Cómo hacer un comedero para ardillas

Instalar un comedero para ardillas puede solucionar varios problemas a la vez. En primer lugar, los animalitos dejarán de robar la comida del comedero de las aves. En segundo, podrás observar cómo se comportan estas criaturas en condiciones naturales cuando vayan a visitarte para comer algo rico.

Ideas en 5 minutos te presentará algunos métodos para hacer un comedero para ardillas con materiales improvisados.

Método n.º 1

Necesitarás:

  • 5 conos de pino grandes (también te servirán conos de abeto)

  • 3/4 de vaso de mantequilla de maní sin aditivos

  • 1 vaso y medio de alimento para aves (mezcla de semillas)

  • Alambre (puede cambiarse por una soga de yute)

  • Dos recipientes en los cuales pueda calentarse comida en el microondas

  • Una brocha de pintor o pincel de cocina

  • Papel encerado o de horno

Paso 1. Limpia la suciedad de los conos y toma uno de ellos. Corta un poco menos de un metro de alambre y enrolla un par de veces la parte media del cono. Mete el extremo del alambre en el cono para fijarlo. Sigue enrollando con el otro extremo del alambre, subiendo hacia la punta del cono. Pasa el extremo del alambre por debajo del enrollado y tira para fijarlo lo máximo posible. Sostén el extremo del alambre en el aire: si has enrollado el cono de forma correcta, quedará colgado de forma recta, perpendicular al suelo. Repite lo mismo con el resto de los conos.

Paso 2. Pon la mantequilla de maní en un recipiente y mételo en el microondas durante 20 segundos. Luego sácalo y revuelve. Repite el procedimiento hasta que la mantequilla se ponga cremosa. Llena el segundo recipiente con alimento para aves.

Paso 3. Toma el cono desde la punta y mételo en el recipiente con la mantequilla de maní. Usa el pincel para cubrir toda su superficie, en especial los lugares entre las escamas. Luego mete el cono en el recipiente con el alimento para aves y gíralo para que las semillas se peguen a la mantequilla. Sacude un poco para que se caigan los restos del alimento que no se hayan pegado.

Consejo: seca bien los conos para que se abran más. Así lograras llenarlos con una mayor cantidad de comida. Estos se abren cuando están en un lugar con aire seco, y se cierran en sitios húmedos.

Paso 4. Ubica los conos en el papel encerado. Debes dejarlos secar por 30 minutos como mínimo.

Consejo: durante el proceso, la mantequilla de maní va a endurecerse. Por eso se recomienda volver a calentarla y revolverla bien.

Paso 5. Los conos comederos están listos. Puedes colgarlos en las ramas de los árboles.

Método n.º 2

Necesitarás:

  • Frasco de vidrio pequeño

  • Tenedor

  • Alambre

Paso 1. Toma el frasco y apoya el tenedor contra su superficie. Amárralo usando el alambre, tal como lo muestra la imagen de arriba. Mete los extremos del alambre debajo del enrollado.

Paso 2. Fija el comedero a un cerco o a la rama de un árbol usando alambre. Mete dentro del frasco la comida para las ardillas, por ejemplo, cacahuate con cáscara o nueces.

Método n.º 3

Necesitarás:

  • Madera cortada (elige un material que pueda usarse para muebles de jardín)

  • Sierra de mano

  • Atornillador

  • Tornillos galvanizados (algunos cortos y uno largo)

  • Lápiz

  • 2 metros de soga

Paso 1. Toma la madera y corta un pedazo de 38 cm. Vuelve a cortarla: una parte debe ser de 28 cm de largo, y la otra de 10 cm. Toma el trozo largo y mide algunos centímetros de uno de los extremos. Apoya en ese lugar el pedazo corto para que quede de forma perpendicular al otro. Marca con el lápiz el lugar donde vayas a hacer el estante.

Paso 2. Apoya el futuro comedero a un costado y une las partes con los tornillos cortos. La plataforma del comedero está lista.

Paso 3. Ahora, marca con el lápiz el centro del estante horizontal para saber dónde fijar una mazorca. Atornilla el tornillo largo o clava un clavo por la parte de abajo para luego ubicar ahí el maíz.

Paso 4. Ahora solo queda fijar el comedero en su lugar. Puedes simplemente amarrarlo con la soga para no dañar el árbol con clavos.

Compartir este artículo