Cómo enseñar paciencia a los hijos

Ningún niño nace con buenos modales y una gran personalidad desde el principio. Los rasgos positivos, como la paciencia, la bondad, la alegría y mucho más, deben enseñarse y aprenderse. Y enseñarles a los pequeños a tener paciencia está lejos de ser pan comido.

Así que hoy, Ideas en 5 minutos sacará de la galera sus consejos más destacados para ayudarte a enseñar paciencia a tus hijos con facilidad.

1. Empieza poco a poco

La enseñanza de la paciencia debe comenzar a una edad temprana. Incluso solo pedirle al niño que se calme y espere mientras le preparas su desayuno favorito es un pequeño comienzo. A medida que crezca, puedes aumentar su nivel de paciencia haciéndolo esperar de 1 a 2 minutos, y luego aumentando el tiempo de espera hasta que se satisfagan sus deseos.

2. Haz que sea una experiencia positiva

Cuando un niño es pequeño, no puede comprender el concepto del tiempo o una sensación de gratificación retrasada. Cuando le digas que falta un período en particular para que se cumplan sus deseos, seguirá molestándote, preguntándote si ya es hora. No importa la frecuencia con la que se hagan estas preguntas, debes ser paciente y amable en lugar de enfadarte. Esto ayudará a crear una experiencia positiva para ambos.

3. Retrasa la gratificación

A veces, quizá debas retrasar la gratificación de tu hijo para enseñarle a tener paciencia. Si quiere una mascota, puede que no haya una razón válida para tener una en ese preciso momento. Puedes decirle que espere a que sea su cumpleaños o Navidad para enseñarle a esperar las cosas que le importan.

4. Nunca rompas tus promesas

Casi todos los padres les prometen algo a sus hijos con la esperanza de que lo olviden más tarde. Pero hacer eso hará que el período de espera de los niños parezca más largo de lo que debería ser. Esto sucede porque aún no han aprendido el concepto de tiempo. Además, también desarrollarán una mentalidad de que esperar incluso 5 minutos en realidad llevará años, ya que han tenido esa experiencia en el pasado. Es por eso por lo que siempre debes cumplir tus promesasser preciso cuando te pregunten cuánto tiempo tomará algo.

5. Sé creativo al darles información

En lugar de contestar bruscamente a la pregunta de tu hijo de “¿Cuánto falta?” con algo como “¡Pronto!” o “Deja de molestarme”, mejor responde con información que pueda comprender.

Dado que los niños no entienden el concepto de tiempo, puedes intentar responderles de forma creativa. Puedes decir algo como: “El parque temático está a solo una película de distancia” o “Falta dormir 12 veces para que llegue el cumpleaños de tu papá, entonces haremos un pastel”. El uso de términos con los que tu hijo pueda identificarse también le facilitará la comprensión del concepto de paciencia.

6. Enseña a tus hijos a turnarse

Esperar su turno para algo divertido puede parecer un poco frustrante para tu hijo al principio, pero seguir practicando el hábito de turnarse en realidad ayuda a su psique a desarrollar la paciencia. Si a tu niño le cuesta ser paciente mientras espera su turno para los columpios, debes llevarlo al parque con frecuencia hasta que domine la lección.

7. Usa temporizadores de cuenta regresiva

Si sucede que pierdes tu propia paciencia mientras enseñas a tus hijos a ser pacientes, puedes usar herramientas visuales como temporizadores de cuenta regresiva. Por ejemplo, puedes tener uno en su habitación cuando estén esperando a que llegue Navidad o cualquier otro evento que les guste. También puedes darles un calendario, marcar el día en particular que están esperando y pedirles que tachen el que ha pasado para que se sientan más cerca del “gran día”.

Compartir este artículo