Cómo limpiar persianas enrollables

Las persianas enrollables, al igual que las convencionales, deben limpiarse con frecuencia. El polvo y la suciedad se acumulan periódicamente en ellas y deben ser eliminados para mantener su aspecto presentable.

Ideas en 5 minutos te explica cómo limpiar correctamente las persianas enrollables y cada cuánto debes hacerlo.

Inventario

Para limpiar las persianas enrollables, necesitarás:

  • Aspiradora con boquilla para limpiar cortinas
  • Palangana grande
  • Agua caliente
  • Detergente suave
  • Esponja
  • Cepillo de cerdas suaves
  • Secadora de ropa o tendedero
  • Guantes para proteger las manos

Limpieza de mantenimiento

  1. Desenrolla completamente la persiana enrollable.
  2. Aspírala usando una boquilla especial para cortinas. Mueve el mango de la aspiradora de izquierda a derecha, pasando gradualmente de arriba abajo.
  3. Prepara una solución jabonosa. Disuelve una cucharada de detergente en un litro de agua limpia. Remueve hasta que se forme una espuma espesa. Asegúrate de que el detergente no contenga productos químicos agresivos ni lejía, ya que pueden dañar o decolorar las persianas.
  4. Humedece la esponja en la solución jabonosa y exprímela bien.
  5. Limpia con ella toda la persiana. Limpia la suciedad más persistente con la parte abrasiva de la esponja. No olvides enjuagarla a cada rato.
  6. Deja que la persiana se seque antes de volver a enrollarla.

Limpieza profunda para combatir la suciedad intensa

  1. Prepara una solución jabonosa. Disuelve suficiente detergente suave para formar una espuma espesa en una palangana grande o una bañera.
  2. Desenrolla la persiana, retira la tela y sumérgela en la palangana o en la bañera con el detergente. Déjala en remojo durante 2-3 horas.
  3. Utiliza un cepillo con cerdas suaves para limpiar la parte delantera y trasera de la persiana.
  4. Enjuaga la superficie con agua limpia para eliminar los restos de suciedad y detergente.
  5. Coloca la persiana en un tendedero y déjala secar.
  6. Vuelve a colocarla en el mecanismo del recogedor.

Frecuencia de limpieza

Realiza una limpieza de mantenimiento al menos dos veces al mes. Esto te ayudará a deshacerte de la suciedad y el polvo de manera oportuna y evitará la formación de manchas persistentes. En caso de que se produzcan, realiza una limpieza en profundidad como se ha indicado anteriormente.

Compartir este artículo