Ideas En 5 Minutos
NuevoPopular
Aprende
Crea
Mejora
Ideas En 5 Minutos

Cómo elegir las chanclas

----
274

Cuando hace calor, las chanclas pueden parecer el calzado perfecto. Sin embargo, no todas son buenas para ti, y a veces pueden incluso causar daños en tus pies. En Ideas en 5 minutos queremos explicarte cómo elegir el par adecuado para garantizar el mejor calce y comodidad para tus pies.

1. Encuentra la talla correcta de calzado

A la hora de elegir un nuevo par de chanclas, presta mucho atención a cómo se ajustan a tus pies. Ten en cuenta:

  • Cuando lleves las chanclas puestas, asegúrate de que no sobresalgan tus talones y los dedos. Debe haber al menos medio centímetro entre el borde de tu pie y el de la suela.
  • Además, no deben moverse tanto que te resulte difícil mantenerlos en pie al caminar.
  • Comprueba la comodidad de las chanclas. Los zapatos que no se sienten demasiado bien en los pies pueden rozar la piel y causar heridas y ampollas.

2. Comprueba el soporte del arco

Las chanclas suelen ser más ligeras y flexibles que el calzado normal, y es por eso que a veces les pueden faltar el soporte del arco. Sin embargo, esto es necesario, ya que los soportes del arco del pie ayudan a mantener una buena salud de este. Los zapatos con soporte para el arco están diseñados para sostener los músculos y alejar el peso de la parte delantera del pie.

Las chanclas planas y muy flexibles que se pueden doblar fácilmente por la mitad, probablemente no ofrecen el soporte necesario y pueden ser perjudiciales para los pies. Por lo tanto, es mejor evitarlas.

3. Presta atención al tacón

Para minimizar la tensión en los talones, el tendón de Aquiles y la espalda, se recomienda elegir chanclas que tengan un pequeño tacón en lugar de ser completamente planas. Este tacón o cuña no debe tener más de 2 cm y debe proporcionar una buena amortiguación para aliviar la presión en los pies.

Bono: algunos consejos extra

Lo que hay que hacer:

  • Elige unas chanclas resistentes y de mejor calidad, preferiblemente de cuero, para minimizar el riesgo de ampollas e irritaciones.
  • Dobla ligeramente las chanclas, asegurándote de que pueden doblarse en la parte delantera del pie.
  • Sustituye las chanclas viejas que estén rotas o dañadas.

Lo que hay que evitar:

  • Ignorar la irritación y la incomodidad al llevar chanclas.
  • Trabajar en el jardín con chanclas. En su lugar, utiliza un calzado que te proteja los pies.
  • Practicar deportes con chanclas, ya que corres el riesgo de dañar o torcer el pie o el tobillo.
----
274
Compartir este artículo