Cómo hacer queso casero

El queso es un alimento realmente versátil, puedes agregarlo a ensaladas, pastas, pizzas y bocadillos fritos: la lista es interminable. Ideas en 5 minutos te enseñará una receta simple para que puedas hacer tu propio queso casero sin los químicos que generalmente tienen las marcas que puedes comprar en la tienda.

Lo que necesitarás:

  • 3 litros de leche entera
  • ½ copa de vinagre
  • 1 cda. de sal

Paso 1

Vierte 3 litros de leche entera en una olla. Calienta la leche y revuelve bien hasta que esté tibia (alrededor de 45 ºC).

Paso 2

Una vez que esté tibia, apaga el fuego y agrega ½ taza de vinagre. Revuelve durante exactamente 25 segundos. No revuelvas demasiado o la cuajada formada podría cortarse.

Tapa la olla y deja reposar la leche durante 20 minutos o hasta que forme una cuajada que se separe por completo del suero (el líquido que quedará después de cuajar la leche).

Paso 3

Con ayuda de un colador, escurre la cuajada. Presiona suavemente utilizando una cuchara.

Paso 4

Agrega 1 cucharada de sal al agua de suero y revuelve bien. Calienta el agua, pero no dejes que hierva. El agua debe estar alrededor de los 80 ºC.

Paso 5

Una vez que el agua esté a la temperatura adecuada, apaga el fuego y exprime la cuajada hasta que adquiera una textura similar a la del queso.

Paso 6

Sumerge y revuelve la cuajada en el agua de suero caliente 5 veces.

Paso 7

Después de revolver y sumergir, exprime la cuajada suavemente para eliminar el exceso de agua. También puedes estirarla ligeramente.

Repite el proceso de revolver y sumergir nuevamente 5 veces, seguido de apretar y estirar. Sigue haciéndolo hasta que la cuajada esté tierna y tenga consistencia de queso.

Nota: No la estires demasiado o el queso podría volverse gomoso.

Paso 8

Coloca el queso en un tazón y vierte agua helada sobre él. Déjalo reposar 2 minutos. Esto ayudará a que cuaje por completo. Una vez transcurridos los 2 minutos, envuelve el queso en film transparente y refrigéralo durante 2 horas.

Resultado final

Tu queso ahora está listo para comer, puedes usarlo hasta por 1 semana si lo guardas en el refrigerador.

Compartir este artículo