Cómo remover uñas acrílicas en casa sin dañar tus uñas naturales

Muchas de nosotras recurrimos a llevar uñas acrílicas con la intención de agregar un detalle colorido y llamativo a nuestras manos. Luego de algunas semanas tenemos que retirarlas, pero si no es posible acudir a un profesional, podemos hacerlo en casa.

Ideas en 5 minutos te mostrará algunos métodos para quitarte uñas acrílicas en casa sin estropear tus uñas naturales, empleando materiales que seguramente tienes en tu baño y tu cocina.

Método 1: Con acetona

Necesitarás:

  • Acetona (aprox. 200 ml.)
  • 10 bolas de algodón
  • 10 tiras de papel de aluminio
  • Cortaúñas
  • Lima de uñas
  • Pulidor de uñas
  • Loción humectante

Instrucciones

1. Con la ayuda de un cortaúñas, corta las uñas de acrílico lo más que puedas. Si son muy gruesas y te es difícil cortarlas, utiliza una lima y líjalas hasta dejarlas muy chicas.

2. Luego, con un bloque pulidor de uñas, remueve la pintura y elimina el acrílico. Asegúrate de limar toda la superficie de las uñas postizas. Procura no dañar las naturales mientras lo haces.

3. Vierte acetona en un recipiente pequeño y remoja las bolas de algodón. Es importante que tengas en cuenta que este líquido es inflamable, por lo que debes evitar colocarlo cerca de aparatos eléctricos.

4. Coloca una bola de algodón húmeda sobre cada una de las puntas de tus dedos y envuélvelas con papel de aluminio. Deja que tus uñas se remojen en la acetona por al menos 20 minutos.

5. Retira el papel de aluminio con las bolas de algodón. Las uñas acrílicas deberán desprenderse al jalarlas ligeramente. También puedes emplear un empujador de cutículas o un palillo de madera para empujarlas delicadamente. En caso de que las uñas continúen firmemente pegadas, repite el proceso por otros 20 minutos.

6. Para finalizar, lava bien tus manos y huméctalas con crema o loción hidratante. La acetona podría irritar o secar tu piel. Además, para restaurar y mantener tus uñas sanas y fuertes, añade una capa de fortalecedor sobre cada una de ellas.

Método 2: Sin acetona

Necesitarás:

  • Opción 1: Agua tibia + empujador de cutículas
  • Opción 2: Aceite para cutículas + bolas de algodón + empujador de cutículas

Instrucciones

Recorta tus uñas acrílicas, cortándolas o limándolas hasta que queden lo más cortas posibles.

  • Opción 1: Vierte agua tibia en un recipiente y sumerge las uñas durante 20 minutos. Trata de moverlas delicadamente mientras están en el líquido para que este penetre poco a poco y se vayan soltando. Si el líquido se enfría, vierte un poco más de agua caliente.
  • Opción 2: Humedece bolas de algodón con aceite para cutículas y colócalas sobre las uñas acrílicas. Puedes envolver las puntas de tus dedos con papel de aluminio o cinta adhesiva para que el algodón no se mueva. Permite que el método actúe por varios minutos.
  • Luego del tiempo en remojo, en agua tibia o con aceite para cutículas, retira las uñas acrílicas utilizando el empujador de cutículas en sus bordes. Si aún permanecen fijas, repite el paso anterior hasta que el pegamento se ablande.
  • Al remover las uñas acrílicas, es recomendable que laves tus manos para eliminar todo residuo de pegamento sobre tus uñas. Luego aplícate loción humectante.
  • Es importante realizar tu rutina habitual de cuidado e hidratación porque es posible que tus uñas naturales se vean secas y poco saludables luego de retirar las postizas.
Compartir este artículo