Cómo elegir una aspiradora

La variedad de modelos de aspiradoras que existe hace que cada vez sea más difícil elegir una, ya que hay muchos detalles que debemos tener en cuenta. Por ejemplo, a los propietarios de apartamentos pequeños con un diseño minimalista puede gustarles una aspiradora robótica, mientras que los dueños de mascotas seguramente apreciarán un lava-aspirador. O bien, puede que la persona prefiera una sencilla y económica aspiradora vertical que se parezca más a un trapeador.

Ideas en 5 minutos te hablará sobre algunas cosas que debes tener en cuenta a la hora de comprar una aspiradora nueva.

Tipos de aspiradoras

Las aspiradoras cilíndricas modernas son livianas y maniobrables, y hacen un buen trabajo con una manguera flexible, un tubo largo, cepillos y accesorios. Estas eliminarán la suciedad y el polvo en diferentes superficies, el pelo de las mascotas, y también te permitirán limpiar alfombras, cortinas, paredes, juntas de muebles y el espacio debajo de ellos.

Estas aspiradoras son adecuadas para apartamentos medianos y grandes, pero debido a la alta potencia del motor, son ineficaces en términos de ahorro energético. En casas pequeñas, es difícil encontrar un lugar para almacenar un aparato de este tipo.

Las clásicas aspiradoras verticales tienen un cuerpo alargado que se coloca a lo largo del tubo principal. En la mayoría de los casos, son más fáciles de almacenar debido a su tamaño más compacto. Estas aspiradoras hacen un mejor trabajo de limpieza profunda de las alfombras. Con un cepillo motorizado, son más eficaces a la hora de recoger los residuos, incluidos las pelusas y el cabello. Pero son más difíciles de maniobrar debajo de la cama y a lo largo de los zócalos sin sus accesorios especiales. Además, estas aspiradoras no pueden levantarse para limpiar superficies verticales.

Hay modelos en los que un pequeño motor y un colector de polvo se ubican en la parte superior, cerca del mango, y cuando este es desconectado del cuerpo principal, la aspiradora se convierte en una de mano, facilitando así la limpieza del polvo y la suciedad en lugares de difícil acceso. La potencia de este tipo de aspiradora es menor. Además, consume menos energía, y también hay modelos que funcionan con una batería recargable.

Una aspiradora de mano suele comprarse para limpiar el interior de un coche, pero también puede ayudar en un apartamento pequeño cuando se requiere una limpieza menor. Compacta y ligera, suele funcionar con baterías, requiere poco espacio de almacenamiento y se deshace fácilmente del polvo y la suciedad, incluso en lugares de difícil acceso. Por otro lado, no se puede confiar en ella cuando se requiere una limpieza completa, y su tiempo de funcionamiento está limitado por la carga de la batería.

Dependiendo de su equipamiento y potencia, una aspiradora robótica puede asear bien las alfombras, así como limpiar el suelo después de una limpieza en seco, destruyendo bacterias y virus con luz ultravioleta y agentes limpiadores. Gracias a sus sensores, reconoce los objetos que la rodean, sabe cómo evitar los obstáculos y se mueve por encima de pequeños umbrales. Funciona con una batería, por lo que puede recargarse y luego continuar limpiando. Por otro lado, si tu casa tiene muchos muebles con patas, cables y otros objetos en el suelo o umbrales altos entre habitaciones, entonces será difícil para una aspiradora de este tipo limpiar sin tu ayuda y control constantes.

La forma en que se mueve el robot aspirador también puede ser importante: los modelos más baratos circulan por la habitación de manera caótica, lo que reduce la eficiencia de limpieza, especialmente si en el proceso se hace necesario cargar la batería. Por lo tanto, es mejor dar preferencia a los modelos que crean un mapa de la habitación por sí mismos, calculan la ruta óptima de movimiento y solo entonces comienzan a moverse de manera ordenada y consistente. En este caso, incluso si el robot necesita recargarse, parte de la habitación quedará realmente limpia.

Métodos de limpieza

La mayoría de las aspiradoras están diseñadas para la limpieza en seco: el aire aspira el polvo y los escombros, el cepillo permite capturar y retener pequeños desechos y pelos, y un sistema de varios filtros filtra el aire y lo libera de nuevo en la habitación.

Hay aspiradoras que pueden hacer tanto una aspiración en seco como húmeda, limpiando el suelo y eliminando rápidamente los residuos húmedos de cualquier superficie, como el café derramado en la alfombra. Estos aparatos son más caros, pero ayudarán en la limpieza general de un apartamento grande, especialmente si niños y mascotas viven en él. Nota importante: antes de comprar, averigua si el fabricante recomienda el uso de este modelo en particular para la limpieza de parqué y tarima flotante.

Tipos de filtros para limpiar los desechos pesados del aire

  • En la mayoría de las aspiradoras se utiliza una bolsa para el polvo. Puede ser desechable (papel o sintético) o reutilizable (tela). Una buena bolsa tiene un alto nivel de filtración de partículas y, cuando se retira, el polvo debe quedar bien retenido en su interior. Algunos modelos están impregnados con un compuesto bactericida especial. También es útil saber que muchas aspiradoras solo son compatibles con determinadas bolsas de marca. Por lo tanto, es más práctico elegir modelos que se adapten a las bolsas de polvo universales.

  • Un filtro ciclónico se encuentra en las aspiradoras diseñadas para la aspiración en seco. El aire que entra en él se limpia y se “arremolina”, permitiendo que los residuos y el polvo se depositen en las paredes del contenedor extraíble. El contenido puede desecharse en la basura y el contenedor puede limpiarse con un paño húmedo o lavarse con agua, según las recomendaciones del fabricante. Este filtro tiende a obstruirse rápidamente, reduciendo la potencia de succión, pero suele ser lavable. Hay modelos de aspiradoras que utilizan un filtro ciclónico y una bolsa al mismo tiempo.

  • No solo las aspiradoras limpiatapizados están equipadas con un filtro de agua. Funciona de la siguiente manera: el aire cae en un recipiente con agua, dejando partículas de polvo y suciedad en él, y luego sale humidificado y limpio. Algunos modelos, además, lo aromatizan y lo ionizan. Pero después de cada limpieza, tal filtro debe ser lavado y secado a fondo. Sin embargo, la potencia de succión no cambia a medida que se llena el recipiente.

Importante: el sistema de filtración funciona de forma diferente en una aspiradora limpiatapizados. Durante la limpieza, el agua del recipiente ingresa a la superficie, después de lo cual la aspiradora lo aspira instantáneamente junto con el polvo. Al final de la limpieza, basta con verter el agua sucia del recipiente. Las aspiradoras también son un medio eficaz para limpiar alfombras, muebles tapizados y ventanas. Estos aparatos también pueden utilizarse en modo de limpieza en seco.

Filtros de aire de partículas gruesas

Son necesarios para proteger el motor de la aspiradora. Sin ellos, las partículas de polvo y suciedad del aire pueden entrar en él, lo que hará que la potencia de aspiración disminuya y el motor funcione durante poco tiempo. Este filtro suele parecerse a una junta de espuma o microfibra, y se coloca entre el motor y la bolsa o el contenedor. Según las recomendaciones del fabricante, debe cambiarse aproximadamente una vez al año.

Filtros de aire de partículas microfinas

Limpian el aire antes de liberarlo de vuelta a la habitación. Muchos modelos utilizan filtros HEPA, los cuales, según su clase, pueden atrapar en sus fibras diminutas partículas de polvo, así como virus y bacterias. Cuanto más alta es la clase del filtro (de E10 a U17), más eficazmente retiene las partículas de polvo, los alérgenos y los agentes patógenos. La mayoría de estos filtros son desechables: hay que sustituirlos en cuanto se ensucian, aproximadamente una vez cada 1 o 2 años. Pero también hay modelos reutilizables que pueden lavarse con un fuerte chorro de agua y luego secarse a temperatura ambiente.

Qué aspiradora elegir para personas alérgicas

  • Busca aspiradoras con gran potencia de succión, que recojan eficazmente el polvo, la suciedad y el pelo de cualquier superficie, incluidas las alfombras de pelo largo.

  • El contenedor debe mantener el polvo y los residuos en su interior de forma segura para que el contacto con el alérgeno sea mínimo. Puede ser una bolsa de papel desechable con una válvula especial o un contenedor con filtro de agua, ya que un filtro ciclónico normal puede producir una nube de polvo al ser vaciado.

  • El filtro HEPA debe ser de clase H14 o superior. Este es capaz de atrapar y retener incluso los alérgenos más pequeños. Preferiblemente, el filtro de aire de partículas gruesas debe estar impregnado con una composición bactericida capaz de contrarrestar los microorganismos que residen en el polvo.

Compartir este artículo