Cómo hacer un “risotto” fácil

El risotto es un plato tradicional de la cocina italiana que ha encantado a generaciones por su sabor y versatilidad a la hora de acompañarlo con otros ingredientes. Ideas en 5 minutos te trae una receta fácil para prepararlo en casa en tan solo 40 minutos.

Ingredientes

Para 2 a 3 porciones medianas necesitarás:

  • 120 g de arroz arborio o carnaroli

  • 4 dientes de ajo

  • 1 cebolla mediana

  • 2 cucharadas de mantequilla con sal

  • 2 cucharadas de aceite de oliva

  • 250 ml de caldo de vegetales o de pollo

  • ⅓ de taza de queso parmesano

  • Acompañamientos a gusto

Paso 1

  • Pica los ajos y la cebolla en trozos pequeños.

  • Pon la mantequilla y el aceite de oliva en una olla profunda a fuego medio hasta que el aceite comience a burbujear.

  • Sofríe los ajos y la cebolla hasta que esta última se vea transparente. Revuelve constantemente utilizando una cuchara de madera o silicona para evitar que se queme.

Paso 2

  • Agrega el arroz a la olla junto con el ajo y la cebolla. Sube un poco el fuego para tostar levemente el arroz. Sigue revolviendo con la cuchara constantemente.

  • Mientras sofríes el arroz, pon el caldo en una olla pequeña y hierve a fuego medio. Puedes utilizar un cubo de caldo o prepararlo en casa con anticipación. Solo cuida que no esté demasiado concentrado.

Paso 3

  • Añade el caldo al arroz de a poco utilizando un cucharón y revolviendo con la cuchara de madera o silicona. Repite este paso hasta que hayas agregado todo el caldo. Puedes ir probando la cantidad de sal o las especias que quieras agregar.

  • Tapa la olla y deja cocinar el arroz a fuego bajo durante 15 minutos. Evita que se pegue revolviendo con la cuchara de madera de vez en cuando.

  • Cuando el caldo ya se haya absorbido por completo, retira la olla del fuego.

Paso 4

  • Añade el queso parmesano al arroz ya cocinado y mezcla. Calienta unos 4 a 5 minutos a fuego muy bajo.

  • Cuando el queso ya esté derretido, tu risotto estará listo para servir.

Paso 5

  • Disfruta de tu risotto con los acompañamientos que desees. Recuerda servirlo caliente y añade más queso parmesano si es necesario.

Compartir este artículo