8 Consejos para reparar el cabello dañado

Existen múltiples factores que pueden dañar el cabello dejándolo seco, frágil y quebradizo, como el uso excesivo de productos químicos y la exposición al sol. Afortunadamente, este problema se puede solucionar utilizando ingredientes naturales y tomando algunas medidas en tu rutina capilar.

Ideas en 5 minutos ha recopilado 8 consejos para reparar tu cabello, siempre y cuando el daño no esté originado por condiciones médicas, como falta de vitaminas y desórdenes hormonales.

1. Utiliza aceite de jojoba

El aceite de jojoba puede ser eficaz en rehidratar y fortalecer el cabello dañado. Este ingrediente se suele encontrar en champús y acondicionadores, pero si no es el caso, puedes hacerlo tú mismo añadiendo 3 a 5 gotas antes de su uso.

Otra alternativa es aplicarlo directamente en tu pelo y cuero cabelludo siguiendo estos pasos:

  1. Calienta 1 cucharada de aceite de jojoba para cabello corto, o 2 cucharadas para cabello largo, en un microondas o en una olla pequeña.
  2. Aplica desde la raíz hasta las puntas de manera uniforme y deja reposar por 20 minutos.
  3. Lava el cabello con champú y acondicionador, y enjuaga.
  4. Si sufres de resequedad en tu cuero cabelludo o si tienes caspa, aplica solo 1 a 2 gotas directamente en la piel.

2. Prueba una máscara de huevo y limón

La clara de huevo contiene una variedad de nutrientes beneficiosos, como proteínas y aminoácidos. A la vez, el limón puede ser bueno para tratar la resequedad en el cuero cabelludo y para lucir un cabello más brillante.

Prepara una máscara con ambos ingredientes a través del siguiente procedimiento:

  1. Mezcla 1 clara de huevo y la mitad de un limón mediano hasta integrar completamente.
  2. Aplica sobre tu cabello de manera uniforme.
  3. Cubre con una gorra de baño y espera 30 minutos.
  4. Retira la máscara utilizando un champú suave. Utiliza regularmente para obtener mejores resultados.

3. Haz un enjuague con vinagre de manzana

El vinagre de manzana ayuda a manejar el pelo quebradizo, rebelde y opaco, ya que su acidez puede ser beneficiosa al balancear el pH de la piel. A la vez, es rico en vitaminas C y B, las que fomentan la salud del cabello.

Para utilizar este ingrediente natural:

  1. Mezcla 2 cucharadas de vinagre de manzana1 litro de agua.
  2. Después de lavar con champú y acondicionador, aplica de manera uniforme sobre tu cabello, masajeando el cuero cabelludo.
  3. Deja actuar por 2 minutos y enjuaga completamente.
  4. Lleva a cabo este procedimiento dos veces por semana para mejores resultados. Si el aroma del vinagre te resulta muy fuerte, puedes agregar un par de gotas de aceite esencial a la mezcla.

4. Baja la temperatura del agua y en herramientas capilares

Si tu cabello luce seco y quebradizo, es importante que evites el lavado con agua muy caliente. Las altas temperaturas son capaces de remover los aceites naturales que se encuentran en las fibras capilares, empeorando esta condición.

A la vez, se recomienda que bajes la temperatura en accesorios como planchas, rizadores o secadores de pelo al utilizarlos. Si tu cabello está demasiado dañado, puede ser beneficioso dejar de usar estas herramientas hasta que notes una mejoría.

5. Usa una máscara de papaya

La vitamina A presente en la papaya puede tener efectos beneficiosos en el cabello, como nutrirlo, fortalecerlo y protegerlo.

Prepara una máscara con este ingrediente natural siguiendo estos sencillos pasos:

  1. Licúa 1/2 papaya, 1/2 taza de aceite de coco1 cucharada de miel.
  2. Aplica la mezcla en tu cabello húmedo y deja actuar por 30 a 40 minutos.
  3. Finalmente, lava con champú y acondicionador como de costumbre.

Para mejores resultados, integra este tratamiento dos veces por semana a tu rutina si tu cabello está muy dañado.

6. Utiliza los productos adecuados

Mientras tu pelo luzca dañado, prefiere champús libres de sulfato, que contengan ingredientes naturales y que hayan sido formulados para tratar esta condición del cabello. También se recomienda enjuagarlo con agua fría, ya que esta puede ayudar a cerrar las cutículas.

Puedes probar un champú en seco para evitar el lavado demasiado frecuente.

7. Aplica una capa de gelatina sin sabor

La gelatina sin sabor contiene una gran cantidad de proteína, siendo muy beneficiosa para cabellos dañados. Su textura permite recubrir las hebras y humectarlas.

Para utilizarla, sigue estos pasos:

  1. Mezcla 1 cucharada de gelatina en polvo con 1 taza de agua tibia. Deja reposar por 5 minutos para que cuaje parcialmente.
  2. Añade 1 cucharadita de vinagre de manzana, y 6 gotas de aceite esencial, ya sea de jazmín, lavanda, salvia o romero. Revuelve hasta integrar todo.
  3. Aplica la mezcla sobre el cabello limpio. Deja actuar por 10 minutos.
  4. Enjuaga con agua tibia. Utiliza una vez por semana para mejores resultados.

8. Prepara una mascarilla de miel y aceite de oliva

La miel posee propiedades naturales como hidratar y fortalecer el cabello, por lo que puede ser muy beneficiosa en su restauración. A la vez, el aceite de oliva también puede actuar como un ingrediente humectante.

Utilízalos como tratamiento siguiendo estos pasos:

  1. Mezcla 1/2 taza de miel líquida con 1/4 taza de aceite de oliva.
  2. Lava tu cabello y luego aplica la preparación, desde la raíz hasta las puntas, mientras aún esté húmedo. Deja actuar por 15 a 20 minutos.
  3. Enjuaga con agua tibia.

Recurre a este procedimiento una vez al mes para mantener tu cabello humectado, o con mayor frecuencia si es necesario.

Compartir este artículo