Cómo cuidar las plantas en verano

Cuando llega el verano, tomamos todas las medidas para protegernos de la dura exposición al sol. Del mismo modo, las plantas también son sensibles a las olas de calor. Si quieres mantener tu flora en buen estado, en Ideas en 5 minutos, te damos una guía para preparar tu jardín para la temporada de verano con antelación.

1. Reconoce los signos de estrés

Una gestión adecuada de las plantas implica detectar los primeros signos de estrés y tomar las medidas correctivas que se mencionan a continuación. El estrés de las plantas suele producirse cuando el calor es excesivo y hay falta de agua. Estos son los signos a los que hay que prestar atención:

  • En el caso de las plantas tropicales, éstas suelen marchitarse cuando están expuestas a demasiado calor.
  • El follaje verde brillante se ve pálido.
  • Las plantas también sufren quemaduras por el sol y puedes encontrar manchas marrones o amarillas en las hojas o los tallos.
  • Las flores y las hojas se desprenden o se vuelven amarillas.

2. Riega tus plantas en los momentos adecuados

El inmenso calor del verano se lleva toda la humedadfavorece también la evaporación. Así es como las plantas se deshidratan con demasiada rapidez. Por eso, además de regar las plantas con frecuencia durante la ola de calor, es importante hacerlo en el momento adecuado. Así, las primeras horas de la mañanalas últimas de la tarde son las horas ideales para regar las plantas, ya que las condiciones son más frescas.

3. Aumentar la humedad de la tierra

Como el calor del verano tiende a llevarse toda la humedad, es necesario mantener la tierra húmeda a toda costa. Esto puede hacerse mediante varios métodos:

  • Añadiendo más arcilla al suelo.
  • Cubriendo la capa superior del suelo con cobertura del suelo. La cobertura del suelo puede contener trozos de madera, hojas de plantas muertas, ramitas, papel de periódico, etc. Esto ayuda a reducir la evaporación y a retener la humedad.
  • Hacer una bandeja de humedad colocando pequeños guijarros en una bandeja grande de forma que las piedras rodeen las plantas. A continuación, añade un poco de agua a la bandeja.

4. Protege tus plantas del sol

La instalación de sombra en el jardín ayuda a proteger las plantas del calor y de la exposición dañina al sol. Es un mito que solo se puede utilizar tela verde para crear sombra. También hay otros colores que se utilizan para proteger las plantas:

  • La tela de sombra azul se utiliza para las plantas que tienen vegetales.
  • La tela de sombra blanca se utiliza cuando se desea una mayor exposición a la luz para las plantas.
  • La tela de sombra negra se utiliza cuando se desea una menor exposición a la luz para las plantas.
  • Una tela de sombreado marrón se utiliza para las plantas con flores o frutos.

5. Poda tus plantas

Podar significa cortar las partes no deseadas de una planta. Hace que tu jardín parezca bien mantenido y es una forma eficaz de cuidar tus plantas en la temporada de verano. También asegura la retención de agua, manteniendo así a tus plantas hidratadas en todo momento.

6. No abones durante la temporada de verano

Durante el verano, las plantas no necesitan nutrientes adicionales para prosperar. Si intentas abonar la tierra durante una ola de calor, estresarás más a tus plantas. Es mejor que esperes a que el clima se ponga más fresco para el siguiente abono.

7. No trasplantes durante la temporada de verano

Cuando se trasplanta una planta en verano, se dañan las hojas, por ende, la terminas estresando. Un trasplante adecuado también conducirá a recortar una gran parte de la masa de raíces. Por lo tanto, espera a que el clima esté más adecuado si estás planeando trasplantar.

Compartir este artículo