Cómo secar el cabello: 3 maneras correctas

Secar tu cabello puede parecer fácil, pero una técnica inadecuada puede dañarlo y arruinar tu peinado. Hay 3 formas básicas de hacerlo bien, Ideas en 5 minutos está listo para darte algunos consejos sobre cómo hacer que tu cabello luzca voluminoso y suave sin esforzarte demasiado.

Método 1: secado con un secador

Lo que necesitarás:

  • un secador de pelo con boquilla

Nota: también puedes intentar usar un difusor, especialmente si tienes el pelo rizado.

  • un cepillo redondo
  • productos de peinado y protección contra el calor de tu elección
  • productos de acabado como aceite, suero o laca para el cabello
  • pinzas de cabello

Paso 1: semiseca el cabello sin secador y aplica los productos de protección térmica y de estilismo

  • Para obtener mejores resultados, debes dejar que tu cabello se seque solo hasta que esté entre un 50 % y un 80 % seco.

Paso 2: divide tu cabello y asegúralo con pinzas para el cabello

  • Divide tu cabello en 4 o 5 partes más o menos iguales. Empieza a secarlo en cada sección, empezando por las capas inferiores de cabello hasta las capas superiores.

Paso 3: toma un secador de pelo y prepárate para empezar a secar tu cabello

  • Toma un mechón de cabello que no sea más ancho que tu cepillo y enróllalo alrededor de la herramienta. Es importante sostener el cepillo en la mano dominante para controlar mejor el proceso. Asegúrate de que tu cabello esté desenredado. Si no, cepíllalo suavemente antes de comenzar a secarlo.
  • Establece la temperatura adecuada en el secador de pelo: el calor alto es perfecto para crear la forma de tu peinado, el calor medio es bueno para secar previamente tu cabello si no tienes tiempo para dejar que se seque solo, y el aire frío es mejor para asegurar el peinado deseado.

Paso 4: empieza a secar el cabello

  • Seca cada sección de cabello, separándola en mechones y pasando de las capas inferiores del cabello a las superiores. No olvides colocar una boquilla en tu secador de pelo.
  • Comienza secando las raíces de tu cabello y luego pasa a las puntas. Mantén tu secador de pelo paralelo al cepillo. Asegúrate de no posicionar el secador de pelo demasiado cerca del cabello para evitar quemar tu cuero cabelludo y no dañar las cutículas del cabello.
  • Sigue secando cada mechón de cabello hasta que esté completamente seco. De lo contrario, perderá su volumen mientras secas otros mechones.

Nota: si tienes el cabello rizado o quieres probar otra técnica, usa un difusor en lugar de una boquilla. En este caso, no necesitarás un cepillo para secar tu cabello. Simplemente voltea tu cabello de lado a lado, secándolo con un difusor.

Paso 5: cuando hayas terminado, enfría tu cabello con aire frío y aplica un producto de acabado

  • El aire frío ayudará a suavizar el cabello y evitará el encrespamiento.
  • Aplica un aceite para el cabello, un poco de suero, laca para el cabello o cualquier otro producto de tu elección que se adapte a tu tipo de cabello.

Método 2: secado al aire

Lo que necesitarás:

  • una toalla de microfibra (preferiblemente)
  • un peine de dientes anchos
  • productos para el cabello de tu elección
  • pinzas de cabello

Paso 1: prepara tu cabello para secarlo al aire

  • Asegúrate de mantener tu cabello hidratado y usa productos para el cabello que se adapten a tu tipo de pelo. De esta forma, evitarás el encrespamiento y conseguirás que tu cabello luzca suave.
  • Cuando salgas de la ducha, envuelve tu cabello con una toalla de microfibra para eliminar el exceso de agua. Es mejor usar una toalla de microfibra porque no reseca el cabello tanto como lo hace una toalla de algodón normal.
  • Asegúrate de que tu cabello no esté enredado, pero no lo cepilles con demasiada fuerza, especialmente si tienes el cabello rizado. Es mejor usar los dedos o un peine de dientes anchos.

Paso 2: elige un peinado y aplica productos de peinado adecuados

  • Puedes usar acondicionadores humectantes sin enjuague, sueros texturizantes, lacas para el cabello y otros productos de tu elección para agregar volumen a tu cabello y hacerlo más texturizado e hidratado.

Paso 3: coloca tu cabello de tal manera que ayude a crear la forma y textura deseadas

  • Por ejemplo, si tienes el cabello lacio y quieres agregar más volumen, puedes crear varias trenzas sueltas y tu cabello estará ondulado cuando esté seco. Para el cabello rizado, puedes enrollar el cabello para obtener un rizo más definido.

Paso 4: deja que tu cabello se seque y disfruta del resultado

  • Es mejor no tocar el cabello mientras lo estás secando al aire para evitar que pierda su forma. Esta regla es especialmente cierta para las personas con cabello lacio.
  • Cuando hayas terminado, peina suavemente tu cabello y asegúralo con una laca de acabado si lo deseas.

Método 3: secado con una toalla

Lo que necesitarás:

  • una toalla de microfibra (preferiblemente)
  • productos para el cabello de tu elección
  • un peine de dientes anchos

Advertencia: debes tener cuidado al secarte el cabello con una toalla

Ten en cuenta que tu cabello es muy frágil cuando está mojado porque sus cutículas se humedecen, se hinchan y el cabello en sí se estira. Por eso hay que tener mucho cuidado al utilizar este método para evitar dañar tu pelo:

  • Hidrata y acondiciona tu cabello antes de secarlo para mantener más humedad en el interior de las cutículas.
  • Usa una toalla de microfibra en lugar de una de algodón. Absorberá mejor la humedad y es menos dañino para el pelo.
  • Recuerda que el cabello mojado es muy frágil, así que no lo tuerces ni lo aprietes con demasiada fuerza mientras está húmedo.
  • No ates el turbante con demasiada fuerza.
  • No esperes que tu cabello esté 100 % seco cuando te quites la toalla. Probablemente tendrás que secar al aire o secar con secador algunos mechones para que todo esté completamente seco.

Paso 1: elimina el exceso de agua de tu cabello y desenrédalo

  • Seca suavemente el cabello con una toalla sin agarrarlo ni apretarlo demasiado.
  • Desenreda tu cabello con un peine de dientes anchos o con los dedos. No te saltes este paso, de lo contrario, será difícil cepillar tu cabello cuando esté seco. Pero recuerda que el cabello mojado es muy frágil y propenso a dañarse, así que sé suave y no exageres.
  • Puedes aplicar los productos para el cabello de tu elección en este paso.

Paso 2: envuelve tu cabello en una toalla y haz un turbante

  • Mueve tu cabello hacia adelante y cúbrelo con una toalla para que tu cabeza quede ubicada en el centro. La tela extra de la toalla que cuelga a los lados debe tener la misma longitud que tu pelo.
  • Junta los lados de la toalla y gíralos. Sigue girando hasta llegar a sus extremos. Asegúrate de que en este punto, la toalla cubra bien tu cabeza.
  • Tira de la parte retorcida de la toalla hacia atrás y engancha su extremo debajo de la toalla en la parte posterior de tu cabeza.

Paso 3: espera a que tu cabello se seque y retira la toalla

  • Si la toalla se mojó demasiado, reemplázala por una nueva para secar el cabello más rápido. Tendrás que esperar entre 30 y 60 minutos para que tu cabello se seque dependiendo del tipo de cabello que tengas.
  • Cuando termines, tu cabello debería estar casi completamente seco, pero es posible que debas terminar de secarlo un poco más al aire.
Compartir este artículo