Cómo hacer un fluido no newtoniano

Los fluidos no newtonianos no obedecen las leyes de los fluidos ordinarios. Mantienen su fluidez en un estado de calma y cambian su viscosidad bajo la influencia de la fuerza física.

Podrás ver y valorar sus propiedades en el transcurso de un experimento sencillo, el cual será especialmente interesante para los niños. Ideas en 5 minutos te dirá lo que necesitas para llevarlo a cabo.

Necesitarás:

  • Almidón (de papa o maíz)

  • Agua

  • Colorantes alimentarios (opcional)

  • Recipiente profundo

Procedimiento:

1. En un recipiente profundo agrega almidón y agua en una proporción de 2:1.

2. Revuelve bien la mezcla hasta que quede homogénea.

3. Intenta golpear la sustancia con el dedo o el puño y sentirás que el líquido se endurece bajo la mano.

Ahora intenta meter la mano en este líquido. Podrás hacerlo fácilmente.

4. Intenta amasar esta sustancia con las manos. Moldea un trozo con ella; la mezcla mantendrá su forma y será bastante dura. Tan pronto como dejes de realizar cualquier manipulación con ella, se esparcirá como agua.

5. Puedes verter el fluido no newtoniano en un tazón o bandeja para hornear y saltar o caminar fácilmente sobre él. Pero una vez que te detengas, tus pies se hundirán lentamente en la mezcla.

6. Si estás realizando este experimento con un niño, dile que un fluido no newtoniano puede ser tanto líquido como sólido. En nuestro caso, esto se debe al hecho de que las partículas de almidón se hinchan en agua y forman enlaces en forma de moléculas entrelazadas aleatoriamente. Cuando se estimulan de forma física, estos fuertes enlaces evitan que las moléculas se propaguen y, como resultado, la masa reacciona a la presión como un resorte. En ausencia de la estimulación, los enlaces se debilitan, por lo que las moléculas pueden separarse entre sí.

Importante: cuando uses colorantes alimentarios, recuerda que algunos de ellos pueden teñir tu piel.

Compartir este artículo