Cuál es la regla de 3 en el diseño

La regla de 3 establece que debes organizar las cosas en forma de números impares para que se vean más atractivas al ojo humano, mientras que los elementos agrupados en números pares nos parecen monótonos y fríos. El número 3 siempre ha sido considerado mágico en el mundo del diseño de interiores, al igual que otras cifras impares, como el 5, el 7 y así por el estilo. Si deseas que tu hogar se vea más simétrico y equilibrado, deja que Ideas en 5 minutos te guíe para aprovechar al máximo la “regla de tres”.

Usa 3 colores

Los colores tienen su propia regla de tres a seguir, donde se sigue la ecuación de 60-30-10. En otras palabras, debes elegir lo siguiente:

  • Un color principal que ocupe el 60 % de la habitación
  • Un color secundario que ocupe el 30 % de la habitación
  • Un color de acento que ocupe el 10 % de la habitación

Por ejemplo, puedes elegir el beige neutro como color principal, el azul marino intenso como tono secundario y un cojín coral como acento para tu sala de estar. También puedes optar por varios tonos neutros si no te gustan los colores llamativos.

Usa 3 texturas

Tener una textura en toda la habitación y en un solo tono puede hacer que el ambiente sea aburrido con bastante facilidad. En cambio, si tienes un cuarto completamente blanco, puedes intentar mezclar colores como beige, crema y marrón. También puedes probar con mezclar texturas y acabados, como madera, ratán, lino y algodón nudoso, para que tu habitación se vea interesante.

Combina 3 tejidos

Usar la misma tela para cortinas, almohadas y más accesorios puede hacer que tu habitación se vea aburrida. Puedes intentar combinar varios patrones (como cachemir, flores y rayas) en colores similares para resaltar las mejores características de tu interior.

Instala 3 diferentes estilos de iluminación

No solo se trata de tener 3 luces en tu habitación, sino de instalar 3 tipos diferentes para crear un cuarto equilibrado. Puedes tener una luz ambiental principal, como una luz de techo con un atenuador; iluminación de tareas mediante la instalación de lámparas de mesa o de pie y, por último, las luces de acento, como podría ser la iluminación de cuadros, la de rieles o una iluminación debajo de un gabinete.

Organiza los muebles según la regla de 3

Siempre se recomienda colocar los muebles en juegos de 3. Elige piezas de tamaños y formas similares; los colores pueden diferir. Si echas un vistazo a la imagen de arriba, verás 3 almohadas en el sofá y 3 velas en la mesa de centro, creando un equilibrio armonioso pero sutil en la habitación.

Decora la mesa de centro con la regla de 3

Cuando se trata de decorar tu mesa de centro, recuerda siempre la altura, la escala y el color. Elige 3 objetos o grupos de 3 artículos cuyos escala y tono se complementen entre sí y que hagan juego con la habitación por igual. Cuando se trata de la altura, puedes mezclar para crear intereses visuales. Si tienes un artículo pequeño que interrumpe la agrupación, colócalo en un soporte para que parezca más grande y crear así una apariencia más armoniosa.

Elige instalar las ventanas en un conjunto de tres

Aunque puedes probar la “regla de tres” con muebles y otros accesorios, las ventanas también pueden desempeñar un papel importante para que tu hogar se vea simétrico y equilibrado. Un lado de la casa puede tener un ventanal, mientras que el lado opuesto puede tener 3 ventanas más pequeñas que sean una combinación y hagan juego con el ventanal más grande.

No tomes la “regla de tres” demasiado en serio

Si bien la regla de tres y la simetría pueden hacer que tu hogar se vea equilibrado, a veces está bien salirse del orden establecido. Puedes modificar esta norma organizando un número impar de elementos, como 5, 7 y así por el estilo. Además, también puedes conseguir objetos que varíen en tamaño, altura y forma. Así que siéntete libre de mezclar y diviértete con ello.

Compartir este artículo