Cómo salar una trucha

Para salar una trucha, solo es necesario tener de 3 a 5 ingredientes y una hora libre. El pescado sale blando, jugoso y adquiere un sabor suave.

Ideas en 5 minutos compartirá contigo una receta sencilla para salar una trucha refrigerada, y es poco probable que quieras comprar este pescado preparado después de probarlo.

Necesitarás

Ingredientes:

  • 1 kg de trucha refrigerada
  • 1 cda. de azúcar
  • 2 cdas. de sal
  • Pimienta negra entera y hojas de laurel al gusto

Utensilios:

  • Tupper
  • Cuchillo
  • Tabla de cortar
  • Toallas de papel

Preparativos:

1. Descama el pescado y limpia su interior. Corta la cabeza y las aletas.

2. Con ayuda de un cuchillo afilado, separa la carne de trucha de los huesos y córtala en pedazos. Seca ligeramente el pescado con toallas de papel.

3. Mezcla azúcar y sal hasta que se vea homogéneo.

4. Coloca una capa de pedazos de pescado en el fondo de un tupper y condiméntala con una mezcla de sal y azúcar.

5. Coloca otra capa de pescado en el tupper y nuevamente condiméntala con una mezcla de sal y azúcar. Agrega pimienta y hojas de laurel al gusto.

6. Del mismo modo, coloca el pescado restante en capas.

7. Deja el tupper a temperatura ambiente durante unas 3-4 horas. Después de que pase el tiempo indicado, tápalo y mételo al refrigerador unas 8 horas para que el pescado se sale.

8. Guarda el pescado en el refrigerador durante no más de una semana.

Opción: si te gusta que el pescado tenga un sabor más picante, puedes usar un adobo para encurtirlo. Para ello, hierve unos granos de pimienta negra, un par de hojas de laurel y brotes de clavo en un litro de agua. Agrega sal y azúcar como en la receta anterior. Enfría el adobo y luego viértelo sobre el pescado. Guarda la trucha preparada en el refrigerador.

Compartir este artículo