Cómo deshacerse de la hinchazón y las ojeras debajo de los ojos

La hinchazón y las ojeras debajo de los ojos no son fáciles de ocultar con maquillaje común. Pero existen procedimientos caseros que tratan eficazmente este problema estético en cuestión de minutos. Para algunos, serán una salvación los parches caseros para los ojos; para otros, bastará con un simple masaje.

Ideas en 5 minutos comparte contigo trucos que pueden ayudarte a deshacerte de las ojeras y de las bolsas debajo de los ojos en poco tiempo con la ayuda de productos que la mayoría de las personas tienen en casa.

Parches para los ojos de gelatina, hierbas y aceite

Vierte 100 ml de gelatina comestible diluida en un bol. Agrega un poco de mentaperejil picados, y unas gotas de aceite de almendras o de coco. Remueve bien y vierte sobre un papel de horno. Luego coloca otra hoja de papel de horno encima, presiona un poco y deja reposar de 15 a 20 minutos para que la gelatina cuaje.

Retira la hoja de papel superior y con un cuchillo corta con cuidado dos semicírculos de la base resultante para que cubran uniformemente la zona debajo de los ojos. Guarda las sobras en el refrigerador no más de 3 o 4 días.

Aplica los parches caseros en la zona debajo de los ojos y déjalos reposar durante 15 minutos. Luego retira con un pañuelo de papel.

Los parches uniforman el color del cutis, haciendo que las ojeras debajo de los ojos sean menos visibles, y también eliminan la hinchazón.

Hielo de banana y pepino

Ralla el pepino con la cáscara con un rallador mediano. Agrega la pulpa de la mitad de una banana. Aplasta todo con un tenedor y revuelve para obtener una masa homogénea. Coloca la mezcla en bandejas para cubitos de hielo y llévalas al congelador de 3 a 4 horas.

Saca el hielo resultante, coloca un cubo en la zona problemática y muévelo lentamente en círculos.

Este tratamiento le dará un aspecto fresco y saludable a la delicada piel del contorno de los ojos.

Masaje facial

Presiona con los dedos de la mano izquierda el párpado superior (fijo) derecho, en el lugar donde termina la ceja. Tira ligeramente de la piel hacia las sienes y luego inclina la cabeza hacia el hombro izquierdo, tirando de la piel hacia arriba y hacia atrás al mismo tiempo. Mantén esta posición durante un par de segundos. Haz este ejercicio varias veces, luego repite con el párpado opuesto.

Parches de aloe para los ojos

Toma una hoja grande de aloe y córtala en trozos. Con unas tijeras de manicura, retira con cuidado la piel dura para que quede la pulpa de la planta.

Usa la pulpa de aloe vera como parche para los ojos. Si las ojeras son un problema constante, intenta usar estos parches no por la mañana, sino por la noche: aplícalos a la hora de acostarte de 10 a 15 minutos y luego simplemente limpia tu cara con un hisopo de algodón.

Compartir este artículo