7 Métodos para limpiar y darle frescura a la ropa sin lavarla

La ropa puede oler mal por varias razones. La mayoría de las veces, la causa es el sudor que se absorbió en el material. Pero el problema también puede ser causado por el humo en un pícnic con fogata, así como por el perfume o las mascotas de otra persona. Desafortunadamente, no siempre es posible tirar cosas que huelen mal a la lavadora y, en algunos casos, eso incluso puede arruinar la tela.

Ideas en 5 minutos comparte varias formas comprobadas de eliminar los olores desagradables de tu ropa y devolverle un aspecto y un aroma frescos sin necesidad de lavarla.

Método n.º 1

Junta la ropa en una bolsa y colócala en el congelador durante unas horas. Las bajas temperaturas son perjudiciales para las bacterias, las cuales provocan un olor desagradable, por lo tanto, después de la congelación, las prendas volverán a adquirir un agradable frescor. Si quieres, también puedes secarlas al sol.

❗ Este método te ayudará si se trata de materiales que no se pueden lavar ni mojar.

Método n.º 2

Teniendo un bajo nivel de acidez, el vinagre neutraliza eficazmente varios olores. Toma vinagre blanco y mézclalo con agua en una proporción de 1:1. Vierte el líquido resultante en una botella para pulverizar. Dale la vuelta a la ropa. Prueba en un área pequeña y discreta antes de pulverizar por completo. Si el color del material no se desvanece ni cambia, puedes aplicar la mezcla pulverizando toda la prenda. A medida que la ropa se seque, el olor a vinagre desaparecerá. Para acelerar este proceso, puedes colgar la ropa al aire libre o junto a una ventana abierta para que se seque más rápido.

No se recomienda utilizar vinagre oscuro (como el vinagre de vino o balsámico).

Método n.º 3

Si sueles tomar café, puedes utilizar el poso. Dóblalo en una servilleta y agrégalo a una bolsa junto con la ropa. Ciérrala bien y déjala reposar durante la noche. Durante este tiempo, el café absorberá los olores desagradables, después de lo cual será suficiente ventilar solo un poco las cosas (por ejemplo, dejarlas durante 10-20 minutos en el balcón o junto a una ventana abierta).

❗ Este método ayudará cuando se trate de materiales que no se pueden lavar ni humedecer.

Método n.º 4

Mezcla una cucharada de jugo de limón y una taza de agua. Vierte la mezcla resultante en una botella para pulverizar y aplícala sobre la ropa. Deja que se seque. Como resultado, se eliminarán los olores desagradables de la ropa y esta adquirirá un aroma fresco. El jugo de limón puede hacer que los colores se vuelvan menos saturados, así que prueba la mezcla en un área pequeña y poco visible antes de usarla. Si el color del material no se desvanece, puedes aplicar la mezcla en toda la prenda con una botella para pulverizar.

Método n.º 5

Opción n.º 1. Mezcla bicarbonato de sodio y agua para formar una pasta. Da vuelta a la prenda y aplica la pasta en las zonas con olores desagradables. Espera hasta que se seque. Luego usa un cepillo para quitar los restos de pasta de la prenda. Como resultado, el olor desagradable se eliminará de la ropa.

Opción n.º 2. Mete la ropa en una bolsa de plástico. Agrega 1/2 taza de bicarbonato de sodio y cierra la bolsa. Agita bien. Déjalo actuar durante 10 minutos, luego retira la ropa y usa un cepillo para eliminar los restos de bicarbonato de sodio.

❗ Este método puede resultar útil si se trata de ropa que no se puede lavar ni mojar.

Método n.º 6

Dale vuelta a la ropa. Toma una pequeña cantidad de pasta de dientes (equivalente a aproximadamente 2-3 chícharos), humedece ligeramente con agua y usa un cepillo de dientes viejo para frotar en las áreas de la ropa que tienen el olor desagradable. Espera hasta que se seque. Utiliza un paño o una toalla húmeda para eliminar los restos de pasta de dientes. Rocía la prenda con un poco de agua y déjala ventilarse en el balcón o junto a una ventana abierta durante 10 a 20 minutos.

Dependiendo de la composición, la pasta de dientes puede dejar manchas difíciles de quitar en varios materiales. Por lo tanto, prueba la pasta en un área pequeña y discreta de la ropa antes de usarla.

Método n.º 7

Dale vuelta a la prenda y déjala colgando afuera cuando esté soleado (preferiblemente, durante todo el día). La luz solar mata las bacterias que hacen que la ropa huela mal. Si esto no es posible, intenta dejar la ropa en el balcón o junto a la ventana durante la noche. En algunos casos, esto también ayuda (por ejemplo, para eliminar el olor a humo).

Consejo. En ambos casos, el resultado será aún mejor si primero pulverizas un poco la ropa con una pequeña cantidad de alcohol isopropílico o una mezcla de agua y suavizante en una proporción de 1:5. Si el alcohol solo neutraliza los olores, el suavizante aromatiza adicionalmente la prenda.

Compartir este artículo