Cómo lavar el auto por dentro y por fuera con tus propias manos

Mantener tu auto limpio no solo mejora su apariencia, sino que también puede extender su vida útil. Pero, ¿por qué lavar el auto tú mismo? A algunos propietarios les encanta el proceso, otros no confían en los lavados de autos comerciales y otros simplemente no quieren gastar dinero en cosas que pueden hacer ellos mismos.

En Ideas en 5 minutos te contaremos paso a paso cómo lavar el auto por fuera y por dentro con tus propias manos.

Necesitarás

Preparación

  • Elige el lugar y la hora adecuados. Trata de estacionar tu auto a la sombra o planear el lavado para un día fresco y nublado. Por supuesto, sería mejor disfrutar del cálido sol mientras se lava, pero debido al calor, el auto se secará muy rápido y quedarán manchas de agua y jabón en la carrocería. El lavado se puede realizar en el territorio de una casa privada o en el campo, pero asegúrate de que los restos de productos químicos no dañen a los animales y plantas que se encuentren cerca.

❗️ No laves tu automóvil cerca de fuentes de agua abiertas. Esto tiene un impacto negativo en el medio ambiente. Además, tampoco se puede hacer el lavado estando en la calle cerca de edificios donde vive gente.

  • Vestirse apropiadamente. De todos modos te mojarás y te ensuciarás durante el proceso, así que considera usar algo adecuado.
  • Dedica suficiente tiempo. Todo depende de qué tan completo sea el lavado que planeas. Por lo general, se necesitan alrededor de 30 minutos como mínimo desde la preparación hasta el secado.
  • Levanta los limpiaparabrisas para que queden en el aire.
  • No te olvides de cerrar bien las puertas y ventanas.

Paso n.º 1: lavado sin contacto

Cuanto más sucio esté el auto, más probabilidades tendrás de rayarlo cuando comiences a repasarlo con una esponja. Por lo tanto, primero debes eliminar toda la suciedad, el polvo y la arena, que pueden actuar sobre la pintura como papel de lija. Para hacerlo, usa una lavadora de autos a presión. En caso de no tener una, utiliza una manguera normal, a la que se puede conectar una boquilla rociadora.

❗️ Asegúrate de que el ángulo de pulverización sea amplio, no estrecho, para evitar dañar la pintura. Para el mismo propósito, mantén la pistola alejada de la superficie del auto, la distancia debe ser de al menos 30 cm.

  • Empieza por arriba y ve bajando. Concéntrate en zonas con mucha suciedad. Cualquier suciedad que no se pueda eliminar en esta etapa se puede lavar en la etapa siguiente.
  • Cuando termines de lavar con agua, pasa al tratamiento con espuma. Para hacer esto, conecta un recipiente con champú para autos a la lavadora. Para una manguera normal, también se venden accesorios similares. No uses jabón común para vajillas: eliminará toda la cera. Cubre todo el auto con una capa de agua y jabón y luego límpialo con agua limpia.

Paso n.º 2: limpiar ruedas

Las ruedas pueden estar en pésimas condiciones, no solo por la suciedad de la carretera, sino también por el polvo de los frenos, que es especialmente difícil de quitar. Si tienes un limpiador especial para llantas y ruedas, puedes usarlo. De lo contrario, una mezcla de agua con jabón regular también funcionará.

  1. Primero, elimina la suciedad de las ruedas con una presión de agua limpia. No olvides las loderas.
  2. Aplica agua con jabón y cepilla la superficie de las llantas.
  3. Repasa con agua limpia.

❗️ No uses la esponja que usarás para lavar el auto más tarde, para evitar que se le ensucie con arena. De lo contrario, rayará la pintura.

Paso n.º 3: lavado con esponja

Necesitarás dos cubetas: una con agua jabonosa y la otra con agua limpia. Antes de usarlas, asegúrate de que no haya suciedad en el interior que podría ensuciar la esponja y rayar el auto. Además, puedes colocar una protección contra la arena en forma de una rejilla en el fondo de la segunda cubeta.

  • Sumerge la esponja de microfibra en agua con jabón. Siempre comienza a limpiar desde la parte superior del vehículo y ve bajando gradualmente. Mueve tu mano solo de lado a lado, no debe haber movimientos circulares, de lo contrario, si entra arena, podrías dejar rozaduras caóticas circulares, que serán mucho más difíciles de quitar que las rozaduras rectas.
  • Cuando termines de limpiar una zona, enjuaga la esponja con agua limpia. Quítale la suciedad. Luego, vuelve a sumergirla en el agua con jabón y continúa limpiando el auto.

❗️ No te olvides de las zonas de difícil acceso, como entre el alerón y la cajuela o la zona de la tapa del tanque de gasolina. Abre el acceso a la tapa para poder lavar.

  • Después de lavar todo el auto de arriba a abajo, remueve el jabón con un chorro de agua.

Paso n.º 4: secado

En realidad, el secado del auto es igual de importante que el lavado. Si el auto simplemente se deja al aire libre, impecablemente limpio, terminará cubierto de rayas y manchas de gotas de agua.

  • Usa un trapo seco de gamuza, algodón o microfibra. Asegúrate de que no tenga arena u otra suciedad.
  • Repasa toda la superficie húmeda hasta que las gotas de agua comiencen a secarse.

💡 Recuerda que siempre puedes volver a mojar una zona específica con agua limpia si se seca para quitar las manchas.

Paso n.º 5: limpieza del habitáculo

  • Recolecta la basura, quita todas las cosas que estorben. Aquellos que aman el orden en el habitáculo pueden saltarse este punto. El resto deberá armarse de bolsas de basura y realizar una limpieza general.
  • Saca los tapetes. Limpia la suciedad con agua y jabón utilizando un cepillo. Puedes usar el mismo cepillo que para las ruedas, pero asegúrate de enjuagarlo bien antes de hacerlo.
  • Aspira el interior. Elimina la suciedad del suelo con una aspiradora para autos o una aspiradora común con una boquilla adecuada.
  • Utiliza un limpiador de espuma para eliminar la suciedad de la superficie alfombrada. Para hacer esto, esparce la espuma uniformemente sobre el piso. Déjala actuar un poco. Luego, elimina todos los restos de espuma con un trapo limpio.

❗️ Siempre es mejor leer y seguir las instrucciones de cualquier producto antes de usarlo.

  • No te olvides de limpiar el panel y las puertas. Usa limpiador para este propósito. Aplica el producto y luego limpia con un trapo de microfibra suave.
  • Limpia los asientos. Existen limpiadores especiales para tapicería de tela o cuero. Sigue las instrucciones de la etiqueta. Ten en cuenta que la limpieza de los asientos de tela requerirá de una aspiradora de limpieza húmeda para poder realizar todo debidamente. Si no tienes una, es mejor acudir a profesionales.
  • Repasa las ventanas desde adentro. Puedes hacerlo con la ayuda de un producto especial o vinagre de mesa común aplicado sobre una servilleta de papel o un trapo de algodón o microfibra.
Compartir este artículo