Cómo hervir los camarones

El camarón es uno de los productos del mar más saludables y populares. Contiene una rica composición de nutrientes y tiene un sabor exquisito. Y puede ser cocinado realmente en poco tiempo.

En Ideas en 5 minutos, te brindamos unas pautas para que puedas disfrutar de este delicioso platillo sin inconvenientes.

Cómo elegir los camarones

Los camarones frescos son un producto alimenticio que se estropea muy rápidamente. Si no cocinas estos crustáceos justo el día en que son capturados, o si no los congelas, puedes olvidarte de comerlos.

Señales de buenas gambas congeladas:

  • una cola enroscada (si las colas de los camarones son rectas, significa que los crustáceos congelados no son muy frescos);
  • una fina capa de hielo y la falta de escarcha;
  • las gambas deben estar bien separadas unas de otras y no pegadas;
  • color uniforme. Las gambas recién congeladas tienen un tono verde grisáceo, mientras que las gambas congeladas hervidas son rosadas. Ligeros cambios en el color del cefalotórax se consideran normales. Puede ser grisáceo, verdoso o negro/marrón.

Ten en cuenta: los camarones refrigerados casi nunca se encuentran en las tiendas (con la excepción de los países donde se capturan). Y si de repente ves camarones refrigerados en el mostrador, ten en cuenta que probablemente acaban de ser descongelados.

Cómo pelar los camarones

Lo que necesitarás:

  • un colador
  • un cuchillo afilado o unas tijeras
  • toallas de papel o servilletas
  • un palillo de dientes
  • un tazón de agua caliente

Cómo pelar:

1. Saca los camarones de la bolsa y pásalos a un colador.

2. Pon el colador bajo agua corriente fría para descongelar y limpiar los crustáceos. No descongeles las gambas a temperatura ambiental, ya que esto puede afectar negativamente su sabor.

3. Pon los camarones lavados en una toalla de papel para eliminar el exceso de humedad.

4. Toma un camarón, corta su caparazón a lo largo del lomo con un cuchillo afilado o unas tijeras, pasando de la cabeza a la cola.

5. Abre cuidadosamente la incisión, recoge los intestinos y sácalos del crustáceo. Si son camarones grandes, puedes hacerlo con la punta del cuchillo. Los camarones pequeños tienen intestinos muy delgados y frágiles. Para no dañarlos, es mejor realizar esta operación con un palillo de dientes.

6. Enjuaga la gamba en un cuenco de agua tibia, prestando especial atención a la zona donde solían estar los intestinos.

7. Coloca el camarón dentro de un colador o una toalla de papel para eliminar el exceso de humedad.

8. Repite esto con cada gamba.

Importante: También puedes quitar la cáscara y la cabeza de los camarones antes de cocinarlos. Pero existe la opinión de que es mejor hacerlo después de hervir, así se conservarán la mayoría de las sustancias útiles y su sabor será más gustoso.

Cómo hervir los camarones

Lo que necesitarás:

  • una cacerola grande
  • agua
  • sal
  • limón
  • especias (laurel, eneldo, clavo de olor, jengibre, pimienta, etc.) según tu gusto

Cómo cocinar:

1. Vierte agua en una cacerola grande, teniendo en cuenta que la proporción entre el líquido y los camarones debe ser de 2:1.

2. Pon el agua a hervir.

3. Agrega la sal. Si estás cocinando camarones en su caparazón, añade 1 a 1,5 cucharadas de sal por cada litro de agua. Si estás usando camarones completamente pelados, reduce el volumen de sal y no pongas más de 1 cucharada por cada litro de agua.

4. Agrega las especias y el jugo de medio limón al agua. No tengas miedo de experimentar con los condimentos y de probar diferentes combinaciones para encontrar la que se adapte a tu gusto.

5. Pon los camarones en el agua hirviendo. Para determinar el tiempo de cocción, mira su tamaño; los camarones grandes se hierven de 3 a 7 minutos, los pequeños, no más de 2 minutos. Cuando los caparazones de las gambas se vuelvan transparentes y los crustáceos floten en la superficie, las gambas estarán listas.

6. Pon los crustáceos en un colador y escurre el exceso de agua.

7. Pela los camarones quitándoles la cabeza y las patas, o sírvelos sin pelar. De esta manera, los camarones también se verán bien.

8. Decora los camarones con ramitas de hierbas y añade limón en rodajas y salsa para decorar el plato.

Varios detalles importantes

  • Aunque hayas comprado camarones pelados, siempre descongélalos antes de cocinarlos. De esta manera, la carne hervirá uniformemente y sabrá bien.
  • No cocines los camarones durante mucho tiempo. La carne de los crustáceos puede volverse viscosa y similar a la goma debido a la exposición prolongada al calor.
  • No dejes las gambas en el caldo después de hervir. La carne continuará cocinándose en el agua caliente, y esto afectará negativamente su sabor.
  • No tires las cabezas y los caparazones de los camarones. Puedes usarlos para hacer un caldo o un aceite de gambas.
Compartir este artículo