Cómo cultivar rosas sin raíz que venían en un ramo

Si te regalan rosas, no dejes que se marchiten al cabo de unos días. Puedes plantarlas en tu jardín aunque ya estén cortadas y no tengan raíz. Estas flores son fáciles de cultivar en casa. Además, aportan un detalle creativo a tu jardín con sus aromas agradables y sus colores vibrantes.

Ideas en 5 minutos te mostrará cómo enraizar una rosa cortada de forma sencilla y práctica con estos tres métodos.

Método 1

La reproducción por esquejes es muy sencilla y te dará resultados increíbles. Este tipo de multiplicación se debe a la facultad que poseen ciertas partes de los vegetales de regenerar todos sus órganos cuando se presentan las condiciones ideales. Aquí, se utilizará la planta de aloe vera como enraizante natural para el rosal.

1. Quita la punta de una penca de una planta de aloe vera, cortando entre 4 y 6 centímetros.

2. Corta un pedazo de 3 centímetros.

3. Coloca el final del tallo de la rosa dentro del trozo recortado.

4. Corta el tallo de modo de eliminar tanto la flor como las hojas. Este deberá medir 15-20 centímetros de alto.

5. En una maceta honda, coloca el trozo de aloe vera junto con el tallo de modo que la tierra cubra por completo el enraizante natural.

6. Riégalo con abundante agua. La tierra siempre debe conservarse húmeda, pero no debe encharcarse. Es importante colocar la maceta en un lugar donde obtenga luz indirecta.

Método 2

Otra forma interesante de cultivar rosas es la reproducción por injerto, que tiene la ventaja de hacer crecer rápidamente la nueva planta, pues dispone de un sistema ya desarrollado. Con esta técnica se obtendrá una planta con las mismas características de la planta madre.

1. Haz pequeños cortes con ayuda de una navaja en el tallo del rosal.

2. Corta en diagonal, con ayuda de una navaja, la punta del tallo de tu rosa cortada.

3. Insértala en el tallo del rosal, puedes incluir de dos a tres rosas dependiendo del ancho de los tallos.

4. Rodea la unión de los tallos con cinta de injerto de árbol o con algún plástico y riega regularmente.

Método 3

Al igual que el método 1, esta es una propagación por esquejes o estacas que se basa en la facultad de la rosa de reconstruir sus órganos a pesar de tener el tallo cortado y estar sin raíces. En este caso, la papa mantendrá el esqueje húmedo y proporcionará a la planta los nutrientes necesarios. A medida que la planta crece, la papa se descompone naturalmente.

1. Sumerge la parte final del tallo de tu rosa en miel. En este caso, no es necesario recortar la flor o las hojas de la rosa.

2. Inserta el tallo en una papa.

3. Coloca la papa con la rosa en una maceta honda.

4. Agrega tierra hasta cubrir la papa y riega regularmente.

Compartir este artículo