Cómo conservar los alimentos

Saber cómo prolongar la cantidad de tiempo de almacenamiento de diferentes alimentos puede ayudarte a disfrutarlos por períodos más prolongados. Además, conservarlos de la manera adecuada puede ayudar a que sus sabores sean más intensos y a crear una nueva textura.

Ideas en 5 minutos quiere compartir contigo algunos secretos de conservación de algunos productos.

1. Rodajas de limónnaranja confitadas

1. Toma 2 o 3 naranjas y limones frescos, lávalos y luego córtalos en rodajas gruesas (alrededor de 3 mm de grosor). Asegúrate de utilizar frutas que tengan piel comestible.

2. Toma una cacerola mediana con 237 ml de agua y colócala a fuego alto.

3. Agrega 200 gramos de azúcar granulada y 2 cucharadas de jugo de limón.

4. Revuelve bien.

5. Cubre la cacerola con una tapa y deja hervir el almíbar.

6. Quita la tapa y revuelve una vez más.

7. Agrega rodajas de limón y naranja y déjalas hervir a fuego medio-bajo durante 15 minutos. Dales la vuelta una o dos veces durante el proceso.

8. Pasa las rodajas a papel encerado y déjalas enfriar.

9. Agrega palitos de paleta a las rebanadas para hacer un dulce divertido.

2. Sellado de frascos de mermelada

1. Toma una rejilla y coloca frascos vacíos sobre ella. Coloca la rejilla en una enlatadora (una olla hecha para enlatar).

2. Vierte agua fría en la enlatadora hasta llenar y cubrir los frascos. Lleva a fuego alto. Lleva el agua a hervor.

3. Tapa la olla y deja que el agua hierva un poco más.

4. Saca los frascos del agua caliente. Agrega mermelada a los frascos.

5. Enrosca las tapas de los frascos.

6. Guarda la mermelada.

3. Haciendo ajo en escabeche

1. Toma 5 o 6 bulbos de ajo, separa los dientes y pélalos.

2. Toma un frasco de 1 pinta y llénalo con los dientes de ajo. Deja alrededor de 2,5 cm de espacio en la parte superior.

3. Vierte suficiente vinagre de sidra de manzana para cubrir los dientes. También puedes agregar un poco de miel, especias o diferentes hierbas para experimentar con los sabores.

4. Cierra la tapa y deja el frasco a temperatura ambiente durante 1 a 2 semanas para que se macere. Luego llévalo al refrigerador.

Consejo: abre la tapa y vuelve a cerrarla durante los primeros días para liberar la presión acumulada en el frasco.

4. Conservación de huevos frescos con sal

1. Toma un recipiente y pon sal en él hasta cubrir su fondo.

2. Coloca los huevos en la sal, con el lado pequeño hacia abajo. Asegúrate de que no se toquen entre sí o con el fondo de plástico del recipiente.

3. Pon más sal sobre los huevos.

4. Cubre el recipiente con una tapa y guárdalo en un lugar fresco y seco. Los huevos conservados así se pueden mantener frescos durante unos 8 a 10 meses.

Nota: utiliza únicamente huevos frescos que no estén lavados y que no tengan más de 24 horas.

5. Almacenamiento de jengibre

1. Toma una taza o un frasco y coloca el jengibre dentro.

2. Llena el recipiente con agua. Puedes cubrirlo con una tapa.

3. Guarda el recipiente en el refrigerador y cambia el agua a diario. El jengibre se mantendrá fresco hasta por 2 semanas.

6. Queso encerado

1. Prepara un trozo de queso para encerar frotándolo con un paño empapado en vinagre.

2. Calienta un poco de cera de queso (o cera de abeja) en una olla o tazón.

3. Sumerge la mitad del queso en la cera derretida y déjala enfriar. Gira la pieza y vuelve a sumergirla en cera derretida. Repite varias veces más desde ambos lados para crear una capa de cera gruesa.

4. Cuando termines, deja que la cera se endurezca.

7. Mantener el perejil fresco

1. Enjuaga el perejil y corta la parte inferior de los tallos.

2. Toma un vaso o un frasco y llénalo con agua. Coloca el perejil en el vaso de manera que 3 a 5 cm de los tallos queden sumergidos en agua.

3. Toma una bolsa de plástico y cubre el vaso sin apretar. La bolsa de plástico ayudará a retener la humedad en las hojas. Puedes usar un elástico suelto para asegurar la bolsa.

4. Conserva en el refrigerador y cambia el agua un par de veces a la semana. Recorta los tallos una vez a la semana.

Compartir este artículo