7 Formas económicas y fáciles de aportar nutrientes a tus plantas

Las plantas, cada vez más, son elementos importantes de nuestra vida y de la decoración de nuestro hogar u oficina. De todos tipos y tamaños, las plantas son capaces de alegrar nuestro día y de dar un toque de belleza y equilibrio a los espacios que habitamos, sin embargo, no basta con regarlas, sino que requieren una serie de cuidados para estar saludables.

Ideas en 5 minutos te comparte algunas ideas para fertilizar tus plantas de manera natural y aportarles los nutrientes que requieren.

1. Té de plátano

Una forma de aportar nutrientes a tus plantas y que se mantengan saludables es regarlas con té de plátano. Esto funciona particularmente para las suculentas en etapa de floración y la receta es muy sencilla: debes cortar cáscaras de plátano en trozos, hervir un litro de agua y cuando ya esté hirviendo es momento de agregar las cascaras y dejar así por 15 minutos.

Finalmente, licúa la mezcla y agrega dos litros más de agua. El agua que haya resultado de la preparación te servirá para regar tus plantas.

2. Recortes de hierba

Cuando tenemos un jardín y cortamos el pasto, muchas veces creemos que toda esa hierba no tiene ninguna utilidad, sin embargo esos recortes se pueden reciclar y usarse para aportar nutrientes al suelo. Si no tienes una podadora especial, no te preocupes. Lo único que tienes que hacer es esparcir de manera uniforme el pasto recortado sobre el suelo que quieras fertilizar.

3. Café

El café es una bebida muy popular debido a su delicioso sabor y también a la enorme cantidad de beneficios que aporta a la salud. Y las ventajas de este producto no se limitan al consumo humano sino que también pueden brindar nutrientes a nuestras plantas. La forma más sencilla de abonar nuestras plantas con café es dejar secar los restos del café que preparamos, y una vez que estén secos, esparcirlos sobre la tierra de nuestras macetas o nuestro jardín.

4. Cáscaras de huevo

El huevo es un alimento que ofrece diversas posibilidades y puede usarse en infinidad de platillos, e incluso la cáscara puede ser útil en el hogar. El cascarón de huevo es una forma de aportar nutrientes a las plantas, basta con molerlo y mezclarlo con la tierra. Verás cómo tus plantas se ven como nuevas. Además, poner cáscaras de huevo esparcidas en tu jardín puede ayudarte a alejar a algunos insectos indeseables.

5. Composta

La composta es una especie de sustrato que se hace a partir de restos orgánicos, como cáscaras de fruta, semillas, etcétera, que después de un proceso de descomposición sirven como abono para plantas y cultivos. Esto puedes realizarlo en casa con residuos de frutas, verduras, café, papel y hojas secas. Cuando tengas el sustrato, mézclalo con tu tierra habitual y con el tiempo notarás cómo tus plantas se encuentran mucho mejor.

6. Restos de nódulos de kéfir

Los nódulos de kéfir (o búlgaros) son una masa biótica que combina bacterias probióticas, levaduras, lípidos y proteínas, y que son muy recomendables para el consumo como alimento. Sin embargo, por su naturaleza, se reproducen rápidamente, por lo que siempre hay que desechar algunos de ellos. Pero, en lugar de tirarlos a la basura, pueden aprovecharse en el jardín o en las plantas, como fertilizante natural. Sus microbios buenos son efectivos para reconstruir el suelo, lo que aumenta la resistencia de las plantas a las plagas.

7. Cenizas de madera

La ceniza de madera suele ser muy efectiva para fertilizar el suelo y las plantas, sobre todo al inicio de la primavera. La ceniza tiene un pH alcalino y puede corregir suelos muy ácidos. Por ejemplo, para las suculentas.

Compartir este artículo