Qué llevar al hospital cuando llegue el momento del parto

Para la futura mamá, preparar el bolso para llevar al hospital a la hora del parto puede ser un verdadero desafío, o puede quedar en su memoria como un recuerdo agradable. Mucho depende de cuán minuciosamente y con cuánta anticipación se lleve a cabo esta preparación.

Ideas en 5 minutos creó un instructivo detallado sobre cómo preparar las cosas para cuando llegué el momento de ir al hospital a recibir al bebé.

Cuándo preparar el bolso para el hospital

No hay consenso sobre cuándo es el mejor momento para preparar el bolso para el hospital. Algunas no pueden esperar a que la licencia de maternidad comience para finalmente experimentar este emocionante momento, mientras que otras prefieren no apresurar las cosas y organizar todo unas semanas antes de dar a luz. Los ginecólogos aconsejan comenzar a recolectar todo lo necesario entre las 32 y 36 semanas, ya que, a partir de la semana 38, un niño en el útero se considera a término y puede nacer en cualquier momento.

En qué guardar las cosas para el hospital y en qué no

A pesar de que las condiciones de atención para las mujeres durante el parto pueden diferir en los diversos hospitales de maternidad, existen requisitos generales para las bolsas que una mujer puede llevar consigo. Las bolsas deben tener una superficie lisa y lavable. Los bolsos de tela, cuero, gamuza o maletas no funcionarán. Se pueden usar bolsas transparentes de PVC o algunas bolsas de plástico normales.

Importante: las bolsas y bolsos transparentes pueden ser mucho más convenientes que los opacos. Al mirarlos, se puede determinar rápidamente qué bolsa necesitas y no confundir las bolsas prenatal y posnatal.

Cuántas bolsas llevar

Antes y después del parto, posiblemente necesitarás más de una docena de cosas diferentes. Para no buscar todo en una bolsa, es más conveniente dividir los artículos que necesitarás en tres grupos. En la primera bolsa, se deben empacar las cosas necesarias para el parto; en la segunda, las que se necesitarán inmediatamente después del nacimiento del bebé. Es mejor preparar la tercera bolsa con anticipación, pero dejarla en casa: en ella puedes guardar ropa para el alta y luego pedirles a tus familiares que te la lleven al hospital.

Bolso 1: para el parto

1. Documentos. credencial de identificación, documentos y análisis del seguimiento del embarazo, constancia domiciliaria con fotografía, copia del acta de nacimiento. Si te decides por un parto en pareja, no olvides los documentos de la persona que estará presente contigo en la sala de maternidad. Para un esposo, esto suele ser un pasaporte, certificado de matrimonio, resultados de fluorografía.

Importante: en varios hospitales, el conjunto de documentos puede ser diferente. Por eso es mejor elegir de antemano el hospital y averiguar qué documentos tienes que llevar contigo.

2. Bata, pijama o una playera cómoda. Al elegir la ropa para el parto, no te orientes en la belleza: lo más importante será que te sientas cómoda. Además, existe la posibilidad de que ensucies la ropa.

3. Chanclas u otros zapatos lavables. Solo lleva contigo zapatos lavables con los cuales será fácil tomar una ducha.

4. Teléfono móvil y cargador

5. Toallas húmedas y papel higiénico

6. Calcetines. Algunas mujeres pueden tener los pies muy fríos durante las contracciones. Para no temblar de frío, lleva unos calcetines.

7. Agua sin gas. Durante las contracciones intensas, puedes tener mucha sed. Lleva contigo botellas de agua para saciar tu sed. No lleves una botella de 5 litros, sino unas cuantas botellas pequeñas con las cuales será cómodo tomar por traguitos.

8. Aperitivos. La mujer pierde mucha energía durante el parto, por lo que puede tener hambre. Lleva galletas sin azúcar, fruta o un puñado de frutos secos para calmar rápidamente tu hambre.

9. Es posible que necesites una toalla o servilletas para limpiarte la cara de sudor. Algunos hospitales de maternidad también les piden a las mujeres llevar papel toalla para que puedan ser utilizadas por el personal médico.

10. Necesitarás pañales desechables absorbentes en la sala de maternidad. Es mejor llevar contigo una buena cantidad de ellos, ya que también se pueden usar después del parto.

11. Ligas para el cabello. Si tienes el cabello largo entonces no olvides recogerlo en una cola o moño durante el parto. El personal médico puede ofrecerte un gorro especial, pero si no fijas tu cabello con una liga, caerá constantemente sobre tus hombros.

12. Bálsamo labial. No es obligatorio, pero algunas mujeres dicen que sus labios se resecan y agrietan durante las contracciones. Un labial humectante ayudará a eliminar la irritación.

Importante: revisa minuciosamente el bolso para el parto para no olvidar nada importante. Cuando llegues a la sala de maternidad, tus seres queridos no podrán pasar para entregarte las cosas que hayas olvidado.

Bolso 2: después del parto

Para mamá:

1. Ropa. Camisa para dormir o una bata, brasier de lactancia y calcetines.

Importante: para estar en la sala de posparto, necesitarás ropa diferente a la de la sala de maternidad. Tendrás que cambiarte de bata, camisa o camiseta. Si das a luz durante la temporada fría, ten en cuenta que puede hacer frío en la sala. Para mantener tus pies calientes, lleva calcetines gruesos contigo.

2. Calzones desechables postparto, 5 a 7 piezas. Este tipo de calzones se fabrican de un material suave y transpirable. Tal prenda no aprieta ni lastima, lo cual es muy importante en el periodo posparto. Además, después del parto, tendrás que cambiarte la ropa interior con más frecuencia que antes. Esto lo podrás hacer con calzones desechables sin ningún problema.

3. Toallas. Puedes llevar contigo dos toallas: una grande y una pequeña. La primera se usará para tomar una ducha, la segunda para secar tu cara.

4. Toallas higiénicas postparto, 1 a 2 bolsas. Opcionalmente, puedes usar toallas sanitarias superabsorbentes. Solo toma en cuenta que su superficie debe ser suave y transpirable.

5. Almohadillas desechables para el pecho, 5 pares aproximadamente. Después del parto, el calostro se produce activamente en los pechos de las mujeres. En algunas, se forma en grandes cantidades y comienza a supurar del pecho. Para evitar “fugas”, lleva tus propias almohadillas especiales para el pecho.

6. Objetos higiénicos. Cepillo de dientes, pasta, desodorante, champú, jabón de bebé y cepillo para el cabello.

Importante: durante los primeros días, es importante que tu bebé sienta el olor natural de tu cuerpo; por eso, en la medida de lo posible, elige cosméticos neutrales sin agente odorante para tu higiene personal.

7. Papel higiénico

8. Protector desechable para el inodoro

9. Microenema. Se puede necesitar si te da estreñimiento, el cual a veces surge unos días después del parto.

10. Extractor de leche. Te ayudará a aliviar los pechos si produces demasiada leche y a activar la lactancia si produces poca.

Importante: actualmente, hay muchas variedades de extractores de leche en el mercado. Desde los manuales hasta los eléctricos cómodos y voluminosos. En el hospital de maternidad, necesitarás el extractor más sencillo para sacar leche. La versión más avanzada la puedes usar en casa.

11. Crema de lanolina para los pezones. La piel de los senos es muy delgada y sensible. Si el bebé chupa con demasiada fuerza, pueden aparecer abrasiones y grietas. Para que las llagas se curen más rápido, usa una crema de lanolina, que hidrata y cura la piel activamente y también es más segura para el bebé.

Importante: no uses cremas que no son aptas para aplicar en los pezones durante la lactancia. Recuerda: todo lo que te pones en el pecho puede llegar a la boca de tu bebé.

12. Platos y aperitivos. Taza, cuchara, sobres de té y botanas ligeras.

Para el bebé:

1. Ropa. Camisas de manga larga, pantalones, calcetines, guantes antirrasguños y gorro. Lleva contigo al hospital de 1 a 3 mudas de ropa para el bebé. Si necesitas más ropa para cambiarlo, siempre podrás pedirles a tus seres queridos que te la lleven.

2. Jabón líquido para bebés para bañar al bebé

3. Crema para bebé o crema contra rozaduras, la cual prevendrá las irritaciones y el enrojecimiento del área del pañal.

4. Toallas húmedas para bebé

5. Pañales. Elige aquellos que dicen etapa 1 o RN (recién nacido).

6. Mantas para el bebé, de 1 a 3 piezas. La mayoría de los hospitales tienen sus propias mantas, pero puedes llevar las tuyas.

7. Pañales desechables absorbentes. Son especialmente convenientes para vestir a un bebé, ya que es en estos momentos en los que a los bebés les encanta hacer del baño. Además, los pañales desechables evitarán derrames si el bebé es muy activo y el pañal se mueve constantemente. Antes de ir a la cama, coloca un pañal desechable debajo del bebé, y si su pañal gotea repentinamente, el resto de la ropa de la cuna permanecerá limpia.

Bolso 3: para dar de alta

Puedes no preparar un tercer bolso, sino pedirles a tus familiares que te preparen las cosas para darte de alta. Sin embargo, es más fácil y rápido que lo hagas tú. Además, así estarás segura de que no has olvidado nada.

  • Ropa y el neceser para ti.
  • La ropa para el bebé: camisas de manga larga, pantalones, gorrito, ropa exterior adecuada para el clima.
Imagen de portada Ideas en 5 minutos
Compartir este artículo