Cómo hacer un cuadro de filigrana de papel

No hace falta saber pintar para crear hermosos cuadros. Hay muchas alternativas a la pintura. Una de ellas es la filigrana de papel, donde se pueden pegar composiciones sencillas y voluminosas a partir de tiras largas y enrolladas de diferentes anchos.

Ideas en 5 minutos te invita a familiarizarte con los pasos básicos y algunos trucos, gracias a los cuales podrás crear tus propios cuadros utilizando la técnica quilling.

Qué se necesita

  • Un enrollador para filigrana de papel, que es un mango largo con una punta metálica con ranura. Se utiliza para retorcer tiras de papel de forma más fácil y rápida. A veces hay un punzón en el otro extremo, que también facilita el trabajo.

  • Tiras de papel para filigrana. Normalmente se venden en un juego, y se diferencian por su anchura. Puedes cortarlas tú mismo, eligiendo un papel grueso, para que mantenga bien la forma al crear los rollos.

  • Un pegamento. Pegamento para cartón o una pistola de pegamento. Un palillo de dientes puede ser muy práctico para usar en piezas pequeñas.

  • Pinzas.

  • Tijeras con bordes puntiagudos para convertir las tiras de papel en finos flecos.

  • Una regla con agujeros para filigrana de papel, que facilita la realización de rollos del mismo tamaño y forma.

Consejo: También puedes hacer un soporte de corcho o espuma de poliestireno para pegar las formas y las piezas, juntándola además con alfileres de sastre hasta que el pegamento se haya fijado.

Cómo hacer formas básicas

Paso 1: Coloca la punta de la tira en el enrollador para filigrana. Comienza a retorcer la tira en forma de espiral, apretándola hasta que esté toda enroscada.

Paso 2. Retira el enrollador. Tienes un rollo con el que puedes hacer diferentes formas.

La forma del elemento futuro depende de qué tan apretado se retuerza o desenrolla el rollo, ya sea que lo aprietes, muevas su centro hacia un lado, le pegues su punta o lo dejes libre.

La imagen de arriba muestra algunas formas básicas simples que un principiante puede manejar:

  1. Una gota
  2. Ola
  3. Gota curva
  4. Rollo abierto
  5. Rollo suelto
  6. Rollo apretado
  7. Un ojo

Ten en cuenta: si la punta de la figura no debe sobresalir, entonces debe pegarse a la figura. También hay muchos otros elementos, cuya creación es fácil de dominar con la ayuda de numerosos videos tutoriales.

Cuadro № 1. Corazón en patrones

Paso 1. En el papel blanco grueso, recorta un corazón del tamaño que quieras. A continuación, utiliza tiras de papel blanco para hacer las paredes. Tendrás una forma que rellenarás con diferentes elementos. Ten en cuenta que la anchura de las tiras para las paredes del corazón y los elementos del interior debe ser la misma.

Paso 2. Con la ayuda de unas pinzas, coloca suavemente el primer elemento dentro del corazón, poniendo previamente un pegamento en su superficie inferior.

Paso 3. De esta manera, primero rellena la parte superior izquierda del corazón con diferentes elementos.

Paso 4. A continuación, pasa al lado derecho y empieza a rellenar el fondo. Combina los diferentes elementos para crear patrones inusuales.

Si lo deseas, puedes completar los espacios vacíos con elementos más pequeños. Pega el corazón terminado en papel de un color contrastante para que la composición sea más notable contra su fondo.

Cuadro № 2. Ramo de dientes de león

Paso 1. Coge una tira de papel amarillo.

Paso 2. Utiliza unas tijeras para convertir el borde del papel en un fleco.

Paso 3. Coge el enrollador y utilízalo para retorcer toda la tira de papel en forma de rizo. Pega el extremo del rollo para evitar que el rizo se deshaga.

Paso 4. Con los dedos, deshaz suavemente los flecos, moviéndose desde el borde del rollo hacia el centro para crear la flor como se ve en la imagen.

Paso 5: Repite el proceso, haciendo algunas flores más en amarillo y naranja. A continuación, coge tiras de color verde y haz gotas curvadas de ellas. Ahora pega todo a la base del cuadro: primero las hojas y luego las flores encima para que el cuadro parezca tridimensional.

Cuadro № 3. Astra

Paso 1. Enrolla una tira de papel de color púrpura.

Paso 2. Deja que se desenrolle ligeramente aflojando el agarre.

Paso 3. Con los dedos, aprieta el borde para formar un elemento “gota”.

Paso 4. Sujeta el otro borde con unas pinzas para que el pétalo tenga una punta afilada.

De este modo, haz:

  • 14 pétalos grandes de color púrpura

  • 13 pétalos medianos de color rojo oscuro

  • 12 pétalos rojos ligeramente más pequeños

  • 11 pétalos rosas aún más pequeños

  • 1 flor blanca. Se hace de la misma manera que los dientes de león anteriores, pero en este caso se hace un pequeño rollo apretado, que es necesario para el corazón de la flor.

Paso 5. Corta un círculo de cartón rojo o papel grueso. Se convertirá en la base de la flor. Pega los pétalos de color púrpura alrededor del borde del círculo de tal modo que los extremos afilados queden afuera.

Paso 6. Encima de ellos, coloca los pétalos de un color rojo oscuro, acercándolos al centro del círculo.

Paso 7. Pega pétalos rojos y rosas de la misma manera.

Paso 8. Pega una flor blanca en el centro, formando un núcleo abultado. Si lo deseas, puedes crear varias flores similares y decorarlas con otros elementos, agregando hojas y ramitas para crear un ramo de ásteres.

Cuadro № 4. Flores exóticas en palos de bambú

Paso 1: Coge 5 palos de bambú y colócalos en paralelo a una pequeña distancia. Aplica pegamento encima de ellos.

Paso 2. Pega otros 5 palos de bambú para hacer una cuadrícula.

Paso 3. Píntalos de blanco y dales la vuelta como se ve en la foto de arriba.

Paso 4: Utilízalo como base para tu arreglo floral: pega primero las hojas, luego los pétalos más grandes encima, después los más pequeños y al final no te olvides del núcleo.

Sugerencia: Para conseguir la misma composición, haz las hojas en forma de gotas grandes y para los pétalos utiliza un rollo apretado, pegándole tiras para hacerlo grande, como se muestra aquí. Para el centro, utiliza también un rollo apretado, pegándole un fleco en el borde como hiciste arriba para los ásteres y los dientes de león.

Así tendrás un cuadro terminado sin marco, que quedará espectacular en la pared con un color que contraste.

Compartir este artículo