Ideas En 5 Minutos
Ideas En 5 Minutos

Cómo distribuir el presupuesto familiar

La distribución presupuestaria adecuada te ayuda a deshacerte de gastos innecesarios, analizar la importancia de ciertos gastos antes de que creen un problema, obtener control sobre las finanzas, lograr tus objetivos más fácilmente y reducir el nivel de estrés si está asociado con obligaciones monetarias. Y todo esto es especialmente importante cuando se trata del presupuesto familiar, que requiere que todos los miembros de la familia muestren cierta conciencia.

Ideas en 5 minutos te trae algunas ideas y consejos útiles que te indicarán cómo distribuir el presupuesto familiar, ahorrar para diferentes propósitos y decir adiós a las deudas.

Anota tus ingresos y comprueba qué gastos se pueden optimizar

En primer lugar, es importante comprender en qué tipo de situación financiera te encuentras y qué objetivos son importantes para tu familia: tal vez quieres deshacerte de las deudas lo antes posible o reducir costos para ahorrar rápidamente cierta cantidad que necesitas para algo.

Qué hacer: primero, simplemente haz una lista que muestre todos tus ingresos y gastos del mes. Toma una hoja de papel y, usando la imagen de arriba como referencia, anota lo siguiente.

🔷 Nivel de ingresos mensual. Se tienen en cuenta todos los ingresos posibles de todos los miembros de la familia: salario; ingresos de alquiler; beneficios sociales; una deuda que se le devolvió; o dinero recibido por la reventa de cosas antiguas.

🔷 Categorías de gastos mensuales por importancia. En la parte superior de la lista, indica qué debes pagar primero y qué no puedes dejar de pagar. Por ejemplo: alquiler, facturas de servicios, alimentos y productos de limpieza domésticos, servicios de comunicación, préstamos, transporte o costos de capacitación. A continuación, agrega los gastos que te gustaría hacer este mes, así como las categorías de entretenimiento y salidas a comer. Reserva una pequeña cantidad para las vacaciones (incluso si es menos de 10 USD y no estás planeando un viaje en los próximos seis meses).

Luego, distribuye el dinero de los ingresos a los gastos principales. Tacha las categorías de gastos a medida que imaginas el pago. Si lo deseas, escribe el monto de los gastos al lado. Intenta dividir los fondos restantes de la misma manera entre otras categorías de gastos.

Comprueba si tienes fondos suficientes para todo. ¿Es posible ahorrar en alguna parte para que ese dinero se pueda redirigir a otra categoría de gastos o ponerlo en una alcancía? Quizás, después de haber hecho la lista, verás categorías de gastos invisibles a primera vista, de los que querrás deshacerte.

Sugerencia: puedes poner asteriscos junto a los gastos que puedes optimizar. Por ejemplo, hay muchas formas de reducir las facturas de servicios si pagas por medidores: utilizando lámparas de bajo consumo, aireadores para mezcladores, desconectando de la red los electrodomésticos que no se utilizan. También ocurre que las empresas de servicios ofrecen un sistema de descuentos en determinadas condiciones.

A primera vista, parece que la optimización de gastos puede llevar demasiado tiempo o que incluso no tiene sentido. Pero resulta que una familia de varias personas gasta sin darse cuenta un poco más de 4 USD por día: podría ser en una factura de agua de una canilla con fugas, verduras olvidadas y ya estropeadas en el estante más alejado del refrigerador, un pequeño sobrepago por un préstamo que podía refinanciarse, compra de un paquete de papitas para un refrigerio o un juguete innecesario que el niño olvidó casi inmediatamente después de la compra.

Si optimizas los gastos en detalle y, por lo tanto, ahorras alrededor de 4,4 USD por día, en un mes podrás ahorrar alrededor de 130 USD del presupuesto y, para fin de año, un poco más de 1600 USD, que se pueden gastar en unas vacaciones familiares junto al mar.

Elige el método de gestión de presupuesto adecuado

El método tradicional consiste en registrar tus ingresos y separar los gastos en fijos, recurrentes y variables.

  • Los gastos fijos son gastos que no cambian de monto. Por ejemplo, el precio del alquiler de un departamento o el pago de un préstamo, que no varía de un mes a otro.
  • Los gastos recurrentes son gastos que surgen de vez en cuando. Por ejemplo, pagar el impuesto a la propiedad o comprar cuadernos y útiles para el nuevo año escolar. Las personas a menudo se olvidan de los gastos recurrentes, por lo que pueden afectar mucho el presupuesto familiar.
  • Los gastos variables incluyen gastos que varían ligeramente de un mes a otro. Por ejemplo, facturas de servicios o mantenimiento del automóvil.

Sugerencia: para mayor comodidad, puedes calcular el promedio de los gastos variables y recurrentes en función de las facturas de los últimos 6 a 12 meses y usar este número al planificar los gastos.

A continuación, establece un presupuesto basado en tus ingresos para cada categoría de gastos y, si es necesario, optimízalos.

Para este método, es importante tener la mayor cantidad de información posible sobre cada gasto, por lo que es necesario registrar todos los gastos a diario para que puedas controlar cada dólar gastado y obtener una imagen clara de tus gastos con la capacidad de analizarlos y ajustarlos. Desafortunadamente, este enfoque requiere mucho tiempo y cálculos meticulosos.

Puede que te resulte más cómodo utilizar el método de los sobres. Para hacerlo, toma varios sobres y anota la categoría de gasto en cada uno. Por ejemplo, facturas de servicios, transporte, comestibles, entretenimiento y ahorros.

Distribuye el presupuesto mensual entre los sobres: en cada uno, pon la cantidad de dinero que planeas gastar en una categoría específica. Oriéntate según las prioridades: completa primero los sobres para pagos obligatorios, comestibles y compras importantes. Luego, distribuye el resto, dejando una parte para gastos imprevistos o dinero de bolsillo, y reserva la otra parte para ahorrar.

Cuando pagues por tal o cual servicio o producto, usa solo el dinero que está en el sobre destinado a ese gasto. Suena simple, pero a veces la sola capacidad de sentir físicamente la cantidad de dinero ayuda a tomar las finanzas más en serio.

También puede resultar cómodo el método basado en la regla 50/30/20. Su esencia es que divides todos los ingresos mensuales en 3 partes:

🔶 gastas el 50 % en lo esencial (comida, hogar, facturas de servicios, etc.);

🔶 gastas el 30 % en tus deseos (por ejemplo, viajes o refrigerios fuera de casa);

🔶 ahorras un 20 % en una cuenta de ahorros o lo inviertes.

Dependiendo del tamaño de los ingresos y gastos, las proporciones pueden cambiar: puedes destinar el 80 % del presupuesto a lo más necesario, el 15 % a lo que quieras y solo el 5 % a ahorros o inversiones.

Este método parece simple, pero difícilmente sea adecuado para principiantes que no siempre son capaces de separar claramente lo que se necesita de lo que se desea. Por ejemplo, ir a la peluquería, comprar dulces y otras delicias, una velada con amigos en el cine o una taza de café después del trabajo pertenecen a la segunda categoría, pero el pago de préstamos se puede transferir opcionalmente de la tercera categoría a la primera.

Este método tiene muchas variedades. Uno de ellos se basa en la regla 80/20. Supone que, habiendo recibido un determinado ingreso, lo multiplicas por 0,2 e inmediatamente separas esa cantidad como ahorro. El resto se utiliza para cubrir todos los gastos existentes.

Sugerencia: puedes usar las pautas individuales de diferentes métodos de gestión presupuestaria. Por ejemplo, primero distribuir los gastos de acuerdo con la regla 50/30/20 y luego usar el método de los sobre y asignar un sobre y un presupuesto para cada categoría de gastos.

Realiza un seguimiento de los gastos a lo largo del año y analízalos

Es más cómodo controlar los gastos y el estado del presupuesto durante todo el año utilizando hojas de cálculo de Excel. Arriba se muestra uno de los ejemplos simples de organización de un archivo de este tipo.

🔷 En la parte superior izquierda están los nombres de los campos que indican ingresos, gastos, saldo y fondos de emergencia.

🔷 A continuación se detallan las categorías de gastos.

🔷 Los nombres de los meses se asignan a las columnas de la parte superior. Dependiendo de esto, se completan los campos de cada columna.

Ejemplo: en enero, los ingresos ascendieron a 400 USD. De este dinero, una parte se destinó a facturas de servicios públicos (40 USD), otras partes, para comprar alimentos y productos de limpieza domésticos (200 USD), para pagar un préstamo (70 USD), para pagar servicios de comunicación (14 USD), y una pequeña cantidad se reservó en la alcancía para gastos de emergencia (20 USD), que pueden ocurrir o no este mes. Estos gastos suman 344 USD, que se registran junto a los ingresos. A continuación, se muestra el saldo obtenido restando de los ingresos mensuales el importe de los gastos obligatorios mensuales. Esta es la cantidad que se puede gastar en comprar algo nuevo o ir al cine. Más abajo también está el campo “Emergencias”, donde se suma el dinero reservado para gastos de emergencia. Así, incluso con un ingreso modesto, puedes distribuir fondos, pagar deudas y ahorrar si realizas un seguimiento de tus gastos.

Importante: incluso si tienes un préstamo y quieres gastar la mayor cantidad de dinero disponible posible para pagarlo, no desaproveches la oportunidad de apartar por lo menos una pequeña cantidad en una alcancía para los casos de emergencias. Por ejemplo, si ahorras un promedio de 20 USD por mes, para fin de año habrá 240 USD en la alcancía.

Prueba comprar más para gastar menos

Una parte importante del gasto se suele destinar a la compra de alimentos y productos químicos domésticos. Por lo tanto, al distribuir el presupuesto familiar cada mes, es conveniente planificar las compras de antemano mediante la creación de listas separadas de comestibles y productos de limpieza. Esto te ayudará a evitar gastos innecesarios y podrás ajustarte a diferentes descuentos y rebajas en las tiendas durante los próximos 30 días.

Qué hacer: escribe en una hoja de papel separada lo que necesitas comprar durante una semana, un mes o incluso seis meses, centrándose en la vida útil y los precios. Por ejemplo, si una tienda vende cereales y pasta a precios bajos, entonces es más rentable comprar estos productos en grandes cantidades a la vez y tacharlos de la lista de compras con varias semanas de anticipación, porque tienen una vida útil prolongada.

Consejo: siempre puedes cultivar diferentes hierbas, vegetales y algunos tipos de lechuga en el alféizar de la ventana de tu casa. Esto te permitirá ahorrar dinero y te dará la confianza de que tú y tu familia están comiendo alimentos limpios.

Haz un calendario de gastos

Visualizar las fechas de pago puede ser útil por varias razones: no te olvidarás de pagar a tiempo, podrás ver el cronograma de todos los gastos y planificar otros gastos en función de eso. Por ejemplo, si sabes que el día 20 recibirás una factura por un servicio, pero puede ser un poco más alta o más baja de lo esperado, es útil agregar esto a tu calendario y, posiblemente, reservar una pequeña cantidad de dinero extra por si acaso.

Qué hacer: usa un calendario prefabricado o dibuja uno propio a mano. Marca en rojo las fechas en las que necesitas pagar algo o realizar una gran compra planificada. Si lo deseas, puedes anotar de qué se trata exactamente.

Sugerencia: si a menudo realizas compras no planificadas que afectan negativamente el presupuesto familiar, agrega las fechas marcadas en amarillo al mismo calendario. Estos serán los días en los que estará prohibido gastar dinero fuera del plan. A menudo, esto es suficiente para renunciar a los gastos impulsivos, porque la gente rara vez decide realizar una compra de este tipo después de un día.

Ahorra cada pequeño cambio

La gente a menudo subestima el valor del pequeño cambio que se junta en sus bolsos y bolsillos. Si recolectas todas las monedas en un solo lugar y luego las llevas al banco cada seis meses o un año, o las colocas en una máquina que cambia monedas por billetes, podrás encontrarte con una cantidad bastante grande de dinero inesperado.

Coloca un frasco pequeño o una taza vieja junto a la puerta de tu casa. Pon las monedas del cambio allí hasta que el contenedor esté lleno y luego cámbialas por billetes en un banco o usando máquinas especiales en los centros comerciales. Además, la presencia de una lata con cambio en la entrada ayudará cuando necesites cambio para el mensajero o dinero pequeño para los gastos de bolsillo de un niño.

Deshazte de las deudas y ahorra para diferentes propósitos al mismo tiempo

Nunca pospongas los pagos de un préstamo. Si es posible y beneficioso según los términos del acuerdo, realiza un poco más del pago mensual mínimo para cancelar gradualmente la deuda. Imagina que es un objetivo financiero común para el que estás ahorrando dinero. No descuides las cantidades pequeñas, cualquier cantidad importa.

Qué hacer: dibuja una escala de pago de deuda como se muestra en la imagen de arriba. A la izquierda de la escala se indica el estado del reembolso de la deuda como porcentaje. A medida que se deposita el dinero, se pinta una parte de la escala. Si lo deseas, a la derecha de la escala puedes registrar el monto de los pagos realizados. Cuelga el gráfico en un lugar destacado para completar la escala, visualizar el tamaño de la deuda y realizar un seguimiento del progreso.

Sugerencia: se puede dibujar la misma escala para monitorear el estado de la acumulación de una cantidad de dinero requerida, por ejemplo, para las vacaciones o para regalos para los miembros de la familia. Coloca un frasco de dinero junto al gráfico de la escala para que todos los miembros de la familia puedan contribuir o ahorrar fondos en una cuenta virtual.

A algunas personas les resulta más cómodo ahorrar un poco todos los días en lugar de reservar una gran cantidad de una sola vez. En este caso, puedes utilizar el siguiente método.

🔷 Divide una hoja de papel en 2 partes. Nombra la columna de la izquierda “Gastos”, y la derecha, “Ahorros”.

🔷 Al final del día, anota tus gastos totales en la columna de la izquierda. Mira el ejemplo de arriba: en la primera línea dice 51 USD, la cantidad que la persona gastó durante todo el día.

🔷 En la siguiente columna, según los resultados del día, anota el último dígito de la suma de los gastos de ese día. El número resultante es equivalente a la cantidad que debes poner en la alcancía. En el ejemplo anterior, el último dígito del número 51 es 1, por lo que se debe depositar 1 USD en la alcancía ese día.

🔷 En una situación en la que hay un cero al final del número, tú mismo decides si poner 10 USD en la alcancía o nada.

🔷 Ahorra dinero según tus propias capacidades. Si algún día la cantidad de la alcancía te parece demasiado grande, puedes poner una cantidad menor. Lo principal es mantener el hábito de ahorrar dinero.

A primera vista, parece que de esta forma solo se puede acumular una pequeña cantidad. En realidad, a juzgar por el ejemplo anterior, logramos ahorrar un poco más de 5 USD en una semana, pero en un año esta cantidad puede aumentar a 1800 USD o incluso más (dependiendo de cuánto ahorres). Esta es una buena manera de ahorrar dinero en secreto para regalos de Navidad para toda la familia. Incluso si no es suficiente, siempre es más fácil agregar alguna cantidad a lo que ya se ha acumulado de todos modos.

Consejo: incluso con un ingreso modesto, es útil ahorrar creando fondos de reserva que te ayudarán en una situación difícil. Para empezar, establece para ti una meta para acumular gradualmente una cierta cantidad grande (por ejemplo, 1 000 USD) y luego auméntala lentamente. Será muy útil si en el futuro un colchón financiero podrá cubrir tus gastos básicos por un período de 3 a 6 meses. Cuando se forme el colchón financiero, piensa en cómo puedes ahorrar dinero de manera rentable. Puede ser una cuenta de ahorros, donde ahorres gradualmente dinero en moneda extranjera, o un plan especial para acumular una pensión no gubernamental.

Trata de crear fuentes de ingresos adicionales para ti y otros miembros de la familia

Cuantas más oportunidades tengas de ganar dinero, tanto mayores serán tus posibilidades de formar un colchón de seguridad financiera y sobrevivir con seguridad las crisis temporales que surgen cuando pierdes tu principal fuente de ingresos.

Piensa en cómo puedes ganar dinero en tu tiempo libre. Tal vez tengas un pasatiempo o seas bueno en alguna artesanía, como tejer, pintar, hacer cosas de arcilla o devolverles a las cosas viejas un aspecto nuevo y funcional. El resultado de esta labor se puede vender. Crea artesanías de vez en cuando y ponlas a la venta.

Lo más probable es que haya muchas cosas en la casa de las que es hora de deshacerse, por ejemplo, ropa o zapatos que ya le quedan chicos a un niño, un mueble o un equipo innecesario.

También puede convertirse en un trabajo adicional periódico o de tiempo parcial, algo como realizar excursiones por la ciudad, vender árboles de Navidad antes de las fiestas o servicios para la creación y maquetación de hermosas presentaciones.

Consejo: dependiendo de tu país de residencia, puedes ser elegible para ciertos beneficios, incluidas las deducciones de impuestos. De esta forma, parte del dinero gastado se puede devolver al presupuesto.

Involucra a todos los miembros de la familia en un proceso que les enseñará a ahorrar

Puedes organizar para el círculo familiar un juego inusual, gracias al cual una vez al mes uno de ustedes recibirá dinero adicional para cualquier gasto.

Paso n.º 1. Toma cualquier frasco. Es mejor que sea transparente para que se pueda ver su contenido.

Paso n.º 2. Durante el mes, cada miembro de la familia pone en el frasco una pequeña cantidad fija o un porcentaje de los ingresos recibidos. La cantidad puede ser diferente para cada miembro de la familia o la misma para todos, depende de ustedes.

Paso n.º 3. Al final del mes, escribes los nombres de los miembros de la familia en trozos de papel y los pones en un sombrero, luego el miembro de la familia mayor o el más joven saca un trozo de papel con un nombre. El miembro de la familia elegido de esta manera recibe todo el contenido del frasco y puede gastar el dinero a su propia discreción.

Transforma la alcancía de tu hijo en un juego interesante

Opción n.º 1. Este juego ayudará a un niño pequeño a visualizar y comparar sus ingresos y gastos, incluso si todavía no sabe cómo sumar y restar números.

🔷 En una hoja de papel, dibuja la cara de una serpiente y luego un cuerpo con cola, como se muestra en la imagen de arriba.

🔷 Coloca el dibujo en un lugar visible. Invita a tu hijo a pintar el cuerpo de la serpiente contigo cada vez que reciba dinero de bolsillo. Para mayor comodidad, puedes dibujar una serpiente rayada, donde cada segmento del cuerpo equivalga a una cierta cantidad de dinero, por ejemplo, 0,10 USD.

🔷 Cuando el niño gaste el dinero, borren juntos el área coloreada del cuerpo de la serpiente correspondiente al gasto.

Consejo: para esta visualización es más cómodo dibujar con marcadores o crayones en un tablero especial para pintar y borrar fácilmente las áreas de la serpiente.

Opción n.º 2. Este método ayudará al niño a pensar mejor en las decisiones sobre cómo gastar el dinero ahorrado.

🔶 Toma un recipiente de plástico pequeño, como una lata de mayonesa o yogur. Invita a tu hijo a usar este recipiente como una alcancía, donde pondrá cambio en forma de monedas. Puedes realizar el primer aporte colocando unas monedas en el fondo del contenedor. Luego llénalo con un poco de agua (sin que llegue al tope) y mete el recipiente en el congelador.

🔶 Luego actúa el niño. Para reponer la alcancía, saca el recipiente del congelador, agrega monedas, las llena de agua y las mete en el congelador de nuevo.

🔶 Cuando el recipiente esté lleno, el hielo con monedas se puede sacar y descongelar. O se puede comenzar a llenar un recipiente nuevo sin tocar el anterior.

La ventaja de una alcancía de este tipo es que resulta problemático sacar dinero rápidamente de ella. Hay que esperar y hacer un esfuerzo, gracias a lo cual el niño tiene la oportunidad de repensar la necesidad de hacer un gasto impulsivo.

Opción n.º 3. Con este juego, animas a un niño o adolescente a no ceder al deseo de gastar todo lo acumulado en el camino hacia la meta económica, por ejemplo, si quiere comprarse una videoconsola.

🔷 Dibuja una tabla de 10×10. Pídele a tu hijo que ponga 10 estrellas al azar, una para cada fila o columna.

🔷 A continuación, toma una hoja de papel y córtala en 10 tiras. En cada una, anota la recompensa a la que tendrá derecho el niño como motivación para seguir ahorrando dinero. Es mejor si se trata de algo intangible, como ver juntos su película favorita, asistir a un taller creativo o hacer una fiesta con amigos en casa. Piensa en las recompensas junto a tu hijo.

🔷 Dobla todas las tiras y ponlas en un frasco o vaso. Coloca la tabla en un lugar visible. Ubica debajo un frasco u otro recipiente, donde el niño colocará el dinero. Al lado pon otro frasco con los nombres de los premios y un marcador.

🔷 Pónganse de acuerdo sobre el significado de cada celda de la tabla. Puede ser 0,10 USD, 1 USD, 5 USD o 10 USD. Si quieres, puedes especificar en la parte superior de la tabla la cantidad que se juntará en la alcancía cuando se llene toda la tabla.

🔷 Cuando el niño ponga dinero en la alcancía, también pintará los cuadrados de la tabla, moviéndose gradualmente de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba. Al pintar una celda con un asterisco, saca al azar una tira de papel con el nombre de un premio del otro frasco. Habiendo pintado todas las celdas de la tabla, puede sacar el dinero de la alcancía y gastarlo a su discreción.

Ideas En 5 Minutos/Familia/Cómo distribuir el presupuesto familiar
Compartir este artículo
Te pueden gustar estos artículos