Cómo pintar un armario viejo

Antes de comenzar a restaurar un armario, hay que averiguar de qué está hecho. Los diferentes tipos de superficies pueden requerir diferentes cantidades de pintura. Además, los agentes de pre-tratamiento pueden ser distintos. Por ejemplo, el pre-tratamiento de madera natural es un proceso que requiere más tiempo, y trabajando con aglomerado se consumirá más pintura debido a su excelente capacidad para absorber líquidos.

Ideas en 5 minutos quiere enseñarte la opción más sencilla y accesible para pintar un armario viejo. No dudes en experimentar con diferentes colores utilizando cinta adhesiva y plantillas.

Preparación

Qué necesitas:

  • Esponja o trapo
  • Brocha

  • Cinta adhesiva

  • Papel de lija de grano medio

  • Disolvente de laca o decapador térmico y raspador

  • Imprimación acrílica

Etapas de preparación:

  1. Elige un lugar adecuado para pintar. Es mejor hacerlo al aire libre. Si no es posible, entonces en un área bien ventilada. Ten en cuenta que habrá mucho polvo, la pintura puede esparcirse, así que protege el piso y otros muebles cubriéndolos con trapos o cualquier otro material de cobertura.

  2. Desmonta todos los elementos extraíbles del armario: manijas, bisagras, puertas, cajas. Como resultado, debería quedarse solo el marco. Si no es posible, cubre los detalles pequeños con cinta adhesiva para que no se manchen de pintura. Lo mismo se debe hacer con cristales y espejos.

  3. Limpia el polvo y la suciedad de la superficie del armario. Puedes hacerlo con un paño seco o una esponja. Si es muy sucio, tendrás que hacer una limpieza húmeda. Espera hasta que las superficies estén completamente secas antes de continuar con el siguiente paso.

  4. Deshazte de la capa de barniz. Si es fina, simplemente puede lijar la superficie con papel de lija. Si la capa de barniz es lo suficientemente gruesa, tendrás que usar productos químicos o dispositivos especiales: puedes comprar disolventes de barniz o utilizar un decapador térmico. Pero no te olvides de las precauciones de seguridad.

  5. Vuelve a quitar el polvo. Toma una brocha y limpia con cuidado lo que quede después de quitar el barniz. Es mejor que usar un trapo, ya que este último solo restregará la suciedad.

  6. Aplica la imprimación. Esto debe hacerse para que la pintura se adhiera mejor a la superficie del armario. Además, en el caso del aglomerado, ayudará a evitar una excesiva absorción de pintura, lo que reducirá su consumo. Cuando la imprimación esté completamente seca, continúa con el siguiente paso.

✴️ Recordatorio: no te olvides de hacer lo mismo con las puertas y los cajones.

Pintura

Qué necesitas:

  • Pintura. La mejor opción es la pintura acrílica. Es prácticamente inodora y se puede diluir con agua. Si quieres que el armario se pinte en diferentes colores, compra colores adicionales, pero ten en cuenta que se necesitará más de una lata para obtener un tono más saturado. También puedes comprar esmalte acrílico en aerosol. Será más fácil de aplicar, pero deberás tener en cuenta el radio de pulverización para no manchar nada a tu alrededor.

  • Laca a base de agua

  • Brocha

  • Rodillo

Etapas de pintura:

  1. Diluye la pintura hasta obtener la consistencia que necesites. Agrega color si lo deseas.

  2. Aplica la primera capa de pintura. Si no estás usando un aerosol, pinta las áreas grandes con un rodillo y usa una brocha para los detalles pequeños y las esquinas.

  3. Después de que se haya secado la primera capa de pintura, aplica una segunda. La mayoría de las veces, las dos capas son suficientes, pero puedes agregar una tercera. Recuerda mover la brocha y el rodillo en la misma dirección.

  4. Cuando todo esté seco, barniza la superficie.

  5. Monta el armario y disfruta del trabajo realizado.

¿Quizás ya tuviste la oportunidad de restaurar los muebles con tus propias manos? ¡Comparte tu experiencia en la sección de comentarios!

Compartir este artículo