Cómo elegir la mascarilla facial adecuada

No todas las mascarillas faciales son iguales, y la elección depende de tu tipo de cutis y de los objetivos que quieras alcanzar. Ideas en 5 minutos tiene algunos consejos para que puedas escoger la mascarilla facial adecuada según tu tipo de piel. Recuerda siempre consultar con un especialista.

Nota: Antes de colocarte cualquier mascarilla facial, debes conocer tu tipo de cutis para poder elegir los productos que contienen los ingredientes correctos. Aquí puedes ver cuáles son los tipos de piel:

  • Grasa: La piel se ve grasosa y brillante, especialmente alrededor de la nariz y la frente. También es propensa a tener poros dilatados, espinillas y puntos negros.
  • Seca: Tu piel se siente tirante o seca. También puedes experimentar descamación, picazón o agrietamiento.
  • Mixta: Tienes la frente, la nariz y el mentón grasos y las mejillas y la mandíbula secas.
  • Sensible: Este tipo de cutis reacciona negativamente a los estímulos externos. Las personas con este tipo de piel pueden notar que los productos provocan picazón o una sensación de ardor al aplicarlos.
  • Normal: Tu piel está equilibrada y uniformemente hidratada.

1. Piel grasa

Cuando tienes la piel grasa, debes buscar mascarillas que ayuden a limpiar los poros y a controlar el exceso de oleosidad. Las mascarillas con ingredientes como arcilla y carbón son realmente buenas. Busca mascarillas que contengan exfoliantes suaves, como el ácido salicílico.

2. Piel seca

Si tienes el cutis seco, debes buscar mascarillas humectantes o hidratantes. Deben tener texturas ricas y cremosas que ayuden a la piel a reponer su hidratación. También son recomendables las que contienen aceites vegetales cargados de antioxidantes y lípidos esenciales.

3. Piel mixta

Cuando tienes piel mixta, es mejor utilizar una técnica llamada multitarea, que es la aplicación de dos mascarillas al mismo tiempo.
Usa mascarillas humectantes en las mejillas y la mandíbula junto con mascarillas con ingredientes para el control de la grasa, como arcilla de caolín y ácido salicílico, en la frente, la nariz y el mentón.
También puedes colocarte mascarillas con exfoliantes suaves, como el ácido glicólico y el ácido láctico, en todo el rostro.

4. Piel sensible

Si tu piel es sensible, busca mascarillas calmantes que contengan ingredientes como el aloe vera. Evita el uso de mascarillas con ingredientes agresivos, como alcohol y ácidos.

5. Piel normal

Este es el mejor tipo de cutis que podrías tener. Cuando tienes una piel normal, puedes usar cualquier tipo de mascarilla, ya sea arcilla, gel, crema, etc. Se recomienda usar mascarillas faciales que contengan antioxidantes, como las vitaminas C y E, si quieres lucir un resplandor saludable. También puedes usar mascarillas con exfoliantes suaves, como enzimas de frutas, para mantener a raya las células muertas de la piel.

Compartir este artículo