Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cuáles son las diferencias entre una parrilla, una barbacoa, un asador y un ahumador

Hace casi 500 años, la gente cocinaba la carne colocándola en una base de mimbre sobre brasas de un pozo. Desde entonces, los utensilios para cocinar al aire libre han cambiado mucho, y ahora podemos elegir entre parrilla, barbacoa, asador o ahumador.

En Ideas en 5 minutos te explicaremos en qué se diferencian todos estos utensilios, para que puedas elegir el que más te convenga.

Cuando se cocina la carne o el pescado de una manera, es posible que se quiera añadir varios adobos, salsas o condimentos.

Por ejemplo, los adobos son excelentes para asar, al igual que la salsa barbacoa.

Las especias secas se suelen utilizar para las barbacoas, aunque también son adecuadas para la parrilla.

Asador

El diseño del asador es muy sencillo: consiste en un recipiente metálico para las brasas. Las patas se fijan en la parte inferior y se coloca una parrilla en la que se asan los alimentos a unos 1000 °C.

La construcción de la caja sobre las patas permite que el aire circule y, por lo tanto, aporte oxígeno a las brasas. En la actualidad, es la opción más popular para cocinar al aire libre con brasas, aunque este diseño ya se conocía en el año 824 a. C.

Parrilla

La parrilla suele usarse para cocinar alimentos cortados en trozos pequeños sobre un fuego abierto, sin humo y con bastante rapidez. Este método es adecuado para preparar carnes, mariscos, verduras y frutas. La parrilla puede ser eléctrica, de gas o de carbón.

La principal diferencia con el asador es que es un método de cocción rápido que pone los alimentos directamente sobre las llamas. La temperatura en este proceso suele alcanzar los 260-280 °C.

Barbacoa

Cuando se cocina en una barbacoa, los trozos de comida que se utilizan son más grandes y se cocinan a fuego lento bajo una tapa. Entonces se parece a una cocción con asador, pero con humo. La temperatura se mantiene en torno a los 100 °C, y el proceso de cocción puede durar desde varias horas hasta un día entero.

La característica de una barbacoa es que la sección con los alimentos está conectada a una fuente de calor, pero la comida no está tan cerca del fuego como en una parrilla.

Las costillas, la paleta de cerdo, la res, el pollo entero o el pavo se cocinan más a menudo de esta manera.

Ahumador

Se puede ahumar casi todo: pescado, carne, embutidos, quesos, fruta, frutos secos, etc. El proceso se basa en que los alimentos crudos se ven afectados no solo por el calor, sino también por el humo. La temperatura óptima para el ahumado en caliente es de 50 a 80 °C, y el tiempo de cocción puede oscilar entre 1 y 24 horas.

Hay ahumadores especiales que no son fijos y que se utilizan como complementos, por ejemplo, para la parrilla.

Los ahumadores fijos consisten en un espacio de cocción en el que se colocan los alimentos. Pero estos dispositivos tardan más en calentarse. A menudo hay dos cilindros: uno más grande, donde se cocinan los alimentos, y otro más pequeño, donde se enciende el fuego.

Lo mejor de los ahumadores es que puedes convertir cualquier parrilla en uno: basta con llenarla de serrín y colocarla sobre la zona de calentamiento. Los agujeros de la tapa permitirán que el humo salga para dar el sabor y el aroma adecuados a los alimentos que se cocinarán. Estos ahumadores también se calientan mucho más rápido que los fijos. El serrín debe reponerse regularmente en el proceso.

Ideas En 5 Minutos/Casa/Cuáles son las diferencias entre una parrilla, una barbacoa, un asador y un ahumador
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos