Cómo hacer leche de almendras casera

Si buscas una alternativa para sustituir la leche de vaca en tu dieta, la leche de almendras podría ser una muy buena opción. Además, puede aportarte vitamina A y D, omega 6 y es muy alta en proteínas, baja en calorías y rica en fibra.

Ideas en 5 minutos te muestra el paso a paso para hacerla en casa. Por suerte, ¡es rápido y sencillo!

Equipamiento

  • taza medidora

  • licuadora

  • manta de cielo y liga

  • colador fino

  • cuenco

Ingredientes

  • 1 taza de almendras

  • 2 litros de agua

  • 1 cucharada de vainilla

  • 1 raja pequeña de canela (opcional)

  • azúcar o cualquier otro endulzante (opcional)

Procedimiento

1. Coloca las almendras en un litro de agua y deja que se remojen durante 12 horas o más. Puedes dejarlas toda una noche y usarlas al día siguiente.

2. Enjuaga las almendras y desecha el agua en la que se remojaron. Puedes hacerlo con ayuda de un colador para que sea más sencillo.

3. Coloca las almendras en la licuadora, junto con el otro litro de agua, la esencia de vainilla, el azúcar y la raja de canela.

4. Licúa durante unos 3-4 minutos o hasta que la almendra esté bien molida.

5. Para colar la leche, podrás usar dos métodos:

  • Método 1: usa un colador muy fino y aplasta con una cuchara para que el líquido vaya colándose.

  • Método 2: usa un trozo de manta de cielo, colócala encima de un cuenco en donde quepa el líquido y asegúrala con una liga para que no se caiga por el peso. Poco a poco ve vertiendo y aplasta con una cuchara. Si tienes a alguien que te ayude, puedes sujetar la manta de cielo encima del cuenco, mientras la otra persona vierte toda la leche e ir exprimiendo hasta sacarle todo el jugo.

Nota: toda la pulpa de almendra que te sobra puede ser reutilizada para postres o para mezclarse con granola y fruta.

Compartir este artículo