Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo cuidar de un bonsái

El bonsái es un arte que ayuda a plantar una minirréplica exacta de un verdadero árbol. Este efecto se logra al controlar el sistema de raíces, e incluso un jardinero principiante puede hacerlo. Lo mejor es tomar una planta de un semillero, porque la semilla tardará años en germinar. Pero en cualquier caso, incluso el árbol más hermoso puede marchitarse si no se le da el debido cuidado.

Ideas en 5 minutos te ayudará a cultivar réplicas de árboles en miniatura para todos los gustos.

Ubicación del bonsái

Presta atención de inmediato a qué especie pertenece el árbol:

  • Interior: olmo chino, ficus, Crassula, carmona, entre otros. Es mejor poner la planta en un sitio soleado, en un lugar donde se mantenga a una temperatura constante. Presta atención, ya que algunos árboles necesitan más luz que otros.

  • Exterior: arce, enebro, pino, abeto, entre otros. Tales tipos de bonsái requieren estar en el exterior y en la luz solar durante medio día como mínimo. Además, recuerda que el árbol debe estar protegido del viento. De igual manera, hay que cuidarlo para que las plagas no lo dañen. Por lo tanto, es mejor ponerlo en algún lugar alto.

Riego

Es difícil dar instrucciones claras para el riego, ya que depende de muchos factores: tipo de árbol, tamaño de la maceta, temporada, tierra, entre otros. Sin embargo, basándote en algunas recomendaciones, puedes modificar el riego y organizarlo para que tu planta florezca ante tus ojos:

  • Riega si la tierra está seca. En este caso, es importante no llenar la planta demasiado con agua. Verifica el estado de la tierra con tu dedo. Con el paso del tiempo, podrás determinar todo a simple vista.

  • Evita un horario de riego estricto. En este caso, no funcionará el esquema de riego de las plantas que son fáciles de cuidar. Observa tu árbol y anota cuándo necesita agua. Esto te ayudará a comprender mejor sus necesidades.

  • Presta atención a la tierra. Si no puedes regar el árbol con frecuencia, usa una mezcla que retenga la humedad. En otros casos, es mejor usar composiciones del siguiente tipo: akadama, arlita y tierra orgánica (proporción 1/2, 1/4, 1/4).

  • Riega hasta que el cepellón absorba todo. El agua debe salir por los orificios. Posiblemente, después tengas que volver a regar la planta. Esto es importante, ya que todas las raíces deben estar húmedas.

  • Utiliza una regadera que tenga una boquilla con agujeros pequeños. Cuida que la tierra no se disuelva.

Formación de la corona

Como opción, puedes elegir el estilo decorativo del árbol. Esto te ayudará a tener una idea precisa de cómo debería verse al final para poder modificar el cuidado de su corona.

  1. Hokidachi es un estilo de escoba. El tronco es recto, se divide en pequeñas ramas que van hacia la parte superior y se dirigen en diferentes direcciones. Este estilo es adecuado para especies que no son coníferas.

  2. Chokkan es un estilo vertical. El tronco se hace más estrecho hacia la parte superior. Las ramas están ubicadas a lo largo de todo el tronco a una distancia de 1/4 de su tamaño. Esta forma se considera la más popular, ya que a menudo puede encontrarse en la naturaleza, lo que hace que el bonsái luzca más natural.

  3. Moyogi es un estilo vertical informal. Similar al anterior, pero aquí el tronco se parece a la letra “S”. Cada pliegue posee una rama.

  4. Shakan es un estilo inclinado. El tronco está ladeado. La rama inicial crece por el lado opuesto a la inclinación. El árbol parece estar inclinado por los fuertes vientos o saliendo hacia la luz al estar en la sombra.

  5. Kengai es un estilo de cascada. El tronco está doblado hacia abajo y las ramas son horizontales. Este bonsái es particularmente difícil de realizar debido a que el tipo de árbol debe ir en sentido contrario al crecimiento natural.

  6. Bunjingi es un estilo bohemio. El tronco es largo y la vegetación se encuentra solo en la parte superior. Este tipo de árboles pueden encontrarse en lugares donde hay mucha competencia entre plantas y solo puede sobrevivir con la condición de crecer lo más alto posible, llegando al sol.

Existen otros estilos, hay demasiados. Sin embargo, recuerda que el arte del bonsái principalmente requiere un enfoque creativo y revelar el talento de un verdadero “bonsaista”.

La formación de las ramas y los troncos se realiza con ayuda de alambre de aluminio o de cobre. Envuélvelo alrededor de la rama deseada y dirígela hacia donde debería crecer. Esto puede realizarse en cualquier época del año. Pero cuida que no comiencen a crecer en la corteza. En cuanto lo notes, córtalas inmediatamente.

La poda se realiza en primavera o en verano, aunque depende del tipo de árbol seleccionado. Puedes elegir pinzas cóncavas como herramienta, así obtendrás cortes con bordes más profundos y la planta crecerá más rápido. Corta las ramas demasiado largas y las que crecen a la misma altura (es mejor dejar solo una). También tienes que deshacerte de las ramas con curvas poco naturales y de aquellas que hayan crecido mucho en la parte superior del tronco.

Trasplante

El trasplante no solo ayuda a fortalecer el bonsái, sino también contribuye a su crecimiento y a su salud. El trasplante de árboles de crecimiento rápido debe llevarse a cabo en un tiempo promedio de 2 años, y algunas veces incluso cada año. Cuanto más viejo sea el bonsái, con menos frecuencia necesitará de una maceta nueva: una vez cada 3 o 5 años.

Para averiguar el tiempo adecuado para trasplantar, todos los años, a principios de la primavera, revisa las raíces sacando el árbol de la maceta:

  • Si no sobresalen del cepellón, puedes esperar otro año.

  • Si comienzan a enredarse en la base de la maceta, entonces el árbol requiere un trasplante.

Uso de fertilizantes

En condiciones normales, los árboles se alimentan gracias a las raíces extendidas que penetran profundamente en la tierra. El bonsái también necesita alimentación, y tu trabajo es proporcionársela. Hay tres componentes que son importantes en un fertilizante, y su proporción depende del tipo de árbol:

  • El nitrógeno es responsable del crecimiento de hojas y ramas.

  • El fósforo ayuda a fortalecer las raíces.

  • El potasio ayuda al árbol a dar frutos y a florecer.

Los fertilizantes pueden ser líquidos y sólidos. No importa qué tipo elijas, puedes comprarlos en tiendas en línea especializadas. Este se considera un buen enfoque para que puedas elegir una mezcla con la proporción adecuada de los componentes principales para tu árbol. Cuando uses fertilizante, sigue las instrucciones del envase.

Puedes abonar la tierra durante todo el año, especialmente si se trata de plantas de interior. Debes prestar más atención a esto durante la temporada de crecimiento, que es desde la primavera hasta mediados de otoño.

Consejo: no coloques demasiado abono en tu árbol. No se recomienda fertilizar las plantas enfermas durante el mes después de haberlas trasplantado.

Ideas En 5 Minutos/Casa/Cómo cuidar de un bonsái
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos