Cómo hacer tu delineado según la forma de tus ojos

Cómo hacer tu delineado según la forma de tus ojos

Además de usar los colores adecuados y mantener las manos firmes, la aplicación correcta del delineador también puede depender de la ubicación, el ancho y otras características de tus ojos. Conocer estos detalles te ayudará a elegir los productos adecuados y a trazar las líneas perfectas para realzar la belleza de tu mirada.

En Ideas en 5 minutos te mostraremos diferentes formas de ojos y los pasos para conseguir el look más favorecedor para cada tipo.

1. Ojos almendrados

Este tipo de forma es más ancho que otros. Una persona con ojos almendrados tiene un pliegue visible en los párpados, los cuales son, por lo general, pequeños. El iris toca los párpados superior e inferior, y las puntas de los ojos son bastante puntiagudas en ambos lados.

Los ojos almendrados son adecuados para casi cualquier estilo de delineador de ojos. Sin embargo, puedes usar uno líquido o suave y, si lo deseas, puedes difuminarlo hacia arriba y hacia abajo para conseguir una apariencia más intensa.

Cómo hacerlo:

  1. Dibuja una línea fina desde la esquina interior hasta la exterior, engrosándola ligeramente al final.
  2. Agrega un ala trazando 2 líneas separadas hacia arriba desde la esquina exterior, como si estuvieras dibujando un triángulo.
  3. Rellena la forma y une ambas secciones dibujando una línea delgada entre ellas.
  4. Repite los mismos pasos en el otro ojo y aplica rímel para terminar.

Nota: Si tienes esta forma, evita pasar delineador de ojos de color oscuro a lo largo de la línea de agua. Hacerlo puede hacer que tus ojos se vean más pequeños.

2. Ojos redondos

Los pliegues son muy notableslos blancos superiores e inferiores son visibles. Los ojos parecen ser más circulares y prominentes, y no se estrechan en las esquinas externas e internas.

Los ojos redondos no son tan anchos como los almendrados. Por lo tanto, la idea es llamar la atención sobre el área exterior alargándola hacia el final de las cejas.

Cómo hacerlo:

  1. Traza una línea delgada en el borde del párpado superior, dejando un pequeño espacio en la esquina interior.
  2. Agrega un ala trazando 2 líneas separadas desde la esquina exterior, como si estuvieras dibujando un triángulo.
  3. Rellena la forma y dibuja una línea fina en la línea de agua, dejando el mismo espacio en la esquina interior que antes. Asegúrate de que la línea se una al ala.
  4. Repite estos pasos en el otro ojo y aplica rímel en las pestañas superiores e inferiores para terminar tu look.

3. Ojos monólidos

No tienen mucho pliegue, lo que hace que el párpado superior se vea plano. Son un rasgo común de las personas de Asia Oriental. Sin embargo, también pueden encontrarse en otras regiones.

Para los ojos monólidos, el objetivo es hacer que las cuencas se vean más definidas y profundas utilizando un lápiz delineador suave desde el principio.

Cómo hacerlo:

  1. Traza una línea gruesa con alas en la línea de las pestañas superiores y otra en la línea de agua desde casi el centro del ojo.
  2. Con uno de tus dedos o un pincel, difumina el delineador de ojos para crear una apariencia ahumada.
  3. Vuelve a alinear el borde del párpado superior y dibuja una nueva ala con un delineador de ojos líquido. Si lo deseas, traza una línea donde estaría el pliegue con un lápiz marrón suave y difumínala hacia arriba.
  4. Termina tu maquillaje con un poco de rímel.

Nota: Para obtener mejores resultados, elige productos que sean fáciles de mezclar. Esto hará que parezca que la primera capa se ha desvanecido en la segunda.

4. Ojos encapotados

Hay una “capucha” o una capa adicional de piel en el área superior, lo que hace que los párpados se vean más pequeños. Además, el pliegue está oculto o es menos visible que en otras formas.

En este caso, la idea es que los ojos se vean más abiertos. Puedes lograr esto aplicando delineador en la línea de agua superior en lugar de hacerlo en el párpado.

Cómo hacerlo:

  1. Levanta el párpado superior y dibuja una línea a lo largo de la línea de agua, desde la esquina exterior hasta la interior. Mueve el lápiz de un lado a otro si es necesario para obtener una apariencia más intensa.
  2. Aplica una sombra de color crema o iluminadora en el área del conducto lagrimal y difumina.
  3. Repite estos pasos en el otro ojo, riza tus pestañas y termina el look aplicando un poco de rímel.

Nota: Para obtener mejores resultados, opta por un delineador de secado rápido con una punta de precisión. Esto te dará más control y evitará que el color se transfiera a la línea de agua inferior.

5. Ojos cercanos

Esto tiene que ver con la ubicación de los ojos más que con su forma. Hay un espacio estrecho entre ellos, lo que deja más espacio desde las esquinas exteriores hasta las sienes.

Aquí, el objetivo es enfatizar las esquinas exteriores para que los ojos parezcan más alargados, lo que también les dará más ancho.

Cómo hacerlo:

  1. Dibuja una línea delgada en la línea de las pestañas superiores, dejando un espacio en la esquina interior. Luego dibuja un ala para alargar el ojo y rellénala con delineador.
  2. Agrega una sombra de color crema o iluminadora en el área del conducto lagrimal y mezcla.
  3. Repite estos pasos en el otro ojo y aplica rímel para terminar.

Nota: Evita los tonos oscuros en el área del conducto lagrimal porque pueden hacer que tus ojos se vean más pequeños.

6. Ojos separados

Son exactamente lo opuesto a los cercanos. La distancia entre ellos mantiene los ojos más separados, dejando un espacio de más de un ancho de ojo en el medio.

El objetivo con los ojos muy separados es dar la ilusión de que están más juntos. Puedes lograr esto usando un delineador oscuro en todo el borde.

Cómo hacerlo:

  1. Dibuja una línea del mismo grosor desde la esquina exterior hasta la interior. Luego traza un ala pequeña en el lado externo del ojo con la punta ligeramente hacia arriba.
  2. Si lo deseas, puedes difuminar un poco el delineador de ojos para obtener una apariencia más suave.
  3. Repite el procedimiento en el otro ojo y aplica rímel para terminar el look. Asegúrate de concentrarte en las pestañas internas.
Compartir este artículo