Cómo cultivar estas 9 plantas en tu propio jardín casero

Cuidar de tu propio jardín puede ser una experiencia relajante y un gran estímulo para el estado de ánimo. Pero si no tienes suficiente espacio para cultivar tus plantas, no te preocupes, hay muchas formas de convertir tu casa en un jardín e incluso cultivar tu propia comida al mismo tiempo. Ideas en 5 minutos ha seleccionado las formas más rápidas de sembrar y cosechar alimentos populares en casa sin demasiado esfuerzo.

Lo que necesitarás:

  • Zanahorias
  • Un recipiente lleno de agua
  • Una maceta
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Toma las zanahorias y corta sus partes superiores, comenzando aproximadamente 5 cm por debajo del tallo.

2. Coloca estas partes superiores del vegetal en el recipiente y llénalo con agua para cubrir ligeramente las zanahorias.

3. Mantén el recipiente en un lugar soleado y cambia el agua todos los días. Espera a que las zanahorias broten.

4. Planta las zanahorias en la maceta y riégalas.

5. Mantén la maceta en un lugar soleado y riega las zanahorias con regularidad. Cuando estas crezcan un poco, coséchalas cada vez que quieras (a algunas personas les gustan las zanahorias pequeñas mientras que otras prefieren dejarlas crecer por completo).

Lo que necesitarás:

  • La parte inferior de un apio
  • Un cuenco lleno de agua
  • Una maceta
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Corta la parte inferior del apio con un cuchillo.

2. Ponlo en un recipiente lleno de agua y colócalo en algún lugar con buena iluminación natural. Cambia el agua cada dos días.

3. Espera a que crezca las nuevas hojas y raíces del apio. Tu objetivo es hacer crecer las raíces que miden aproximadamente 5 cm de largo.

4. Cuando las raíces sean lo suficientemente largas, planta el apio en una maceta y riégalo.

5. Mantén la maceta en un lugar fresco y evita la luz solar directa. Riégala regularmente para mantener la tierra húmeda, pero evita regarla en exceso.

Cuando tu planta crezca lo suficiente, cosecha los tallos externos y deja que los tallos internos sigan creciendo.

Lo que necesitarás:

  • Una raíz de jengibre
  • Un cuenco lleno de agua
  • Macetas
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Toma una raíz de jengibre y córtala en trozos grandes.

  • Si deseas cultivar una sola planta, usa solo una pieza de jengibre.

2. Remoja los trozos de jengibre en agua durante un día.

3. Retira los trozos de jengibre del agua y plántalos en diferentes macetas. No olvides regar la tierra.

4. Mantén las macetas en un lugar cálido y evita la luz solar directa. Riega las plantas con regularidad y usa fertilizantes especiales, si es necesario. Las plantas estarán listas para cosechar de 8 a 10 meses después.

Lo que necesitarás:

  • Una semilla de aguacate
  • 3 palillos de dientes
  • Un vaso con agua
  • Una maceta
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Retira la semilla de aguacate de la pulpa.

2. Pela la semilla hasta quitarle la piel por completo.

3. Inserta 3 palillos en la parte media de la semilla. Los palillos deben estar espaciados uniformemente alrededor de la circunferencia de la semilla de aguacate.

4. Pon la semilla en un vaso de agua. Esta debe sumergirse en el agua hasta la mitad. Asegúrate de que el lado más puntiagudo de la semilla esté hacia arriba.

5. Cambia el agua con regularidad y espera a que la semilla brote. El objetivo es hacer crecer la raíz y esperar hasta que el tallo tenga aproximadamente 12 cm de alto. Este proceso puede tardar hasta 8 semanas.

6. Cuando el tallo sea lo suficientemente largo, planta la semilla en una maceta.

7. Mantén tu planta en un lugar soleado y riégala con regularidad. Un árbol de aguacate puede tardar entre 5 y 13 años en comenzar a dar frutos, así que ten paciencia o simplemente disfruta de la apariencia de esta planta.

Lo que necesitarás:

  • Una calabaza
  • Una cuchara
  • Algo de tierra
  • Un recipiente grande (si no quieres plantar tu calabaza en el exterior)

Cómo hacerlo:

1. Toma la calabaza y córtale la parte inferior. Esta debe constituir aproximadamente 1/3 de la calabaza.

2. Usa una cuchara para separar las semillas de la pulpa. Deja las semillas dentro de la calabaza.

3. Cubre las semillas con tierra y riégalas.

4. Sigue regando las semillas con regularidad y espera a que broten.

  • Cuando los brotes se vean lo suficientemente fuertes, plántalos afuera. Asegúrate de elegir un lugar soleado para plantarlos y deja suficiente espacio entre cada planta.

Nota: puedes cultivar calabazas en un recipiente, pero debe ser grande y, aun así, debes colocarlo afuera.

5. Sigue regando tu calabaza y usa fertilizante, de ser necesario. Se necesitan aproximadamente 3 meses para que una calabaza alcance la madurez, pero este tiempo puede variar según el clima y la variedad de la calabaza.

Lo que necesitarás:

  • Un jitomate maduro
  • Un cuenco de agua
  • Una maceta
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Corta el jitomate maduro en rodajas.

2. Coloca las rodajas en la maceta sobre la tierra.

3. Cubre los jitomates con otra capa de tierra y riégalos.

4. Mantén la maceta en un lugar soleado y riega los jitomates con regularidad. Es probable que las semillas germinen en un plazo de 5 a 10 días.

5. Cuando las plantas jóvenes crezcan lo suficiente, plántalas en macetas diferentes o en un poco de tierra afuera.

6. Mantén tus plantas de jitomate en un lugar soleado y riégalas regularmente. Obtendrás la primera cosecha de 2 a 3 meses después.

Lo que necesitarás:

  • Una papa
  • 2 macetas
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Toma una papa y córtala a la mitad.

2. Coloca cada la mitad de la papa en una maceta aparte.

3. Cubre las mitades de papa con tierra y riégalas.

4. Mantén las papas en un lugar soleado y riégalas regularmente para que la tierra se mantenga húmeda. Puedes cosechar tus papas después de que aparezcan las flores y las hojas comiencen a amarillear.

Lo que necesitarás:

  • Fresas
  • Un palillo
  • Una servilleta de papel
  • Una maceta
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Saca las semillas de la baya con un palillo.

2. Coloca todas las semillas en una servilleta de papel y sécalas un poco.

3. Planta las semillas en una maceta llena de tierra. Ten cuidado y no cubras completamente las semillas con tierra. Puedes plantar las semillas en cualquier maceta de tu elección.

4. Riega bien las semillas.

5. Mantén la maceta en un lugar soleado y asegúrate de que la tierra esté húmeda. Cuando las semillas broten, transfiérelas a macetas más grandes o plántalas afuera.

6. Asegúrate de mantener tus plantas en un lugar soleado y continúa conservando la tierra húmeda. Cosecha las fresas cuando las bayas se pongan rojas.

Lo que necesitarás:

  • Cacahuates crudos
  • Un trozo de tela
  • Un vaso con agua
  • Una maceta
  • Algo de tierra

Cómo hacerlo:

1. Retira los cacahuates de la cáscara y colócalos sobre un trozo de tela.

2. Envuélvelos en la tela y sumérgelos en agua durante 1 hora.

3. Sácalos del agua y déjalos en una superficie seca durante 3 días.

4. Los cacahuates deben brotar al cuarto día.

5. Planta los cacahuates germinados en una maceta con tierra, cúbrelos con otra capa de tierra y riégalos. Coloca la maceta en un lugar soleado donde no haya mucho viento y riega la planta con regularidad para mantener la tierra ligeramente húmeda.

6. Los cacahuates estarán listos para la cosecha en 90 a 150 días. Presta atención al follaje: cuando se vuelva amarillo, significa que es hora de cosechar los cacahuates.

Compartir este artículo