculo.

Paso 6. Levantando las hojas desde el centro hacia arriba, despliega la futura flor.

Pega el capullo terminado al alambre y ponlo en un jarrón o cuélgalo del techo para crear una decoración floral inusual.

Rosas

Necesitarás:

  • Papel de doble cara de color
  • Tijeras
  • CD (u otro objeto redondo, como un platillo)
  • Lápiz
  • Palo de madera
  • Pegamento

Paso 1. Coloca un disco en el centro de una hoja de papel de color y traza con un lápiz.

Paso 2. Siguiendo la línea dibujada, corta un círculo de papel.

Paso 3. A continuación, comienza a cortarlo, moviéndote en espiral, desde el borde hacia el centro. Ten en cuenta que la punta del principio de la espiral tiene que ser puntiaguda.

Paso 4. En el centro del círculo, deja un pequeño extremo redondeado. Esto se convertirá en la base de la futura rosa.

Paso 5. Coge un palo de madera. Colócalo en el extremo puntiagudo de la tira cortada. Ahora enrolla el extremo de la tira en el palo.

Paso 6. Continúa envolviendo la tira hasta que tengas una flor. Retira la varilla.

Paso 7. Despéinalo ligeramente.

Paso 8. Aplica una gota de pegamento en la base redondeada de la flor.

Paso 9. Pega el capullo encima, presionándolo ligeramente a la base. Tu rosa está lista.

No tengas miedo de experimentar: prueba a utilizar tiras de diferentes longitudes, anchos y colores.

Las rosas terminadas pueden utilizarse como elemento decorativo, por ejemplo, para adornar el envoltorio de los regalos.

Bono: capullos de rosa con filtro de café

Necesitarás:

  • Filtros de café
  • Papel de color de doble cara
  • Tijeras
  • Lápiz
  • Alambre (preferiblemente de floristería)
  • Pegamento (opcional)
  • Cuenco de cristal con agua
  • Pintura artística (soluble en agua)

Paso 1. Toma un filtro de café limpio.

Paso 2. Dibuja con un lápiz un futuro pétalo de rosa.

Paso 3. Recórtalo, desplazándote por la línea que has dibujado. Haz varios más de estos pétalos. Su número depende de lo grande y voluminosa que quieras que sea la flor de la rosa.

Paso 4. Separa el filtro en dos mitades. A continuación, extiende una pequeña cantidad de pegamento en un alambre y envuelve uno de los pétalos. Tendrás un capullo. A continuación, envuelve el otro pétalo.

Paso 5. Añade más pétalos moviéndote más abajo a lo largo del alambre. Enrolla la base del pétalo alrededor del alambre. Si lo deseas, lo puedes fijar adicionalmente con pegamento.

Paso 6. Una vez que el capullo esté listo, despeina los bordes en la base de la flor. Despliega ligeramente los pétalos de la flor.

Paso 7. Añade una pequeña cantidad de color a un bol de agua. Sumerge el capullo de la flor en él. Sácalo, luego sumerge el otro lado de la flor en el agua.

Paso 8. Dependiendo de la concentración de pintura en el agua, puedes crear bonitos trazos en los pétalos para imitar el color natural de la rosa.

Deje que las flores se sequen. Después, con el papel verde, haz los tallos para que las flores de la rosa parezcan más realistas.

Imagen de portada 5-Minute Magic / YouTube
Compartir este artículo