7 Consejos para aliviar las quemaduras causadas por el sol

Los rayos solares tienen múltiples beneficios para la salud, como mejorar el sueño y fortalecer el sistema inmunitario. Sin embargo, no tomar las medidas adecuadas antes y durante la exposición al sol puede resultar en quemaduras que, por supuesto, no son nada agradables.

Ideas en 5 minutos ha recopilado 7 consejos para aliviar las quemaduras e irritaciones de la piel, siempre y cuando estas sean superficiales.

1. Alivia la picazón con bicarbonato de sodio y avena

El bicarbonato de sodio ayuda a aliviar la picazón producida por las quemaduras solares. Se pueden obtener mejores resultados si se mezcla con avena coloidal, que también posee propiedades útiles para tratar la irritación y la resequedad.

Para utilizar ambos ingredientes:

  1. Llena la bañera con agua a temperatura ambiente y vierte 3 o 4 cucharadas colmadas de bicarbonato de sodio.
  2. Agrega una taza de avena coloidal.
  3. Sumérgete en el agua de 15 a 20 minutos. Luego, seca tu piel sin frotarla.

2. Aplica compresas de infusión de manzanilla

La manzanilla tiene propiedades antiinflamatorias que pueden aliviar las molestias de las quemaduras superficiales, en especial el dolor. Para utilizarla:

  1. Prepara una taza de infusión de manzanilla, tal y como si fuera para beber.
  2. Déjala enfriar durante al menos una hora. También puedes llevarla a la nevera.
  3. Sumerge una toalla o una tela suave en la infusión.
  4. Coloca la compresa sobre la zona afectada.

Debes tener en cuenta que este método no es recomendable para personas alérgicas al polen. Si tienes dudas, testea la reacción de tu piel aplicando unas gotas en un área pequeña.

3. Utiliza cremas humectantes con aloe vera o aceite de soja

Después del baño, aplica cremas o lociones que contengan ingredientes naturales, como el aceite de soja o el aloe vera. Esto ayudará a retener el agua en la piel y a acelerar el proceso de cicatrización.

El aloe vera tiene propiedades regeneradoras y analgésicas, por lo que ayudará a tu piel en la curación y reducirá el dolor.

Por otra parte, el aceite de soja funciona como una barrera para mantener la humedad natural. Al mismo tiempo, su alto contenido de vitamina E le otorga propiedades antiinflamatorias.

4. Usa leche de vaca para limpiar la zona afectada

Debido a su contenido de ácido láctico, la leche es capaz de remover las células muertas de la piel, trabajando como un exfoliante suave. A su vez, posee antioxidantes que reducen la inflamación.

Para utilizarla:

  1. Vierte 500 ml de leche en un bol. La cantidad puede depender de la extensión de tus quemaduras.
  2. Sumerge una toalla pequeña en ella.
  3. Lleva el recipiente a la nevera y déjalo enfriar durante media hora.
  4. Coloca la compresa de leche fría sobre tus quemaduras. Deja que actúe durante unos minutos y enjuaga con agua fría.

5. Evita ingredientes y jabones irritantes

Los productos que contienen benzocaína, petróleo o lidocaína pueden irritar aún más tu piel, o incluso causar reacciones alérgicas. Por eso no son recomendables mientras tus quemaduras estén en proceso de sanación. A su vez, se desaconseja el uso de jabones durante el baño, debido a que sus ingredientes podrían provocar una mayor resequedad.

Es preferible tomar duchas solo con agua fría mientras la piel esté roja y dolorida.

6. Hidrata tu piel con pepino

Al poseer un alto contenido de agua y ser amigable con las pieles sensibles, el pepino puede ayudar a hidratar la zona afectada y a reducir la inflamación sin causar irritación. Prepara un tónico con este ingrediente siguiendo estos pasos:

  1. Pela y rebana un pepino mediano y coloca las rodajas en una olla con suficiente agua para cubrirlo. Calienta a fuego bajo de 5 a 7 minutos.
  2. Lleva la preparación a la licuadora y tritura hasta conseguir una pasta homogénea.
  3. Pásala por un colador o un trozo de gasa hasta obtener todo el líquido.
  4. Coloca el tónico en una botella esterilizada con difusor espray y rocíalo regularmente sobre tu piel. Consérvalo hasta por 4 días, preferentemente en la nevera.

7. Reduce el dolor con miel de abejas

La miel de abejas tiene propiedades antibacteriales, por lo que fomentará la regeneración de la piel sin riesgos de contraer infecciones. A su vez, ayuda a humectar la piel y a reducir la inflamación y el dolor.

Para utilizarla, aplica miel líquida y fría sobre tu piel en las quemaduras pequeñas. Si tus quemaduras son más extensas, cubre la miel con un trozo de tela fina. Deja reposar unos minutos, retira y enjuaga con agua fría.

Cuándo acudir a un médico

Consulta con un especialista si tus quemaduras cubren una gran parte de la piel o si están acompañadas de síntomas como: dolor de cabeza, confusión, fiebre alta, dolor intenso, deshidratación, náuseas, escalofríos o aparición de ampollas.

También se recomienda estar atento a signos de infección como hinchazón, fluidos blanquecinos o líneas rojas.

Compartir este artículo