Cómo combinar colores en la ropa

A la hora de elegir ropa, zapatos o accesorios, probablemente hayas notado que algunos colores quedan muy bien juntos, mientras que otros no lucen tan geniales.

En Ideas en 5 minutos te contaremos cómo hacer una combinación de colores perfecta.

Breve descripción de la teoría del color

La combinación de colores en la ropa se basa en la teoría del color. Para crear combinaciones armoniosas es importante comprender qué tonos se complementarán o enfatizarán entre sí, y cuáles no y por qué.

  • Solo hay tres colores primarios que no se pueden obtener mezclando otros: rojo, azul y amarillo. Son el origen de todos los demás tonos, por eso se les llama colores de primer orden.
  • Si se mezclan dos de los tres colores primarios, se obtendrán los colores de segundo orden: naranja, verde y morado.
  • Cuando se mezclan colores secundarios y primarios, se forman colores terciarios intermedios.
  • Los colores primarios, secundarios y terciarios forman la rueda de colores, una herramienta básica que es muy útil al crear esquemas de color.
  • Prácticamente cualquier tono tiene una temperatura de color y una saturación. El color puede ser cálido o frío, brillante, oscuro o apagado.
    Los tonos cálidos dan la impresión de que se agregó un poco de amarillo al tono y lo hizo un poco más brillante. En los tonos fríos se nota más el pigmento azul, lo que hace que el color sea más suave y tranquilo.
    Punto importante: el negro, el blanco y el gris no tienen temperatura.

Esquema n.º 1: Cualquier color y sus matices

Cualquier color se combina consigo mismo y con sus propios tonos: el principio de construir un esquema monocromático. Tal combinación siempre se ve tranquila y armoniosa, pero a veces puede parecer que carece de contraste.

Para repetir este esquema en la ropa hay que definir un color principal y moverse dentro de su saturación a la hora de seleccionar las prendas, utilizando tonos claros y oscuros.

Si tienes miedo de verte aburrido al usar solo un color en base a este esquema, intenta usar diferentes texturas de telas para agregar profundidad a la imagen.

Esquema n.º 2: Combinación complementaria

Este esquema se basa en el uso de dos tonos directamente opuestos entre sí en la rueda de colores. Proporciona el máximo contraste y debe usarse con precaución. La mejor opción sería utilizar un color como protagonista y el otro como color complementario o de acento.

Intenta mezclar rojo y verde, azul y naranja, amarillo y morado en la ropa para lograr un aspecto brillante.

Esquema n.º 3: Colores relacionados

Los tonos relacionados son los colores que se encuentran uno al lado del otro en la rueda de colores. Este esquema consta de un color primario y otros dos ubicados a cada lado de este. También se permite agregar dos tonos adicionales. En este caso, se obtendrá un esquema de cinco colores.

La combinación de colores relacionados no tiene mucho contraste y se verá bastante tranquila incluso con una alta saturación.

Esquema n.º 4: Tríada de colores

Una tríada son tres colores en la rueda que se encuentran equidistantes entre sí. Se puede colocar un triángulo equilátero entre ellos mentalmente. La combinación de estos colores siempre resulta muy brillante y tiene un fuerte contraste.

Si decides probar una combinación de tres colores en la ropa, elige un tono dominante y usa los otros dos como acentos. Esto suavizará el efecto de los tonos y hará que el aspecto sea más armonioso.

Esquema n.º 5: Separación de colores

Este esquema, como los dos anteriores, se basa en el principio de contraste. Para una combinación armoniosa basada en él, hay que elegir un color principal y tomar otros dos tonos que se ubiquen al lado de su tono contrastante.

Esta combinación será muy contrastante, pero menos agresiva que la de colores opuestos.

Esquema n.º 6: Color cuadrado

En el esquema cuadrado se utilizan cuatro colores equidistantes entre sí en la rueda. Esta combinación tiene un alto contraste y brillo, independientemente de la saturación del color. Para que la imagen se vea más armoniosa, es mejor elegir un tono dominante y usar el resto en los detalles.

Esquema n.º 7: Color rectángulo

Este esquema es una variación del anterior, pero ofrece un enfoque más sutil para las opciones de color. Por lo general, aparecen dos tonos dominantes en él, y los otros dos enfatizan su contraste.

Al armar un conjunto de acuerdo con el esquema de color rectángulo, se pueden elegir uno o dos colores primarios y usar el resto como acentos.

Esquema n.º 8: Cualquier color + colores acromáticos

El negro, el blanco y el gris son colores acromáticos. No contienen pigmentos de colores, no tienen temperatura y se combinan fácilmente entre sí y con otros tonos. Para obtener un conjunto elegante, simplemente hay que elegir un color y su tono (por ejemplo, rojo y rosa, azul y cian) y agregar elementos en blanco y negro.

El azul oscuro o el café oscuro también suelen tener un aspecto neutro, por lo que funcionan bien en combinación con otros colores.

Compartir este artículo